Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

River, entre la dependencia de los laterales por las bandas y la línea de 3

Lunes 23 de enero de 2017
0
Luis Olivera, durante la Florida Cup
Luis Olivera, durante la Florida Cup. Foto: AP

Uno de los sellos del ciclo de Marcelo Gallardo en River es que nunca se conforma con lo conseguido. Va por más. Y no permite que ningún jugador se relaje. Quien lo haga, quedará más temprano que tarde en el camino. El contexto no admite juegos a medias. No importa si el equipo viene de ser campeón, si se está de pretemporada o si encima se pierde en un amistoso con Vasco da Gama sin merecerlo por un foul de Martínez Quarta que no fue, porque River creó seis situaciones de gol sólo en el segundo tiempo o porque encima le anularon mal un gol a Mora. El Muñeco igual dirá: “El primer tiempo lo jugamos demasiado light y eso no nos servía para nada. El segundo tiempo se pareció a lo que queremos, pero no tenemos que esperar regalar 45 minutos para reaccionar”. Clarísimo en cuanto a la mentalidad con la que seguirá jugando River en 2017.

¿Y en cuanto al juego? Gallardo probó en varios pasajes de la gira con la línea de 3 dentro del sistema 3-4-1-2, incluso ubicando como central a Iván Rossi pensando en la salida desde el fondo y con Martínez Quarta (de buen rendimiento) como líbero o central, dependiendo el armado del resto de la defensa; también Mina cambió de segundo a primer central; Montiel fue líbero y luego primer central, sobrando Mina; y Moreira y Olivera actuaron con criterio por las bandas. River busca defender bien lejos de Batalla y, hasta ahora, lo hizo mejor en la gira con cuatro defensores (dentro del 4-3-1-2) que con 3 que se hacían 5 con Mayada y Medina ante San Pablo y con Moreira y Olivera vs Millonarios. Incluso ante el conjunto brasileño (y sólo en el primer tiempo) sufrió diez chances de gol, siendo Bologna figura. Lo que le está faltando a River desde las características es un futbolista que logre desequilibrar por “afuera”, para que el juego por las bandas no dependa tanto de Moreira u Olivera. Mora respondió bien a fines de 2016 cuando se movió por la derecha y Pity Martínez demostró ante Vasco da Gama que puede ser peligroso enviando centros ubicado como wing izquierdo. Con Montoya (para Gallardo puede ser carrilero en el 3-4-1-2 o interior en el 4-3-1-2) u otro refuerzo con esas características podría conseguirlo, pero hoy al equipo le falta sorpresa por ese sector.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas