Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

CES 2017: Intel aumenta su apuesta por la realidad virtual y los autos autónomos

La compañía dio más detalles de Project Alloy, sus anteojos de realidad mixta, que estarán disponibles este año; también adelantó detalles de su sociedad con BMW para entrar en el terreno de los vehículos autónomos

Miércoles 11 de enero de 2017 • 14:37
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Intel usó anteojos Oculus Rift para su presentación en la CES 2017
Intel usó anteojos Oculus Rift para su presentación en la CES 2017. Foto: AFP

LAS VEGAS.- Una de las conferencias más entretenidas de la última edición de la Consumer Electronic Show , que terminó hace unos días en esta ciudad, fue la de Intel, con Brian Krzanich, su CEO, a la cabeza. Y también se ha convertido en "radiopasillo" entre los asistentes a la feria de tecnología. Los contenidos de realidad virtual que se vivieron en el encuentro han sido, probablemente, causa de esas apreciaciones.

La keynote fue en una sala con sillones en donde a cada asistente lo esperaba una notebook (con procesador i7), un casco Oculus Rift y una bolsa de papel, en caso de náuseas. Luego de varias indicaciones previas respecto del uso de este kit, apareció Krzanich, quien encaró una charla distendida y dinámica.

Comenzó hablando de Cannonlake, el primer procesador de la compañía hecho con tecnología de 10 nanómetros (el tamaño del elemento más pequeño en un procesador; el anterior era de 14 nanómetros), la generación sucesora de Kaby Lake, el chip que está en el corazón de casi todas las PC presentadas en la feria este año. No dio demasiados detalles; sólo mostró un equipo con ese nuevo chip. Cannonlake (a veces nombrado como Cannon Lake) es el primero de los tres pasos de evolución de los procesadores que implementa la compañía, y que sucede al clásico ritmo (conocido en la jerga como tick-tock) de traer una nueva arquitectura en un chip y optimizarla en una segunda versión, para luego volver a empezar; Cannonlake es el primero en un ciclo de tres pasos (nuevo proceso, cambio de arquitectura, optimización de la misma).

Brian Krzanich, CEO de Intel, con un prototipo de los anteojos Project Alloy
Brian Krzanich, CEO de Intel, con un prototipo de los anteojos Project Alloy. Foto: EFE

Proyecto Alloy y autos autónomos

Luego, apareció la verdadera protagonista del encuentro. Las palabras de Krzanich se iban combinando con experiencias breves de realidad virtual en tres categorías: viajes, trabajo (productividad y seguridad laboral) y juego.

Un paseo por el desierto de Nevada y Vietnam; un vuelo por una planta de energía solar en Nevada (en donde cada persona era un drone); un partido de básquet de Butler Bulldogs contra Wildcats; o un apocalipsis zombie del videojuego "Arizona Sunshine", fueron ejemplos que mostraron un verdadero compromiso para desarrollar contenidos más inmersivos, creando una experiencia que involucre un argumento, contar una historia, con realidad virtual.

La frutilla del postre se dejó para el final. Mostraron la gran apuesta de la compañía: Project Alloy, que presentaron en agosto último. Es un casco de realidad mixta (o realidad fusionada, como prefiere decir la compañía) sin cables y sin depender de hardware externo: todo está contenido en los anteojos. Funciona como un mapa virtual de realidad que integra los objetos reales con los digitales y permite una cierta interacción. Se trata de la tercera generación del prototipo que en diciembre de este año llegará al mercado en Estados Unidos. Intel abrirá la producción de la plataforma de hardware de Alloy con sus principales fabricantes en el cuarto trimestre de este año.

Por otro lado, entre otras novedades, la empresa planea adquirir el 15% de HERE, la compañía de mapas digitales y servicios de localización que creó Nokia y hoy está en manos de varias automotrices. Anunció también la llegada del primer módem global, Intel 5G (aunque el estándar todavía no está terminado; las primeras pruebas masivas se harán en 2018), y de su nueva marca, destinada al mundo automotriz, Intel GO. Esto tiene que ver con la apuesta de la empresa en la conducción autónoma y su alianza con BMW: prometen 40 autos autónomos en las rutas durante 2017, experimentado estas tecnologías, apuntando a su despliegue masivo unos años después.

La maqueta del auto autónomo de BMW e Intel que tenían en la CES 2017
La maqueta del auto autónomo de BMW e Intel que tenían en la CES 2017. Foto: AP

Realidad virtual todo-en-uno

Más allá de Intel (y de Microsoft con sus HoloLens) hubo varias compañías que presentaron anteojos que tienen todo el hardware contenido dentro del dispositivo (es decir, no necesitan vincularse a una PC o una consola, como sí lo requieren HTC, Oculus o Sony). Lenovo, por ejemplo, presentó New Glass C200, un dispositivo de realidad mixta que corre con Linux y que también reconoce elementos reales para sumarlos a la experiencia. La compañía invitó a desarrolladores y usuarios a crear contenidos a través de la plataforma NBD Titan.

Por su parte, Alcatel invitó a vivir una experiencia de realidad virtual con Star Trek a través de su nuevo casco, sin fecha de lanzamiento. La empresa tiene una alianza con CBS Interactive y presentó en su stand contenidos exclusivos. Polaroid sorprendió con PM06, una línea de cascos all-in-one, disponibles en Estados Unidos, Canadá y China, en diferentes colores, a US$ 208. Junto a este modelo, se destacó también el PM05, un anteojo más sencillo, similar al Cardboard de Google, pero de plástico y disponible en 5 colores, a 5 dólares.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas