Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno evalúa proyectos para bajar algunos impuestos

Contrató como asesora a FIEL, una fundación de origen liberal que propone disminuir el IVA de 21% a 19%; es crítica de los tributos que gravan el trabajo

SEGUIR
LA NACION
Sábado 04 de febrero de 2017
0

La semana pasada, en su primera reunión de gestión con el presidente Mauricio Macri , el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , obtuvo luz verde para avanzar con lo que serán los grandes lineamientos de la reforma fiscal. La idea, confiaron a LA NACION fuentes de Hacienda, sería poder someter el proyecto a votación del Congreso después de octubre.

Para ello, Hacienda contrató en los últimos días a la Fundación de Investigaciones Latinoamericanas, FIEL, el think tank de extracción liberal que hoy dirige Juan Luis Bour, y que cuenta entre sus economistas principales a Daniel Artana, Fernando Navajas y Santiago Uribiztondo.

Foto: Archivo

"Es un asesoramiento por tres meses. Armamos distintos equipos de trabajo y FIEL participará en uno de esos equipos", confirmaron a LA NACION voceros de Hacienda.

FIEL es una fundación que nació a comienzos de los años 60, a instancias de la Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de Comercio, la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial Argentina. En ese grupo, la cuestión fiscal es motivo de estudio desde hace años. Tiene libros y documentos publicados sobre el sistema tributario argentino. El más reciente, de agosto de 2015, parece hecho a medida de la tarea que ahora le encomendó el equipo económico de Macri, ya que contiene un "análisis y evaluación de las propuestas para reformarlo".

Según el documento, un mejor sistema tributario podría ayudar a resolver la baja tasa de inversión que tiene la Argentina y el alto grado de evasión y elusión, sobre todo, en el mercado laboral. Advierte que no será fácil para el Gobierno de Macri hacer una reforma con una economía que crece poco y que tiene un déficit primario, en el mejor escenario, del 4,2% para este año. Ceder ingresos en pos de un sistema eficiente podría terminar siendo una tarea gradual, anticipa FIEL.

Su propuesta se basa en incrementar la base imponible -la cantidad de gente que paga impuestos- y reducir las alícuotas -bajar la presión tributaria-. Con respecto al IVA, el principal impuesto que apunta al consumo, la organización plantea eliminar los tratamientos especiales, que le generarían al Estado una pérdida del 0,1% del PBI, y plantear una única alícuota del 19% (hoy es del 21%, salvo excepciones).

A su vez, el estudio señala que debería eliminarse el impuesto interno a las ventas de automotores y reducir los aranceles que cobran los registros (del 30 y 50% al 10% de precio de venta). Lo que recauda el Estado por este tributo, afirma, se verá más que compensado por la venta de un mayor número de unidades. En la Argentina, la carga tributaria promedio para los autos es del 33,7%, cuando en la mayoría de los países desarrollados y de la región es de poco más del 20 por ciento.

También propone eliminar el impuesto interno a la venta de productos electrónicos, lo que permitiría, dice, "aumentar la recaudación hoy privatizada en las empresas que producen en Tierra del Fuego". Los ingresos podrían crecer no menos de 0,2% del PBI si se hiciera, estima el documento. Sugiere eliminar impuestos "de bajo potencial recaudatorio" y que en algunos casos financian fondos con asignación específica, como el 15 por 1000 a la transferencia de inmuebles por parte de personas físicas; el impuesto del 4% a la telefonía celular, y el del 1% que se destina al Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard); la tasa del 10% que recae sobre las entradas de cine, o el impuesto que se destina al Fondo de Energía Eléctrica.

En línea con el pensamiento de Dujovne, que planteó la necesidad de bajar los impuestos al trabajo, FIEL propone modificar las contribuciones patronales, bajándolas al 12% (hoy van del 17 al 21%), pero eliminando las diferencias previstas en el régimen actual, que contempla una alícuota distinta en función del tamaño o la región de la empresa.

Según sus cálculos, cada punto de reducción de las contribuciones tiene un costo fiscal de 0,2% del PBI. "Este costo -aclara- puede acotarse bastante si la reducción se limita a los trabajadores más jóvenes." El Estado podría así poner incentivos para el empleo entre los menores de 30, una franja con informalidad y la precarización laboral mayor.

"El impacto positivo sobre el empleo formal o sobre los salarios netos que generaría una rebaja de contribuciones patronales es mayor si se reduce la rigidez de las normas laborales argentinas que en algunos casos introducen costos innecesarios para las empresas que no benefician a los trabajadores", concluye.

Se muestra, asimismo, en contra de los incentivos impositivos sectoriales o regionales y considera que el del impuesto al cheque o Ingresos Brutos, por el gran peso relativo que tienen en las cuentas públicas, hacen difícil su eliminación. "Una posibilidad es aumentar proporcionalmente la proporción que puede descontarse a cuenta de Ganancias", sugiere. Dice que "sería muy conveniente" sustituir el impuesto a los ingresos brutos por un IVA provincial o un impuesto a las ventas minoristas, compensando a las provincias "perdedoras" por el cambio en la base no imponible.

En todos los casos está a la vista que al equipo económico no le espera una tarea fácil.

Nicolás Dujovne

Ministro de Hacienda

"Hay que cambiar el sistema tributario, que es muy malo, con impuestos ineficientes e inequitativos. Queremos que todos paguen, pero un poco menos"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas