Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Confusión en Mar del Plata: no suspendieron las fiestas pero no las van a autorizar

El intendente de General Pueyrredon, Carlos Arroyo, había anticipado ayer por Twitter que se suspendían todas las fechas

Miércoles 11 de enero de 2017 • 15:18
SEGUIR
LA NACION
0
Carlos Arroyo, intendente de Mar del Plata
Carlos Arroyo, intendente de Mar del Plata. Foto: LA NACION / Mauro V. Rizzi

MAR DEL PLATA. Confusión pura aportan los funcionarios municipales ante el no rotundo que ayer habían anunciado para las fiestas electrónicas en este distrito durante este verano. Ahora fue el propio intendente de General Pueyrredon, Carlos Arroyo, quien insistió en que de "ninguna manera están suspendidas" pero que "no las va a autorizar".

En camino al auto que lo esperaba para retirarse del palacio comunal, tropezó una y otra vez en las mismas contradicciones en las que había incurrido a media mañana el secretario de Salud, Gustavo Blanco, sin certezas sobre lo que ayer se daba como una prohibición consumada. "Es irracional que en Mar del plata se van a suspender las fiestas", dijo Arroyo. Y segundos después aseguró que no va a autorizar "ninguna".

El tuit oficial de la Municipalidad de General Pueyrredon había confirmado ayer por la tarde que "se suspenden las fiestas de música electrónica en Gral. Pueyrredon desde la fecha por decreto firmado por el intendente Arroyo". Y agregaba que la decisión se basaba en "preservar la salud de personas en un ámbito donde se produce consumo de drogas y alcohol".

"No sabemos qué decisión tomó el intendente", reconoció el empresario Matías Iriarte, uno de los organizadores de estas "raves" que tenían fechas muy fuertes para los próximos fines de semana, con artistas extranjeros que ya tienen cachets pagos. Había al menos 17 eventos confirmados en distintos espacios, la mayoría paradores de playa.

Arroyo se fue y en la sede de gobierno quedaron miembros de su gabinete y, en otra oficina, los productores de las fiestas electrónicas, ansiosas por conocer en detalle el texto final que resume la decisión adoptada por las autoridades locales.

El malestar entre los empresarios era más que evidente y, según trascendió, ante una prohibición de las fiestas programadas avanzarían con demandas contra la comuna y gestiones prontas para llevar los eventos tal como estaban previstos a alguna localidad vecina.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas