Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Proyectos en marcha: transitar la universidad privada

Domingo 05 de febrero de 2017

¿Cómo entender el universo de la educación superior en la Argentina, un país donde, a pesar de que en el último tiempo crecieron notablemente la oferta y matrícula en el ámbito privado, los estudios en este terreno siguen centrando su atención en el ámbito público? Algo de esta pregunta sin duda le rondaba a Lucila Dallaglio cuando, hace unos años, decidió profundizar en los estudios que abordan la educación superior en nuestro país y, para ello, poner el foco en una institución educativa de gestión privada. “La Argentina tiene una tradición de educación superior pública gratuita –explica– y la mayoría de los sectores sociales han defendido el acceso gratuito a la educación; sin embargo, a partir de la década de 1990 se crearon nuevas universidades privadas y entre ellas algunas con propuestas educativas distintivas y que se basan en el modelo anglosajón, ampliando la oferta de educación superior.”

Dallaglio decidió observar no tanto cuestiones ligadas con los contenidos curriculares o las metodologías educativas, sino aspectos vinculados con “las prácticas de distinción social y la sociabilidad” de los estudiantes que asisten a una universidad privada de la ciudad de Buenos Aires, en contraste con lo que sucede en las universidades públicas y en relación con otras universidades privadas. Optó por enmarcar su investigación en el campo de los estudios sociológicos y antropológicos que abordan la distinción social. Más allá de algunas dificultades para acceder a datos estadísticos o cuantitativos, y a partir de entrevistas en profundidad y trabajo de campo etnográfico, incursionó en distintos mecanismos ligados a la sociabilidad de la población estudiantil. “Una particularidad que me interesa indagar –describe– está relacionada con las oportunidades de becas que se ofrecen en estas universidades, lo que hace que convivan diferentes sectores sociales en un mismo espacio educativo y, en este sentido, cómo esto puede influir en las trayectorias educativas y de vida de los estudiantes que reciben beca y también en las de aquellos que pagan la cuota completa.”

Otro aspecto al que prestó atención es a la oferta de propuestas tendientes a fomentar los emprendimientos y las actividades solidarias en la universidad estudiada, así como pasantías en diferentes empresas, organismos públicos u ONG, e intercambios para estudiar durante períodos breves en alguna universidad extranjera. “Sugiero que estas prácticas contribuyen a un proceso de distinción social y de legitimación”, concluye.

Lucila Dallaglio. Perfil: becaria doctoral de CIS, IDES, Conicet. Doctoranda en Ciencias Sociales por la UNGS y magíster en Políticas Públicas, Universidad Torcuato Di Tella.

Su tema: Distinción y sociabilidad de los estudiantes universitarios.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.