Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gran Premio José Pedro Ramírez: Gandhi di Job fue un ganador brillante en una carrera sensacional

SEGUIR
LA NACION
Viernes 06 de enero de 2017 • 22:30
Gandhi di Job, con Federico Piriz, dejó segundo al argentino Robinson Crusoe en el Ramírez
Gandhi di Job, con Federico Piriz, dejó segundo al argentino Robinson Crusoe en el Ramírez. Foto: Hipódromo de Maroñas
0

MONTEVIDEO.- Ganar de punta a punta los 2500 metros del Nacional está reservado para los buenos caballos. Repetir esa hazaña dos meses después en los 2400 metros del Gran Premio José Pedro Ramírez (G 1), como lo hizo ayer Gandhi di Job, lo hace ver un fuera de serie. Sucedió en Maroñas, el principal hipódromo uruguayo, pero es algo sensacional en cualquier lugar del mundo resultar inalcanzable consecutivamente en el último cotejo de la Triple Corona y en el primer desafío ante los caballos adultos.

Hay que tener energías y corazón para salir a marcar el rumbo desde el comienzo y hacerse fuerte en la recta como lo hizo el potrillo brasileño para dejar segundo, a un cuerpo, al argentino Robinson Crusoe y tercero al local Fletcher, el vencedor de este cotejo un año antes. Puntero desde el inicio, Gandhi di Job resistió la presión de Descocado y Bagè in Concert (con Jorge Ricardo) y se despegó frente a las tribunas.

Claro que el Ramírez tiene un contexto, un marco festivo. Ésa es la regla. Ayer no fue la excepción, en lo hípico y en lo social. La potranca Brillante Ok, la escolta de Gandhi di Job en el Derby que no pudo correr la cita máxima porque su puntaje no le daba para asegurarse un lugar, se adueñó del Gran Premio Ciudad de Montevideo (G 1-2000 m), la carrera que Pablo Falero quedó sin poder correr porque su yegua, Energia Heaven, debió ser retirada por no haber sido llevada a dar el examen de gateras. El brasileño El Danzarín atropelló al éxito luego en el Gran Premio Maroñas (G 2-1000 m), donde cruzó apenas medio pescuezo delante de la yegua Enjoy, y, cuando había caído la noche, Jump High hizo lo propio en el Pedro Piñeyrúa (G 1-1600 m).

El público llenó el hipódromo, otra vez. Aunque fue feriado y está la tentación de aprovechar el fin de semana largo buscando las playas del Este, no olvidó el ritual del día de Reyes. Y allí estuvieron los más chicos, disfrutando de las atracciones especiales para ellos, como las obras de circo. Y los más grandes, acompañándolos en las fotos junto a las estatuas vivientes, las réplicas de cartón en tamaño natural de los jockeys que corrieron el Ramírez, las selfies con artistas, y los aplausos para los músicos, para la destreza de quienes hicieron una exhibición ecuestre y para los alumnos de la escuela de aprendices, que además se llevaron otro recuerdo imborrable, el diploma de egresados.

La fecha, que tuvo a Rubén Rada regalando su música en plena tribuna junto a una orquesta, se cerró con otro show singular, el de Toco Para Vos, el grupo de cumbia pop de moda por estos tiempos en Uruguay. El turf, cada 6 de enero, es una costumbre que no pierde vigencia.

Gandhi di Job, en su última caminata antes del Ramírez

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas