Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Felicitas Pizarro, la espontánea

Embarazada de su primer hijo, la chef vive su carrera fiel a su personalidad: fresca, divertida y natural, entre elgourmet, YouTube y su libro You Cook

Lunes 06 de febrero de 2017 • 17:00
0
Felicitas Pizarro, una chef muy genuina
Felicitas Pizarro, una chef muy genuina.

Hace un año que Felicitas y su marido, Santiago, viven en una casa en Zona Norte. Con Ramón en la panza, la cocinera sigue dedicada sus videos, y el aroma especiado en el ambiente evidencia que hay una producción en proceso. "Desde que me mudé, todo mi tiempo libre es para las tareas del hogar", cuenta esta flamante ama de casa que cocina poco por ocio, aunque frecuentemente reciben a sus amigos y familiares. "A Santi le gusta cocinar, y quizá lo acompaño haciendo un postre. Cada uno se ocupa de lo suyo, sin invadir el territorio del otro". Y agrega que salir a comer afuera también le encanta: "Sentarte en un restaurante a comer rico es espectacular".

Admite que no vive las tareas del hogar como un disfrute, aunque sí la hace feliz el resultado final. Y en la cocina afirma encontrar placer, pero no todos los días. "Hay trabajos y platos que disfruto más que otros. Me encanta grabar los videos, pero hay días en los que no tengo muchas ganas, y lo tengo que hacer igual", cuenta esta apasionada cocinera que, ante todo, es humana. Entre risas, recuerda que le tocó grabar la segunda temporada de su programa en elgourmet cuando comenzaba su embarazo, y los olores le daban náuseas. "Pero el balance es tan lindo que agradezco haberlo hecho".

Mientras saca un espectacular "pollo negro" del horno, Felicitas nos cuenta que la regocija terminar sus obligaciones y llegar a su casa al final del día para ponerse cómoda, comer una fruta, ver tele, quizá cocinar para la noche y hasta leer algo. "Cuando era más chica me comía los libros, y perdí el hábito". Reconoce que le gusta el cine, aunque no va tanto como cuando estaba de novia.

Por otro lado, el deporte siempre fue una constante en su vida: hockey, fútbol, running, zumba, spinning, baile, natación. Con su marido comparten la faceta fit y ahora se aventuraron a ser compañeros de gimnasio. También son grandes compinches de viaje y muy activos a la hora de recorrer, comprar y degustar. "Es un gran compañero y muy romántico. Siempre atento, me regala flores y me hace sorpresas", finaliza con cara de enamorada.

PING PONG

¿Te acordás de la primera receta que creaste? Cuando tenía 5 años, estaba cocinando con mi abuela y preparamos un omelette. Me acuerdo de que pensaba que solamente podía tener jamón y queso y ella me dijo que no era así. Hicimos un omelette de espárragos..., bueno, lo hizo más ella que yo, pero me acuerdo de pensar: "Wow, ¡se puede hacer cualquier cosa!".

¿3 cosas que no pueden faltar en tu heladera? Siempre hay alguna fruta, algún rico queso y alguna verdura. La carne a veces falta, los lácteos también.

¿Algo que te hace reír? Mi hermana me hace reír un montón. Es muy graciosa, busca que te rías todo el tiempo.

¿Algo que te aburre? Limpiar, planchar, lavar, ¡odio ordenar! Esas cosas que no me interesan pero que tengo que hacer igual.

¿Alguna comida que no te guste? Me gusta todo y como de todo. Antes de saber que estaba embarazada, tuve mis primeras náuseas con cuscús, así que ya no lo puedo comer más. Tampoco la quínoa, que es parecida. Por otro lado, no comía muchos hidratos. Evitaba las pastas y las harinas, todo era proteína o vegetales. El embarazo me despertó el hambre, mi primer antojo fueron unos ravioles que vi en Instagram. Se me abrió el apetito por las pastas, los malfattis, el pan.

¿El paisaje más lindo que viste? Las puestas de sol, pueden ser en cualquier lado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas