Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo son las minas de zafiros de Madagascar

El fotógrafo italiano Gianluigi Guercia nos introduce en el vientre de las minas de piedras preciosas de Sakaraha y relata en primera persona su experiencia

Un minero surge del agujero de la mina informal de zafiro
Un minero surge del agujero de la mina informal de zafiro. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Miércoles 11 de enero de 2017 • 23:34
0

Llevo más de doce años trabajando en África del Sur, aparte de dos años en Libia y Egipto. Desde el año 2005 he fotografiado casi todos los países de la región, pero por desgracia nunca había estado en Madagascar. Esta falta se ha solucionado en diciembre de 2016, y por primera vez tuve la oportunidad de visitar y trabajar en la isla. Durante diez días fotografié cuatro historias diferentes, y las minas de zafiros es una de ellas.

La primera región que visité fue el norte, exuberante, con una densa vegetación tropical; completamente diferente al sur, desierto, árido, seco y con una vegetación casi inexistente.

Llegamos en avión a Toliara y desde allí nos dirigimos hacia el interior, hasta la ciudad de Sakaraha.

Un camino lleno de baches que se dirige hacia el centro del país permite llegar a Sakaraha, ciudad nacida después del descubrimiento de los zafiros en sus proximidades, lo que llevó a una fiebre de piedras preciosas por parte de muchas personas con grandes esperanzas y poco que perder.

Es increíble lo rápido que un pueblo con unas pocas casas, en los últimos dos o tres años, se ha convertido en una ciudad con una gran cantidad de tiendas y supermercados, y por supuesto una gran cantidad de oficinas de vendedores de piedras preciosas, en su mayoría venidos de Sri Lanka.

La economía de la ciudad gira en torno a las actividades de la mina: vendedores ambulantes y restaurantes improvisados están por todas partes en las inmediaciones de la excavación.

Las minas de piedras preciosas pueden ser muy diferentes, algunos son enormes agujeros a cielo abierto, con escaleras en las que se suceden los que transportan la tierra; otras, como la que yo visité, tienen un gran número de agujeros en el suelo en los que trabajan dos o tres personas a la vez.

Para llegar allí hay que vadear un río, en cuya orilla se encuentra un mercado improvisado con herramientas, alimentos y otros servicios para la venta.

Después de un kilómetro a pie se llega a esta impresionante llanura salpicada de agujeros, donde en cada pequeño cráter trabajan dos o tres mineros. Comienzan su trabajo en la madrugada, cuando está más fresco, interrumpen al mediodía y reanudan cuando el calor es menos intenso; algunos pasan la noche al lado de su lugar para que nadie ocupe el hueco en el que están trabajando.

De cientos de agujeros emergen los hombres con las caras manchadas de polvo, sacando baldes llenos de tierra. Con una linterna en la cabeza, excavan y recogen tierra que se filtra en el río cercano, donde cientos de personas quieren desesperadamente ver algo de valor en sus tamices.

Son frecuentes los derrumbes de estos túneles verticales, y a menudo hay víctimas mortales pero muchos todavía consideran que vale la pena tomar el riesgo en el espejismo de una vida mejor.

Después de la sorpresa inicial, un poco por el color de mi piel, un poco por las cámaras en el cuello, los mineros de inmediato regresan al trabajo. Me muevo discretamente entre ellos y sus agujeros en el suelo.

Ellos me saludan y sonríen, empolvados, llenos de baldes llenos de tierra, que, a diferencia de mí, se mueven con agilidad entre las pequeñas canteras.

Aunque hacen un trabajo agotador y a menudo peligroso, veo en sus ojos sonrisas, incluso un rayo de esperanza: hoy podría ser el día en que encuentren una piedra valiosa en aquellos baldes llenos de tierra que cargan sobre sus hombros cada vez que emergen del vientre de la tierra.

En un país como Madagascar, que tiene uno de los más bajos ingresos per cápita en el mundo, esta esperanza tiene un valor importante.

Fotos y texto de Gianluigi Guercia

Edición fotográfica de Dante Cosenza

Carteles de publicidad de venta de piedras preciosas en la entrada de Sakaraha
Carteles de publicidad de venta de piedras preciosas en la entrada de Sakaraha. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
En los agujeros de las minas, trabajan de a dos o tres personas
En los agujeros de las minas, trabajan de a dos o tres personas. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Miembros de las fuerzas de seguridad de Madagascar custodia las minas
Miembros de las fuerzas de seguridad de Madagascar custodia las minas. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
El trabajo es constante solo se hace una pausa al mediodía
El trabajo es constante solo se hace una pausa al mediodía. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
En el tamizado, los mineros intentan encontrar zafiros
En el tamizado, los mineros intentan encontrar zafiros. Foto: AFP / Gianluigi Guecia
Un minero lleva un saco de tierra para tamizar y filtrar y pasa por un mercado improvisdo
Un minero lleva un saco de tierra para tamizar y filtrar y pasa por un mercado improvisdo. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Los trabajadores tamizan la tierra en el río en busca de gemas
Los trabajadores tamizan la tierra en el río en busca de gemas. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Los negocios de venta de gemas se multiplicaron en Sakaraha
Los negocios de venta de gemas se multiplicaron en Sakaraha. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Una mujer trabajadora de la mina, observa una gema encontrada
Una mujer trabajadora de la mina, observa una gema encontrada. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Los baldes llenos de tierra se suceden a lo largo de jornada de trabajo
Los baldes llenos de tierra se suceden a lo largo de jornada de trabajo. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Un minero descansa junto al agujero de la mina
Un minero descansa junto al agujero de la mina. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Los minero completan su trabajo de filtrado de la tierra en el río
Los minero completan su trabajo de filtrado de la tierra en el río. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
El filtrado en el río
El filtrado en el río. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Un vendedor de Sri Lanka, en su oficina de venta de gemas en Sakaraha
Un vendedor de Sri Lanka, en su oficina de venta de gemas en Sakaraha. Foto: AFP / Gianluigi Guercia
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas