Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Federico Bruno reescribe la historia de Reyes: cuarto año consecutivo que gana en su casa

Crónica de un periodista que estuvo en el Maratón Internacional de Reyes en Concordia, Entre Ríos; de la fiesta a la tristeza por la muerte de un corredor amateur

La carrera convocó a casi 4000 personas y tuvo 50.000 espectadores a lo largo del recorrido
La carrera convocó a casi 4000 personas y tuvo 50.000 espectadores a lo largo del recorrido.
Martes 10 de enero de 2017 • 14:34
0

El sábado 7 de enero la ciudad de Concordia vivió la escritura de una nueva página de su mayor evento deportivo: Federico Bruno se quedó por cuarto año consecutivo con la Maratón Internacional de Reyes. En su 38º edición, esta carrera de calle de 10 km de distancia (llamada maratón por su creador a finales de los 70) vio una vez más a su deportista predilecto quedarse con la prueba atlética más importante y tradicional del litoral argentino. Atrás quedó la pesadilla de su participación olímpica, donde llegó corriendo a la meta del maratón de lateral producto de calambres múltiples. Bruno tenía una cita con la historia de este certamen y no faltó.

Como siempre que se larga una nueva edición, la de 2017 fue una carrera donde el aliento del público estuvo presente en todas partes del recorrido. Los organizadores estiman que el paso de los atletas es acompañado por los aplausos de unas 60.000 o 70.000 (sí, sesenta o setenta mil) personas a lo largo de todo el trayecto. Casi el 40% de la población sale a la calle para acompañar, alentar e hidratar con mangueras a los corredores. Quien tampoco faltó fue el calor, presente en sus casi 37º a las 20 hs, horario de largada.

Los casi 4000 atletas pusieron sus piernas en marcha y vieron como desde el primer momento Bruno, Martín Méndez, Julián Molina, Julius Rono y Enrique Costa se alejaban del resto para comenzar con el tira y afloje de punteros, quienes se fueron midiendo, prestándose la punta unos a otros y así se mantuvo este pelotón hasta el kilómetro cinco, donde Bruno comenzó a tomar distancia y a correr contra el reloj para completar los 10 km en 29'50''.

El segundo lugar del podio, al igual que el año anterior, fue para otro enorme deportista local: Martín Méndez, quien venía precedido de grandes resultados en 2016 (campeón argentino de mayores en cross country y cuarto en su debut en el Maratón de Buenos Aires) quien arribó con un tiempo de 31'30''. Tercero fue el santafecino Julián Molina con 31'40'', cuarto otro concordiense, Enrique Costa con 32'12'' y quinto el keniata Julius Rono con 32'45''.

Entre las mujeres, la ganadora fue la maratonista olímpica Rosa Godoy quien se adjudicó la prueba con un crono de 34'48'', escoltada por la tucumana María Ovejero, campeona en 2016 (35'46'') y la concordiense Nancy Gallo (37'21'') quien anunció que esta sería su última participación en la prueba.

La fiesta post carrera que no pudo ser

Como sucede en los últimos años, la edición 2017 contaba con un incentivo más para los atletas: la posibilidad de ganar un auto 0 Km para todos aquellos que arribaran a la meta. Luego de la ceremonia de premiación a los ganadores, se procedió a realizar el sorteo y luego de descartarse el primer número por no estar el corredor presente se realizó uno nuevo. Allí quien salió elegido fue el número 514 perteneciente a Diego D'Angelo, un atleta que minutos antes se conoció había fallecido en plena competencia cuando en el kilómetro ocho sufrió una falla cardíaca y perdió la vida al arribar al hospital. La escribana y demás autoridades iban a volver a sortear el auto cuando el intendente se percató que ese número pertenecía al propio D'Angelo. Luego de unos minutos de deliberación, con muy buen tino, la organización del evento decidió entregar el premio a la familia del joven, cerrando así con un gran dolor lo que estaba preparado para ser una gran fiesta de cierre.

Por Esteban Bedriñán

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas