Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La suba de la luz permitirá al Estado ahorrar $ 39.000 millones en subsidios

El monto equivale al 0,4% del PBI estimado para 2017; pese al ajuste, los beneficios insumirán casi $ 88.000 millones

Viernes 03 de febrero de 2017
0

cerrar

Desde el punto de vista del Gobierno, el costo político que está atado al aumento de tarifas será compensado por un millonario ahorro fiscal que le permitirá a la administración de Mauricio Macri acercarse al cumplimiento de la meta de déficit prevista para este año, del 4,2% del producto bruto interno (PBI).

Según los números que maneja el Ministerio de Hacienda, a cargo de Nicolás Dujovne , los aumentos de luz que anunció esta semana el titular de Energía, Juan José Aranguren , representarán un ahorro para el Estado del orden de los $ 39.000 millones. La cifra representa un 0,4% del PBI estimado para este año y constituye una porción fundamental del recorte de gastos previsto por el Gobierno para alcanzar la meta. También incluye los aumentos de este mes y del próximo, pero no los de noviembre, que se aplicarán para mejorar los ingresos de las distribuidoras.

En total, la administración de Mauricio Macri espera recortar subsidios equivalentes al 0,9% del PBI, que representa unos $ 87.750 millones que dejará de poner el Estado y deberán ser cubiertos por la demanda de diversos servicios públicos.

Después de los aumentos de la luz, llegarán en abril los del gas, que abarcan otra porción sustancial de las transferencias públicas a la demanda. A ellos se sumarán ajustes en el agua y, eventualmente, en el transporte público.

Aranguren, el martes pasado, al anunciar el nuevo cuadro tarifario de la electricidad
Aranguren, el martes pasado, al anunciar el nuevo cuadro tarifario de la electricidad. Foto: Archivo

Los subsidios, sin embargo, continuarán siendo una factura gigantesca a pagar por el Estado. Según los cálculos que hacen en el Gobierno, llegarán a más de $ 263.000 millones, que representan 2,7% del producto. Desde la mirada fiscal, la cifra cobra más brillo cuando se la compara con el 4,3% del PBI que se llevó en el último año de la gestión kirchnerista.

El martes pasado, el Ministerio de Energía anunció aumentos en la tarifa eléctrica que van del 60% al 148% para usuarios de Edenor y Edesur. Según los cálculos oficiales, la factura promedio mensual para los clientes residenciales con consumos de hasta 150 kWh al mes (son el 30% del total de usuarios de Edenor y Edesur) pasará de los $ 131 de enero a alrededor de $ 211 al mes desde marzo.

En abril llegarán los aumentos en el precio mayorista del gas, que impactarán en las facturas del mes siguiente. Luego habrá otro ajuste en octubre. El Gobierno anunció un sendero de precios para acercar los valores de ese insumo a los internacionales que implica aumentos en dólares hasta 2019. En octubre del año pasado, por ejemplo, un cliente de bajo consumo pagaba US$ 2,17 el millón de BTU (la unidad de medida). El mismo mes de 2019 lo pagará US$ 6,79. Aunque el incremento es sustancial, el impacto sobre la factura es difícil de estimar debido a que no se sabe aún cuál será el tipo de cambio de ese momento.

El agua, en tanto, volverá a aumentar este año. La intención oficial es que el ajuste esté en línea con la inflación, para que cubra los incrementos salariales que otorgue Aysa.

Según ASAP, en 2016 los subsidios económicos para empresas públicas, fondos fiduciarios y el sector privado (concentrados principalmente en las áreas de energía y transporte) totalizaron $ 290.800 millones, un 45% más que en igual período de 2015. Eso revirtió la tendencia del año anterior, cuando crecieron un 11% en la comparación interanual. "En particular, se destaca la notable reactivación de los subsidios energéticos, motivada, entre otros factores, por la interrupción de los aumentos en los cuadros tarifarios de los servicios públicos dispuestos en marzo de 2016, así como por el impacto de la devaluación monetaria producida a fines de 2015", sostuvo el organismo.

Los subsidios al sector energético sumaron algo más de $ 211.000 millones, lo que representa un incremento del 53% en comparación con el mismo período del año anterior. En esa suma entraron una serie de gastos que corresponden al ejercicio 2015, por deudas derivadas del denominado Plan Gas (de estímulo a la producción de ese insumo) que no fueron imputados en aquel ejercicio. Esa partida se llevó más de $ 43.000 millones el año pasado.

La mayor empresa beneficiada con los subsidios energéticos fue Cammesa, que administra el mercado eléctrico mayorista, con $ 142.000 millones. La sigue Enarsa, con $ 14.997 millones.

Cambios en la contabilidad

El Gobierno trabaja en un proyecto para cambiar la manera en que presenta el resultado fiscal, confirmaron fuentes oficiales. Según la visión del nuevo equipo de Hacienda, que conduce Nicolás Dujovne, la nueva alternativa implicará incluir en el resultado primario las utilidades del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses, algo que modificará en diversos sentidos el resultado primario y el financiero. Hacienda aseguró que también mantendrá la manera en que se presentan esos números.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas