Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Germán Garavano: “Estaría muy bueno tener una Justicia garantista, si el término estuviera bien usado”

El ministro de Justicia advierte que, bien entendidas, las garantías deben ser tanto para la víctima como para el victimario

Sábado 21 de enero de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
Germán Garavano
Germán Garavano.

La entrevista tuvo lugar en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en el centro porteño.

- Muchos dicen que en la década K predominó una concepción garantista de la justicia. Si hubiera sido así, ¿bajo qué paradigma estaríamos ahora?

- Creo que está mal usado el término garantista. Nuestra constitución y el sistema judicial argentino está basado en las garantías y estaría muy bueno tener una justicia garantista. No me opondría a tenerla si el término estuviera bien usado.

- ¿Cómo es eso?

- Teníamos una justicia de impunidad, no de garantías, que están muy bien y las necesitamos todos. Argentina era uno de los países con mayores niveles de impunidad: se condenaba a prisión a menos del 1% de las personas que cometían delitos.

- Para mucha gente “garantista” significa otra cosa: mayores garantías para los delincuentes.

- No, porque las garantías, y en esto el gobierno como el Congreso están avanzando fuertemente, tienen que ser para las dos partes: para los victimarios y también para las víctimas.

- ¿Hoy para qué lado se inclinan las garantías?

- Durante mucho tiempo se inclino hacia el lado de los victimarios y no de las víctimas.

- ¿Se refiere al gobierno de los Kirchner?

- Y más atrás también, pero en los últimos diez años esta situación se agudizó bastante. Hoy un juez corre mayores riesgos por dejar detenida a una persona que él considera que debería quedar detenida que por dejarlo en libertad. Si la deja detenida corre el riesgo de ser denunciado por los organismos de DDHH, está sometido a los planteos de las defensas o que al detenido le pase algo en la prisión.

- ¿Qué cree que sería lo conveniente?

- Por un lado, que las víctimas estén en pie de igualdad frente a los victimarios. Y por el otro tenemos que avanzar hacia una justicia que ayude a reducir los niveles de impunidad que hoy existen en la Argentina.

- Edad de inimputabilidad. Brian Joel, el chico de 15 años acusado de matar en Flores a otro menor y que por su edad en vez de quedar detenido fue enviado a Perú, ¿debería estar preso?

- Mi concepción personal es que para delitos graves, en especial aquellos que atentan contra la vida y la libertad física, sexual y demás de las personas, los jóvenes de al menos quince años deberían tener las garantías pero también las responsabilidades de un adulto.

- ¿Y si el supuesto asesino tuviera 14 años?

- En ese caso tengo dudas porque esto siempre nos llevará a bajar la edad de la inimputabilidad y podemos llegar a países donde a los doce años tienen el mismo régimen penal que un adulto. Hay que poner un límite.

- ¿Dónde está el límite?

- A los quince no tengo ninguna duda. Tengo dudas a los catorce. Lo debatiremos con las asociaciones de psicología y pediatría, más otras instituciones que se ofrecieron a colaborar en esta discusión del régimen penal.

- ¿Cómo cree que podría determinarse la imputabilidad?

- Hay un mecanismo adecuado que es hacerlo a partir de los catorce años pero sólo para delitos muy graves y el fiscal deberá demostrar con pruebas y estudios médicos que ese menor de edad comprendía la criminalidad del acto.

- Pasando en limpio: a los 15 sería imputable. A los 14 lo dirán fiscales y peritos.

- Lo mismo se puede aplicar a los quince, en eso no tengo problemas. En ambos casos se puede trabajar sobre un sistema de pruebas en el proceso.

- Hay juristas que dicen que la punición debe ser el último recurso, cuando ya el estado haya hecho todo lo posible por el menor: educación, salud, contención.

- La ley que nosotros impulsamos tiene a la edad como su último punto, hay un montón de puntos anteriores que tienen que ver con todo esto que vos decís. Hay que verificar que el Estado haga todo lo posible, pero también hay que pensar si podemos dejar impune a un joven porque no tuvo estas respuestas estatales. Hay que debatir si dejamos impune un delito porque el estado falló antes. Cuando integré la justicia de menores sufrí mucho un falso garantismo, un poco basado en estos conceptos.

- ¿A qué se refiere?

- Cuando uno analiza los niveles de impunidad de estos jóvenes que cometen delitos menores generalmente, sacando la parte educativa que tuvo alertas, también hubo otras alertas en el sistema penal antes de llegar a cometer un homicidio. Ignoramos las alertas con el pretexto del garantismo y, en vez de solucionar el problema, creyéndole hacer un favor, pensando desde una concepción culpógena que el chico sufre carencias, agravamos la situación.

- Caso Milagro Sala. Zaffaroni pidió la intervención federal en Jujuy.

- Llamativo pedido de Zaffaroni. La intervención federal es un remedio de lo más autoritario que tiene el sistema para prevenir casos de conmoción gravísimos donde prácticamente debería estar en jaque el sistema democrático en esa jurisdicción.

- ¿Para qué pediría Zaffaroni la intervención?

- Creo que tanto Zaffaroni como Verbitsky quedaron muy asociados al gobierno anterior. En el caso de Zaffaroni, aún siendo juez de la Corte de Derechos Humanos de San José de Costa Rica, la Corte Interamericana, realmente está haciendo política local.

- ¿Está mal?

- No, está muy bien, todos tienen derecho a opinar y decir lo que piensan.

- ¿Qué responde a los que dicen que organismos como el CELS tienen mejor llegada que el propio gobierno al Grupo de Trabajo de la ONU y otros organismos internacionales?

- En algunos casos si porque hubo muchos organismos de derechos humanos u ONG que durante la gestión del gobierno anterior trabajaron muy unidas al gobierno con toda una estrategia, logrando tomar posiciones fuertes en muchos de estos organismos. De hecho, una estrategia del gobierno anterior es la que culmina con la llegada de Zaffaroni a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es parte de una estrategia en la que el CELS y Horacio Verbitsky son actores centrales. La mayor cantidad de peticiones que tiene la CIDH es de la defensa pública argentina, pagada por todos nosotros, y del CELS. La mayor cantidad de peticiones que tiene la Comisión Interamericana de Derechos Humanos son de Argentina.

- ¿Debería tener el gobierno otro tipo de vínculo con estos organismos internacionales de DDHH?

- La Comisión Interamericana tiene sus lógicas de funcionamiento y nosotros, más allá de lo que a veces parece una politización, siempre fuimos muy respetuosos. De hecho, nosotros con la Cancillería le hicimos un aporte a la CIDH, transfiriéndole recursos para que pueda pagar sueldos, los integramos a la reforma de las cárceles y el sistema de justicia. Nosotros respetamos su rol y, para llamarlo así, las reglas del juego.

- ¿Cuán cómodo se siente cuando le preguntan por la situación del jefe de la AFI, Gustavo Arribas?

- Nunca es bueno que un funcionario del gobierno este sospechado, menos denunciado, y lamentablemente en nuestro país venimos de una época de mucha confrontación donde esto se convirtió en algo muy natural. Arribas brindó sus explicaciones iniciales, el presidente las ratificó el otro día y nosotros lo que esperamos es que en las próximas horas, en los próximos días, aporte a la justicia la documentación que incluso habría sido avalada por terceros, por un banco.

- Muchos reclaman que hasta que se aclare la situación, Arribas deje el cargo, como Gómez Centurión en la Aduana.

- En el caso de Gómez Centurión fue distinto porque se trató de una denuncia que partió desde el mismo gobierno. Y el otro punto es que fue por algo que supuestamente se habría hecho durante su función en el gobierno y que tenía relación con lo que se estaba investigando. Eso tiene muchas profundas diferencias con el caso Arribas, donde si eventualmente hubiera un delito, no tendría que ver con el ejercicio del cargo de una persona que en ese momento vivía y tributaba con el extranjero. Desconozco si en aquel momento siquiera existía una relación con Argentina.

- ¿Por qué Arribas no muestra rápido la escritura de compra de ese departamento, que explicaría el giro de 70 mil dólares?

- Esto es lo que él se comprometió a presentar en estos días. Creo que estaba en el extranjero, así que supongo que lo presentará cuando regrese, nadie se lleva las escrituras a sus vacaciones.

- Es cierto, pero podría adelantar la vuelta. Es un caso comprometedor.

- Si, pero son decisiones que cada uno puede tomar y dependen de decisiones personales. Me parece que para todos los funcionarios fue un año muy duro, como para todos los argentinos, y hay que evaluar cada caso en particular.

- Siendo un funcionario tan cercano al presidente, ¿no sería mejor que se apure?

- Son decisiones personales. Además el presidente cuida a sus funcionarios. Considera que tienen que estar bien de ánimo, de salud, para llevar adelante el desafío que él nos plantea.

- Último tema: ¿Se viene una reforma en el derecho laboral?

- Están saliendo algunas regulaciones sobre las ART y la Corte sacó una serie de pronunciamientos interesantes en relación a cuestiones laborales. Creo que hubo un exceso en muchos avances judiciales sobre la cuestión laboral que generaron costos que provocan los altos niveles de trabajo en negro y la retracción del empleo privado, que viene de los últimos cuatro o cinco años del gobierno anterior.

- Muchos gremios están en alerta y advierten sobre una nueva flexibilización laboral.

- No creo que pase por ese lado. Sí impulsaremos el tema del primer empleo, es uno de los grandes objetivos. Y la propia justicia corregirá los excesos de una Justicia Laboral que en algunos casos estuvo muy politizada y ligada al gobierno anterior como factor de presión.

- ¿El fuero laboral estaba sometido al kirchnerismo?

- Si, había un diputado que era la persona más relevante.

- ¿Se refiere a Héctor Recalde?

- (largo silencio) Puede ser. De algún modo era el líder de la conformación del fuero laboral y de los jueces que se designaban.

- ¿Tenían influencia sobre esos jueces?

- Es algo que se comenta. Hay que tratar de que la justicia vuelva a la normalidad.

Historia clínica:

Nombre: Germán Garavano

Edad: 47

Ocupación: Ministro de Justicia y DDHH

Observaciones: Ahora que los nuevos jueces deberán pagar ganancias, advierte: “Desaconsejo a los jueces nuevos que hagan amparos. Que tengan en cuenta que la Corte y el arco político ya se pronunciaron”. Desde su plataforma, “Justicia 2020” impulsa además el fin de la Feria Judicial. “No puede interrumpirse el servicio de justicia 45 días al año. Hay que eliminar la Feria y dividir las vacaciones”.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.