Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuando se lo espera un par de años, el éxito sabe aún mejor

El jockey Federico Píriz se desquitó en el Gran Premio Ramírez, la carrera que no pudo protagonizar cuando montaba a un triplecoronado en Maroñas

Domingo 08 de enero de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Píriz y Gandhi di Job, la sociedad perfecta
Píriz y Gandhi di Job, la sociedad perfecta. Foto: Gentileza Dupratphoto

MONTEVIDEO.- Cerró el círculo Federico Fabián Píriz. Con el potrillo brasileño Gandhi di Job, el jockey uruguayo llenó el casillero que le faltaba. Su triunfo en el Gran Premio José Pedro Ramírez (G 1), anteayer en el hipódromo de Maroñas, tuvo para él un delay de dos años. Fue el tiempo que transcurrió desde que se quedó sin poder correr la principal carrera uruguaya con el triplecoronado Sir Fever, el caballo que emigró apenas envió una lluvia de dólares el jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, actual primer ministro de los Emiratos Árabes.

La oportunidad de volver a estar con uno de los favoritos en la cita turfística suprema del Uruguay llegó para Píriz con otro potrillo con el que había ganado el Nacional. Esta vez no llegó la oferta irresistible y Federico pudo soñar durante dos meses con esta posibilidad. Y no sólo la aprovechó. Este gran éxito representó el mejor comienzo posible, días después de cerrar su temporada más productiva, que incluyó el primer puesto en la estadística de Las Piedras, el segundo hipódromo en importancia del país, donde una victoria lo separó de sus colegas Héctor Lazo y Waldemar Maciel.

"Creo que se nace con el don para correr, y sentís que es lo más lindo que te puede pasar cuando lo hacés", sostiene Píriz. La mayoría lo llama Fabián, por su segundo nombre, y algunos con más confianza se le animan al apodo de Pelado. Está lejos de la calvicie el jinete de 31 años, pero el paso del tiempo dejó una mote que cuesta encontrar quién explique a qué se debe. Y ya no luce los brackets que lo acompañaban en cada foto junto al campeón Sir Fever.

Aquel caballo, el mejor diamante que ha surgido de las praderas uruguayas en este siglo, marcó un hito en la trayectoria de Píriz. Fue el primer pura sangre que eligió su esposa Paola Rosas, a la que conoció en Maroñas poco después de haberse radicado en 2004. Una década después, una oferta millonaria los alejó de Sir Fever (al que sólo volvieron a ver como espectadores en Dubai) pero los acercó a una mucho mejor vida: su mujer había comprado a Sir Fever en un remate por 7400 dólares y la venta, trascendió, estuvo alrededor del millón y medio.

El preparador del (por entonces) invicto era Jorge Píriz, su padre, quien antes de dedicarse a la cuida fue jockey en un hipódromo en Punta del Este. Claro que los recuerdos conjuntos más frescos de la familia surgen al recordar a Sir Fever, el caballo junto al que tomaban mate cada tarde justo delante de su box, mientras esquivaban algunos mordiscos que, juguetón, el equino les tiraba. Eso se hizo tan público que los americanos que fueron intermediarios en la venta le pusieron un apodo al caballo: Suárez. "Cuando me lo contaron, yo lloraba de la risa", confesaba, hace poco, Federico. La asociación es inevitable para los que recuerdan que el futbolista de Barcelona fue sancionado ese mismo año por morder a un rival jugando para la selección charrúa, en pleno Mundial de Brasil.

Con 654 éxitos en doce temporadas, Píriz se curtió en competencia, sin pasar por una escuela de aprendices que no existía en aquellos tiempos. Hoy, está entre los jockeys tops de Uruguay. Y ya se colgó la medalla que le faltaba.

El Latinoamericano, una posibilidad

Para este año, Uruguay tendrá sólo un cupo en el Latino que se correrá en Valparaíso, el 5 de marzo, y la invitación podría ser para Gandhi di Job, el vencedor del Ramírez. "Será sobre césped y en el sentido inverso, pero llegado el momento estudiaremos la posibilidad. Ahora hay que disfrutar", sostuvo Jorge Firpo, su entrenador.

Jump High viajará a Dubai

El viaje que sí está confirmado es el que hará Jump High, el ganador del Pedro Piñeyrúa (G 1), anteanoche. El potrillo uruguayo será enviado por su dueño a los Emiratos Árabes y el objetivo podría ser el UAE Derby, uno de los grandes premios del 29 de marzo en Meydan. Ese mismo camino, el cuidador Ricardo Colombo ya lo hizo con Grand Salute, en 2014.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas