Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Incidentes en la villa 31 tras una muerte en un incendio

El fuego se produjo en un local de comida peruana y atrapó a un hombre que vivía en el lugar; los vecinos de la víctima reclamaron una supuesta inacción de los uniformados

Lunes 23 de enero de 2017
0
Destrozos en la oficina policial del asentamiento
Destrozos en la oficina policial del asentamiento. Foto: Twitter

Un trágico incendio ocurrido en un inmueble de la villa 31 que se cobró la vida de un hombre de 55 años generó graves incidentes protagonizados por allegados de la víctima y por vecinos que atacaron a pedradas un destacamento policial del lugar y lesionaron a tres uniformados. Protestaban porque, aparentemente, la policía no había actuado con la premura necesaria ni había hecho lo suficiente como para salvar al hombre.

Fuentes de la Policía de la Ciudad, que desde el primer día de este año tiene jurisdicción sobre esa seccional debido a que se hizo oficialmente efectivo el traspaso de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal, dijeron que el hecho ocurrió al amanecer.

Al alba, un efectivo del Cuerpo de Prevención Barrial que se encontraba realizaba su turno de guardia en el asentamiento de Retiro recibió el aviso de que había un incendio en una casa. Según vecinos de la zona, lo que se quemaba era un local de comidas típicas peruanas. Su dueño vivía en el piso superior.

Al llegar al lugar, ubicado en la zona de la calle denominada "La Florida" y dominada por locales de comidas regionales, el uniformado constató el incendio y alertó a la central de alarmas. Desde la Policía de la Ciudad dijeron que los vecinos avisaron que dentro del inmueble había una persona atrapada, identificada como Julio Acevedo Uchulla, de nacionalidad peruana.

"Rápidamente el uniformado llamó a los bomberos y al SAME ya que le resultó imposible ingresar en el domicilio debido a la gran cantidad de humo y fuego que había", señaló el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño a través de un comunicado. Con la llegada de autobombas de los cuarteles de Recoleta y de Retiro se logró sofocar el incendio.

"Al ingresar en la casa pudieron dar con el hombre atrapado; el SAME confirmó que había fallecido", agregaron las fuentes policiales, que indicaron que, "enojados, los vecinos quisieron llevarse el cuerpo a pesar de estar sin vida" la víctima.

Habitantes del barrio dijeron a LA NACION que los familiares del hombre finalmente lo sacaron del inmueble y lo llevaron al hospital Rivadavia, pero ya estaba muerto.

Aparentemente, parte de esos allegados de la víctima volvieron a Retiro y se dirigieron a la dependencia policial que se encuentra en la manzana 99, debajo de la autopista Illia. "Llovían piedrazos por todos lados", dijo un testigo a LA NACION. Según fuentes policiales, los manifestantes arrojaron, además, botellas y todo tipo de material cortante hacia la seccional y los uniformados.

Tres efectivos resultaron lesionados con heridas profundas en cabeza, rostro y tobillos, por lo que debieron ser derivados al hospital policial Churruca. Allí fueron trasladados otros dos uniformados por haber inhalado monóxido de carbono mientras intentaban sacar a la gente de la vivienda que se estaba quemando. Ninguna de las víctimas corre peligro de vida, se agregó.

Tras los incidentes, la dependencia donde prestan servicio efectivos del Cuerpo de Prevención Barrial quedó visiblemente dañada: presentaba la rotura de su cartel luminoso, de parte de la mampostería externa y quedaban restos de los objetos contundentes arrojados.

La policía en la villa

Uno de los policías afectados por el incendio
Uno de los policías afectados por el incendio.

Hace algunos años que las fuerzas federales intentan hacer pie en la villa 31-31 bis para llevar allí la prevención y, especialmente, profundizar la lucha contra el narcotráfico y contra las bandas enquistadas en el lugar.

El 7 de abril del año pasado 500 efectivos de la Policía Federal irrumpieron en el barrio en un operativo de saturación. Si bien hacía tiempo que policías recorrían la zona, la nueva administración del gobierno de Mauricio Macri insistía así en reforzar la presencia en uno de los lugares de la ciudad con más problemas de comercialización de estupefacientes.

Con la fuerza federal consolidada en la villa de Retiro, se afianzó el trabajo de la Policía de Prevención Barrial, que ya prestaba servicio en la zona. El objetivo de este comando, especialmente formado para intervenir en contextos de vulnerabilidad social es asegurar una vigilancia "proactiva" que promueva la mediación, el diálogo cotidiano con los vecinos de la zona y un acercamiento a los habitantes locales a través de un patrullaje continuo.

Durante el último Consejo de Seguridad Interior, celebrado en diciembre pasado, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich , les propuso a los ministros de todas las provincias replicar este modelo de policías "pacificadores" en barrios conflictivos de cada una de sus jurisdicciones. Se trata de una de las metas de políticas públicas en materia de seguridad para este año. Según indicó entonces la funcionaria, la intervención de esta fuerza especial que ahora depende de la Policía de la Ciudad provocó la merma de la cifra de homicidios en el asentamiento de Retiro.

El gobierno, en el "corralón de tarzán"

La semana pasada el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta , inauguró su oficina oficial en la villa 31. En lo que hasta el año pasado se conocía como "El corralón de Tarzán", una casa que controlaba la banda de los Sampedranos, paraguayos dedicados al narcomenudeo asentados en el barrio precario de Retiro, ahora funciona el entro de Desarrollo Laboral (Cedel). En esa edificación de dos plantas con aire acondicionado Rodríguez Larreta hizo días atrás una reunión de gabinete.

"Voy a hacer reuniones acá al menos una vez por semana. Y otra en Parque Patricios. Después estoy mucho por la calle. Urbanizar las villas de la ciudad es posible porque el gobierno nacional nos traspasó las tierras. Éste será un lugar fijo de reuniones para mí", dijo Rodríguez Larreta a LA NACION la semana pasada. La Ciudad invertirá $ 6000 millones para transformar ese asentamiento en un barrio que, según prometió el jefe de gobierno, estará terminado para fines de 2018.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas