Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Antonio Stiuso recusó al juez y al fiscal de la causa por el audio de Cristina Kirchner y Oscar Parrilli

El ex espía presentó un escrito ante la Justicia con distintos planteos contra Casanello y Picardi; pidió ser querellante

Miércoles 01 de febrero de 2017 • 12:21
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

El ex espía Antonio Jaime Stiuso pidió apartar al juez federal Sebastián Casanello y al fiscal Franco Picardi de la causa en que se investiga el polémico audio entre Cristina Kirchner y Oscar Parrilli. Stiuso no fue personalmente a Comodoro Py. El escrito fue presentado ante el juzgado de Casanello por los abogados Santiago Blanco Bermúdez y Julián Subías, que adujeron gestionar los intereses de su cliente.

El ex espía solicitó ser querellante en la causa ya que -dijo- fue víctima de una persecución por parte del gobierno kirchnerista. Según el audio, el 11 de julio de 2016, Cristina Kirchner llamó a Parrilli para ordenarle que buscara las causas que su gobierno le había “armado” al ex jefe de Operaciones de la SIDE. En la misma charla, se rectificó y se refirió a "denuncias".

Pero además de ser parte en la causa, Stiuso pretende que el expediente sea investigado por otro juez y por otro fiscal. En el caso del Casanello, lo recusó porque teme que sea "parcial". No es la primera pulseada que Stiuso tiene contra este magistrado. En una causa anterior, que investigaba al ex espía el presunto enriquecimiento ilícito, el ex hombre fuerte de la SIDE había logrado apartar a Casanello.

En aquel caso por enriquecimiento, la ONG La Alameda, comandada por Gustavo Vera, había sido tomada como parte querellante. Tras ese episodio, medios periodísticos revelaron que el juez asistió a un asado en la localidad de Moreno en el que estaba Vera. Ahora, Stiuso invoca esa tertulia para argumentar la supuesta "parcialidad" del juez en esta nueva causa.

Stiuso también recusó al fiscal porque, argumentó, fue funcionario del Ministerio de Seguridad durante el kirchnerismo, además de haber aportado a la campaña del Frente Para la Victoria. Picardi fue subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial entre el 2011 y el 2015. Dentro del ministerio también se desempeñaba Juan Mena, como Subsecretario de Política Criminal de la Secretaría de Justicia, hasta que, a fines de 2014, fue convocado por Oscar Parrilli para ser su segundo en la Agencia Federal de Inteligencia, en medio de la guerra abierta contra Stiuso.

Desde la fiscalía rechazaron cualquier tipo de parcialidad, explicaron que el aporte a la campaña del Frente Para la Victoria en 2013 "obedeció a una cuestión institucional" por el cargo que tenía Picardi e indicaron que la relación con Mena era de pares dentro del organigrama del Ministerio de Justicia.

A partir de ahora, Casanello deberá, primero, resolver su recusación, que podría ser apelada ante la Cámara Federal. En segundo lugar, definir la situación de Picardi mediante una audiencia. Una vez resueltos estos planteos, si Stiuso ratifica su deseo de ser parte querellante, el magistrado deberá evaluar ese pedido.

La causa

En este expediente, que se inició a raíz de una denuncia presentada por el fiscal Guillermo Marijuan , se investiga el contenido de una escucha entre la ex presidenta y el ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en la que hablan de las causas que impulsó la administración kirchenrista contra Stiuso.

El 11 de julio de 2016, Cristina Kirchner llamó a Parrilli para ordenarle que buscara las causas que su gobierno le había “armado” al ex espía -luego se rectifica y habla de denuncias-. La ex mandataria estaba furiosa porque LA NACION había publicado una entrevista en la que Stiuso aseguró que los Kirchner “tenían servicios paralelos que les armaban los carpetazos”.

La escucha de la conversación surgió a raíz de una causa contra Parrilli por supuesto encubrimiento al narcotraficante Ibar Pérez Corradi. La ex presidenta presentó una denuncia contra el gobierno de Mauricio Macri por abuso de autoridad y violación de secreto y de deberes de funcionario público, luego de la filtración de un diálogo telefónico.

La ex mandataria aseguró que la grabación de la conversación fue ilegal y pidió investigar de qué forma trascendió a los medios."No es ningún secreto que ciertos sectores de los servicios de inteligencia que desplacé de la entonces Secretaría de Inteligencia (SIDE) se mantienen activos", dijo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas