Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Micaela Tinelli, en Punta del Este: "Con mi familia no tenemos ni un minuto para aburrirnos"

La hija mayor de Marcelo Tinelli llevó su firma de ropa a la costa uruguaya; en diálogo con LA NACION, habló de su rol como empresaria y su crecimiento sin pausa

Martes 10 de enero de 2017 • 00:21
SEGUIR
LA NACION
«La verdad es que papá es una gran ayuda y un gran referente para mí »
«La verdad es que papá es una gran ayuda y un gran referente para mí ». Foto: Sebastián Rodeiro

PUNTA DEL ESTE.- Llegaron en clan , para pasar las fiestas, como suelen hacer cada verano. Guanahani, la casa que Marcelo Tinelli tiene en la zona de La Boyita, camino a José Ignacio, es considerada por los amigos de todos sus hijos como la base de operaciones. Entrar ahí es ver una fila de autos estacionados como si hubiera alguna fiesta o evento, pero no, es simplemente que cada uno de sus cuatro hijos mayores -Lorenzo por ahora no lleva a sus compañeritos del jardín-, está con su grupo de amigos en algún lugar del terreno, grande por cierto, ya sea la cancha de fútbol, la pileta o el propio living de la casa. A Micaela la mayor de los hermanos, le gusta tanto su rutina en Punta del Este que este año decidió reunir trabajo con placer y abrir un local de su firma de ropa, Ginebra, en estas costas, el primero en Uruguay, y el segundo en el exterior (en diciembre se abrió una franquicia en Paraguay). Con su socia, Romina Pigretti, eligieron el mejor emplazamiento posible para enarbolar la insignia de Ginebra: una esquina de Manantiales, paso obligado de todo el que quiera acceder a las zonas más exclusivas del Este, y centro neurálgico de la movida por estos días.

La vidriera está llena de gatitos chinos y el exterior expone grandes murales. Una de las paredes de la fachada, sin embargo, estuvo los primeros días del arranque de la temporada curiosamente blanca y pura. Hasta que llegó Cande Tinelli y la alteró por completo: dibujó un enorme gato de la suerte de colores, en una acción que se multiplicó por cientos en las redes sociales. Es que todo estaba muy bien pensado: tres instagramers de los más famosos del país -Mica, Cande y Fran Tinelli-, juntos en la vereda en pleno centro de Manantiales, un viernes a la hora del after beach. Nadie pudo evitar mirarlos y desde luego, hordas juveniles los rodearon para pedirles selfies. Cande pintó, posó para las cámaras y se animó a fotografiarse con todos los fans que le pidieron una foto para sus redes. "Atrás de cada posteo en Instagram o Facebook estamos nosotras. Le dedicamos mucho tiempo y trabajo a lo visual y a la difusión por estos medios", reconoció Romina Pigretti a LA NACION. El marketing digital en su máxima expresión estaba teniendo lugar en ese momento.

Los hermanos Tinelli frente al local de Micaela
Los hermanos Tinelli frente al local de Micaela. Foto: Sebastián Rodeiro

Para Mica, las redes son parte de la vida y las maneja con total espontaneidad. Red social mediante, es capaz de animarse a la exposición masiva. En vivo, en cambio, es mucho más cauta. Prefiere el bajo perfil y observa fascinada cómo su hermana se presta a interactuar con los fans. "¿Esa que se está sacando fotos con unos chicos es Cande? Es muy genia", comenta orgullosa. Tan contenta están ella y su socia con el desembarco en Manantiales, que pasan casi todos los días por el local y, si es necesario, se ponen detrás del mostrador para colaborar con las ventas. Es que el negocio funciona de maravillas en Punta del Este. Los trendsetters más importantes del país viajan en esta época con el único objetivo de buscar tendencias cosmopolitas. Y en cinco años, Ginebra ha logrado ubicarse como una marca que reúne lo último de la moda que se está viendo en las grandes capitales del mundo. Por eso y por su feliz entorno playero, Mica no tiene fecha de regreso a Buenos Aires. En principio, se quedará todo el mes, y luego viajará seguido a ver el negocio, que permanecerá abierto hasta Semana Santa. "Está bueno que los dueños estén presentes cuando se abre un nuevo negocio", dice. Desde que se lanzó como empresaria, logró sentirse cómoda con su rol de manager y lo disfruta.

-¿Cómo es ser empresaria siendo la hija de Marcelo Tinelli? ¿Le pedís consejos?

-El no se mete mucho. Le gusta lo que hacemos, siempre nos dice que los locales son muy lindos. Cada tanto yo le puedo pedir un consejo, porque él tiene mucha más experiencia. Uno empieza sin saber nada, y con el tiempo te vas nutriendo. Pero sí, la verdad es que papá es una gran ayuda y un gran referente para mí. Es re importante su opinión, me re ayuda.

-Cande también tiene una marca de ropa, pero con un estilo bien diferente. ¿Opinan sobre el trabajo de la otra? ¿Cómo se ayudan?

-Compartimos mucho en contar los proyectos, nos preguntamos, nos acompañamos. A mí me encanta lo que hace ella y a ella lo que hago yo. Ninguna se mete a invadir, somos muy compañeras.

-Y también tenés a Guillermina en el mundo de la moda, con Valdéz.

-Sí, con Guillermina nos halagamos todo lo que hacemos. Yo uso Valdéz y ella usa Ginebra, nos re apoyamos.

-Hay muchas celebridades que usan Ginebra, ¿cómo armaste ese vínculo?

-Se dio naturalmente. Uno puede llegar a tener más afinidad con algunas, pero lo que está bueno es que a la gente le gusta la ropa, la usan porque les gusta. Es gente con la que tenemos buena onda, relación, pero sobre todo les gusta la marca.

-¿Por qué decidieron abrir el primer local en Uruguay acá, en Manantiales?

-Este local particularmente nos encantaba. Siempre lo teníamos en vista [N.de la R. el local era conocido porque durante años fue sede de otra tienda, Sisters Solnicki, que se mudó en agosto pasado]. Manantiales se está poniendo cada vez más fuerte. No lo dudamos demasiado. Cuando se liberó este local decidimos avanzar con este proyecto.

-¿Los clientes son argentinos?

-Hay de todo. De Paraguay, Brasil, de los Estados Unidos. Está bueno que conozcan la marca. Estamos abriendo esa puerta. La proyección internacional está super presente. Abrimos una franquicia en Paraguay. La idea es ir creciendo. Tenemos pocos años, pero la marca creció mucho en la Argentina y el proyecto es expandirnos.

-A la hora de difundir, la mayoría de las acciones son vía redes sociales... ¿El evento ya fue?

-Nosotras no somos muy fanáticas de hacer eventos. Para nosotras la difusión es vía redes sociales. Hacemos muchas producciones porque sentimos que nuestra audiencia está ahí. De hecho hacemos un evento por año y todo lo demás es redes. El desfile sí funciona. Este año seguramente haremos uno.´

Micaela recibió el apoyo de sus hermanos, Cande y Francisco, durante la inauguración de su local en Uruguay
Micaela recibió el apoyo de sus hermanos, Cande y Francisco, durante la inauguración de su local en Uruguay. Foto: Sebastián Rodeiro

-Se nota que la tenés clara con el manejo de redes, ¿estudiás el comportamiento de los usuarios o es intuitivo?

- Se me da espontáneamente. Estoy todo el día mirando cómo se hacen las cosas afuera, en redes. Tenemos una agencia que nos ayuda porque todo cambia todo el tiempo.

-¿Cómo manejás el problema de los haters?

-Estoy bastante desentendida del tema. Si alguien me molesta lo bloqueo. Besito y buena suerte. Si son muy agresivos los comentarios, se borran, claro, porque no está bueno promover. Siempre son más los comentarios lindos que los malos. Hay que quedarse con lo lindo.

-¿Estás haciendo vida nocturna en Punta? ¿A dónde se sale?

-Estoy saliendo poco, a comer, muy tranquila, nada de fiestas ni boliches. Estoy retirada. Nunca fui muy fan de los eventos. Me gusta más estar entre amigos, familia. La pasamos increíble entre nosotros, con mi familia no tenemos ni un minuto para aburrirnos.

-¿Tus lugares favoritos en el Este?

-Marismo. La Huella. El local de Ginebra, es un lugar por el que tienen que pasar [risas]. Voy a la playa que está a la salida de mi casa, porque no me gusta que haya mucha gente, y es re tranquila. Me gusta Garzón, el pueblo, siempre que vengo voy para ahí.

En esta nota:
Te puede interesar