Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Samsung confirma que posterga la presentación del Galaxy S8

No lo presentará a fin de febrero, como se esperaba; lo dijo cuando anunció las conclusiones de la investigación sobre el incendio del Galaxy Note 7

Lunes 23 de enero de 2017 • 11:00
0
El Galaxy S7 fue presentado en febrero de 2016 en Barcelona, lo mismo que sus antecesores
El Galaxy S7 fue presentado en febrero de 2016 en Barcelona, lo mismo que sus antecesores. Foto: LA NACION

Samsung confirmó hoy que no presentará su nuevo modelo de smartphone, el Galaxy S8 , en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona que comienza el próximo 27 de febrero y que es la feria más importante del sector. En años anteriores usó esa feria para presentar el Galaxy S6 y S7, y donde se espera que LG muestre el nuevo G6, sumándose a anuncios de Lenovo, Sony, Nokia, Alcatel y otros. No dio detalles de cuándo será la presentación postergada; como referencia, el Galaxy S4 fue presentado en abril en Nueva York.

El responsable de la división de telefonía móvil de Samsung , Koh Dong-jin, lo anunció durante la presentación del informe de la investigación sobre las igniciones espontáneas en su modelo previo, el Galaxy Note 7, que llevó al cese de su producción el pasado octubre, dos meses después de su salida al mercado.

Tal como había adelantado el Wall Street Journal, y tras concluir una investigación que se prolongó por meses, el fallo de los productos fue por culpa de las baterías defectuosas de dos proveedores.

La empresa surcoreana reveló el domingo por la tarde las conclusiones a las que llegaron 700 expertos de tres entidades (las consultoras estadounidense UL y Exponent, y la empresa alemana de inspección técnica y certificación TÜV Rheinland), que probaron más de 200.000 smartphones Note 7 y más de 30.000 baterías. Según la compañía, en las primeras baterías, que procedían de su filial Samsung SDI, se produjo un error en el diseño en la esquina superior derecha, que provocó deformaciones en el electrodo negativo, generando un cortocircuito en algunas de las celdas y un sobrecalentamiento que hacía que el dispositivo se incendiara.

Pese a que las segundas baterías fueron producidas por otra firma, la china Amperex Technology Ltd (ATL), el apuro en la fabricación hizo que hubiera un defecto de soldadura que también generó cortocircuitos y el consiguiente sobrecalentamiento y fuego.

El Galaxy Note 7 salió a la venta en agosto de 2016, pero a principios de septiembre la firma anunció una retirada sin precedentes tras informarse de más de una treintena de casos de combustiones en terminales en diversos países. A la llamada a revisión que afectó a unos 2,5 millones de teléfonos, le siguió la entrega de reemplazos que, no obstante, siguieron sufriendo sobrecalentamiento de las baterías, lo que llevó a la compañía a congelar las ventas y cesar la producción de su nuevo dispositivo dos meses mas tarde.

Aunque es por lejos el caso más renombrado, el Galaxy Note 7 no es el único dispositivo que tuvo problemas con baterías que se prendían fuego, y es por eso que hay varias compañías investigando cómo hacer baterías que no se incendien.

Agencias DPA, EFE, Reuters

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas