Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las afinidades electivas y el asesino atípico

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 29 de enero de 2017
0

El verano es buena estación para la relectura y también para volver a ver las películas clásicas en revisiones que se organizan en la ciudad; por ejemplo, en el Kino Palais del Palais de Glace, los viernes, sábados y domingos de enero y de febrero se está dando el ciclo "Los inspiradores de la nouvelle vague" (entrada libre, gratuita y sala de noventa butacas). Quienes se hayan perdido los films de los fines de semana pasados no tienen que lamentarlo, porque el ciclo se repite íntegro en febrero. Hace tres viernes se pasó la primera parte de la estupenda Les enfants du paradis, de Marcel Carné, y al día siguiente la segunda. En febrero, las dos partes se proyectarán el sábado 11 y el domingo 12, a las 19. La película es considerada en Francia el equivalente nacional de Lo que el viento se llevó y la mejor de toda la historia de la cinematografía de ese país. La historia se desarrolla durante la monarquía de Louis-Philippe en el ambiente de los teatros populares de París y fue filmada bajo la Ocupación nazi, pero estrenada en 1945, tras la Liberación.

Como es natural, en un ciclo de ese tipo, los amigos se encuentran sin haberse citado: las afinidades electivas. A la salida de la proyección era interesante escuchar la conversación de la escritora Ivonne Bordelois y del periodista Julio Crespo. Éste señalaba que cuatro de los personajes principales se basan en personalidades históricas. Tres de ellos aparecen en la ficción con su nombre real: el mimo Baptiste Deburau, interpretado por Jean-Louis Barrault; Pierre François Lacenaire, asesino y poeta (Marcel Herrand) y el actor Frederick Lemaître (Pierre Brasseur). El cuarto personaje, el conde de Montray (Louis Salou), encubre la identidad del duque de Mornay, medio hermano de Napoleón III. Hay un quinto personaje, pero secundario, Avril, basado en el asesino homónimo, compinche de Lacenaire. Los cuatro primeros están enamorados de la misma mujer, Garance, la insuperable Arletty. Como detalle irónico, cabe agregar que el personaje del soplón Jéricho, al principio de la filmación, fue interpretado por el colaboracionista Robert Le Vigan, pero éste, después de la Liberación, debió huir a Sigmaringen, a la sombra del mariscal Pétain. Su papel fue asignado a Pierre Renoir, hijo del director Jean Renoir.

Deburau como mimo y Lemaître como actor influyeron en la historia del teatro francés. La escuela del mimo Marcel Marceau se remonta precisamente a la de Deburau. Varios escritores franceses escribieron sobre él: Téophile Gautier, Georges Sand y en el siglo XX Sacha Guitry. Pero quizás el más pintoresco y más recordado de los cuatro personajes masculinos de Les enfants du paradis sea Lacenaire, que escribió sus Memorias en la cárcel durante las pocas semanas transcurridas entre su condena a la guillotina por asesinato y su ejecución. En ese período, se convirtió en una figura popular porque no era el típico asesino. En primer lugar era bien parecido, muy elegante y culto. Sus padres eran ricos comerciantes y lo habían enviado a buenos colegios. Su vocación era la de escritor, había trabajado en periodismo y había escrito poemas, pero sin éxito. Para ganarse la vida, prefirió robar y matar antes que trabajar. Su celda, donde recibía a escritores y periodistas, se convirtió en un salón de moda hasta que lo guillotinaron. Él se jactaba de no creer en nada, de no temer a la muerte, de no sentir culpa y desplegaba su filosofía cínica a quienes lo escuchaban. El pdf de sus Memorias puede encontrarse en edición francesa, en Internet. Tiene dos prólogos. En el primero, dice que prefiere contar él su historia y no ser el objeto de estudio y de conjeturas absurdas por parte de frenólogos y estudiosos de cráneos a los que califica de aves de rapiña. El segundo prefacio lo escribe para desautorizar la publicación de supuestos extractos de sus Memorias. Esos textos anunciados por el diario no eran sino declaraciones y escritos anteriores. Su caso despertó un interés póstumo que, en Francia, aún perdura. En 1990, se estrenó la película biográfica Lacenaire, interpretada por Daniel Auteuil. El conjunto de rock Alex Sindrome en 2015 lanzó la canción "Lacenaire". Dos de sus versos dicen: "No me importa nada del Che. /Yo quiero mi t-shirt Lacenaire".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas