Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bajaron el 42% los crímenes en la ciudad

El año pasado se registraron 95 asesinatos; en 2015 habían ascendido a 165

SEGUIR
LA NACION
Domingo 15 de enero de 2017
0

Por los principales despachos oficiales circula una información que es observada con cierto alivio en momentos en que la inseguridad es colocada nuevamente en el foco social. En la ciudad de Buenos Aires, los homicidios disminuyeron un 42 por ciento con relación a 2015.

Si bien el año terminó con un asesinato de fuerte conmoción pública, como fue la muerte del chico de 14 años Brian Aguinaco, en Flores, la estadística anual de crímenes fue tomada como un punto de inflexión para empezar a bajar los niveles de violencia delictiva. El registro de mortalidad del Ministerio de Salud notificó 95 homicidios en la ciudad de Buenos Aires durante 2016. Un año antes esa cifra había sido 165. Con ese dato, la tasa de homicidios de la ciudad de Buenos Aires puede señalarse en 3,28 cada 100.000 habitantes.

De todas maneras, las autoridades nacionales y porteñas consideran que se mantienen elevados los niveles de delitos violentos, como los robos y arrebatos que azotan a los vecinos.

Con 95 homicidios registrados en las estadísticas del Ministerio de Salud durante 2016 la tasa de homicidios en la ciudad quedó entre las más bajas de las capitales de la región. Montevideo, por ejemplo, tiene una tasa de 5,7 homicidios cada 100.000 habitantes, mientras que Bogotá estableció ese registro el año pasado en 15,8 cada 100.000 habitantes. Con el registro de datos oficiales, la ciudad de Buenos Aires tiene una tasa que apenas supera los tres homicidios cada cien mil habitantes. Y eso tomándose en cuenta sólo los vecinos estables en una ciudad en la que varios millones más de personas de movilizan cada día.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había informado a los ministros provinciales, en la última reunión del Consejo de Seguridad Interior, sobre una disminución general de los homicidios en la mayoría de los distritos. En ese encuentro, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, también expuso la baja de los asesinatos en su provincia y especialmente en Rosario, que por primera vez en cinco año no superó los 200 homicidios en un año.

Sin embargo, los funcionarios son cautos en el momento de hacer público esos datos. Sucesiones de asesinatos como los ocurridos esta semana en Rosario o crímenes de alto impacto social como los sucedidos en la ciudad de Buenos Aires y en el conurbano hacen chocar los números con las imágenes de familias destrozadas. Por eso las autoridades quieren evitar esa clase de debate.

Los funcionarios que accedieron a esos datos analizan que la disminución de los homicidios en la ciudad de Buenos Aires tiene que ver con la mayor presencia del Estado en dos asentamientos problemáticos: las villas 31/31 bis y 1-11-14. En los últimos años se concentró allí y en sus inmediatos alrededores el mayor volumen de los asesinatos en las calles porteñas.

En las villas 31 y 31 bis se notificaron 29 homicidios durante 2015. Allí la cifra de asesinatos bajó a 12 el año pasado. Con un dato adicional: la mitad de esos crímenes se registraron entre enero y abril, antes del ingreso con mayor peso de la Policía Federal como fuerza de pacificación en la zona donde transcurría una disputa armada entre bandas narcos. Algo similar sucedió en el Bajo Flores.

La propia ministra Bullrich indicó en los primeros días de enero que en Flores la cantidad de homicidios disminuyó de 37 registrados en 2015 a 16 anotados en 2016.

En ambos casos, las autoridades consideran que el trabajo especial sobre enclaves peligrosos de la ciudad determinó finalmente una disminución en la tasa de homicidios general.

Nuevas formas de prevención

Con la transferencia de funciones al gobierno porteño de 19.294 agentes (incluidos un millar de bomberos) de la Policía Federal, la nueva Policía de la Ciudad tendrá ahora la responsabilidad de la prevención del delito urbano. Una de las alternativas que se analizan es movilizar los recursos en la calle de acuerdo con un mapa del delito, sin asignación de puestos fijos.

Entre las resoluciones tomadas para favorecer las denuncias de vecinos y armar de esa manera un mapa del delito más acorde con la realidad, las autoridades porteñas decidieron que el damnificado pueda presentar su caso en cualquier comisaría, sin depender de la jurisdicción en la que se cometió el delito. También se proyectan otras modificaciones al sistema de recepción de denuncias, las que podrían ser tomadas no sólo en comisarías y sedes judiciales.

Más allá de esa asignación de posiciones de vigilancia, se piensa además incrementar los llamados corredores escolares seguros para abarcar a todos los establecimientos públicos y privados de la ciudad. El próximo paso sería entonces bajar los altos niveles de delito cotidiano que afecta a los porteños.

Uno de los problemas actuales más complejos tiene que ver con la acción de los motochorros, cuya actividad causa temor entre los vecinos. Y en ese caso una de las propuestas que se debatirá este año nuevamente tendrá que ver con la prohibición de la circulación de dos personas en una moto, proyecto que el oficialismo porteño volverá a poner a consideración de la Legislatura local.

"Si bien las cifras de homicidio disminuyeron, tenemos que trabajar más para bajar el número de robos violentos, que es el que realmente causa miedo a los vecinos. Sabemos que la seguridad es la mayor preocupación de la sociedad, eso nos lo marcan los sondeos, pero fundamentalmente es lo que escuchamos en los barrios", contó uno de los funcionarios que tuvieron acceso a los datos de homicidios porteños. Bajar el delito común es ahora una urgencia.

Menos muertes en los enclaves más peligrosos

95

Asesinatos en la ciudad

Los homicidios en las calles porteñas disminuyeron un 42 por ciento al comparar el año pasado con 2015.

16

Asesinatos en Flores

Fue el barrio más violento en 2015 con 37 homicidios. En 2016 bajaron las muertes, pero hubo casos conmocionantes.

12

Asesinatos en la villa 31

En el asentamiento del barrio de Retiro se pasó de las 29 muertes violentas en 2015 a 12 registradas en 2016.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas