Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuáles eran los reclamos de los porteños con Mauricio Macri al frente de la Ciudad y de qué se quejan ahora con Rodríguez Larreta

Bajo el ala del ex jefe de gobierno, el rubro más denunciado fue el de saneamiento urbano, pero en 2016 el foco se corrió hacia el transporte; alumbrado, estacionamiento y veredas también cobraron fuerza; medidas y posibles soluciones

Jueves 09 de febrero de 2017 • 19:47
SEGUIR
LA NACION

Las charlas y quejas ocasionales en el ascensor, en la sobremesa, en el subte, a la espera de un médico o en la fila del supermercado acerca del movimiento que tiene Buenos Aires y los pros y los contras de vivir en ella se trasladaron a un ranking más riguroso. El listado completo, al que tuvo acceso LA NACION, refleja ese “no sé qué” de la ciudad con el que disienten o se sienten disconformes vecinos de la urbe, quienes manifestaron su malestar a través del Sistema Unico de Atención Ciudadana (Suaci) ofrecido por el gobierno porteño, entre 2015 y 2016.

Dentro de un abanico de 401.040 reclamos, el área de Transporte y Tránsito fue el rubro más denunciado dentro del primer año de gestión de Horacio Rodríguez Larreta, con un total de más de 52.500. Se trata de una categoría que hacia el final del mandato de Mauricio Macri se ubicaba en el puesto 7mo. de 15 analizados.

El malestar de los usuarios del subte se vinculó, en gran parte, con el mal funcionamiento de las escaleras mecánicas
El malestar de los usuarios del subte se vinculó, en gran parte, con el mal funcionamiento de las escaleras mecánicas. Foto: Archivo / Ricardo Pristupluk

Según se desprende del relevamiento realizado por este medio y LN Data (que exceptuó en el conteo final las solicitudes y los trámites), aparecen entre los ítems más cuestionados: la remoción de autos abandonados (30.093), inconvenientes con la ecobici (13.747) y en las bicisendas (292), reparaciones de semáforos rotos (5367) y la falta de señalización de paradas de colectivos (629).

En retrospectiva, en 2015, la queja por excelencia correspondió al rubro Saneamiento Urbano, con un total de 70.457 reclamos (sobre un total de 333.613), mientras que bajo el ala de Rodríguez Larreta esta categoría figura 7 dentro de 15. Al intentar reconstruir el rompecabezas porteño, la basura se convirtió aquí en el eje central de los reclamos: barrido deficiente o faltante (14.779); reclamo por escombros o restos de obra en la vía pública (12.050); reclamo de retiro de residuos verdes (8120); falta de vaciado de contenedor (7643), retiro de residuos voluminosos (5036), falta de recolección de residuos domiciliarios (3478), y arrojo de residuos en la vía pública (3192).

cerrar

Los segundos y terceros lugares del podio de reclamos no variaron demasiado de un año a otro, pese al cambio de mando: sólo invirtieron el orden. Se trata de los rubros Alumbrado (43.126) y Mal estacionamiento (36.538) en el caso de Macri, y Mal estacionamiento (51.752) y Alumbrado (47.620), con Larreta al frente de la Ciudad.

En torno al alumbrado, la tendencia se mantuvo más o menos estable. Durante el período mencionado, los porteños cuestionaron la presencia de luminarias apagadas (38.787), en 2015, y su reparación (41.404), el año pasado.

En lo que atañe al estacionamiento, los disparadores también se repitieron: autos que obstruyeron rampas para personas con discapacidad u otros lugares prohibidos (15.284 en 2016 versus 19.386), que estacionaron aunque había cordón amarillo (8325 versus 9791), en la ochava (5189 versus 5899), o sobre la vereda, área peatonal o espacio verde (4169 versus 8619).

El mismo enfoque se reflejó en los rubros que les siguieron. Arbolado se ubicó en el cuarto, con 31.160 y Veredas, en el quinto, con 30.991, durante el gobierno de Macri, y exactamente al revés en 2016: Veredas, con 45.026 y Arbolado, 43.561, según la base de datos consultada.

En líneas generales, los dolores de cabeza de los vecinos, de acuerdo con los registros obtenidos, respondieron a reclamos de poda integral o despejes de árboles (26.771 en 2015 versus 21.003 en 2016) y problemas con intervenciones de arbolado (2048 versus 3345). Además, el año pasado, se incrementó significativamente el pedido de reparación de veredas por raíces de árboles que producen roturas (7511).

Las veredas, otra queja constante en el ranking relevado por el gobierno de la Ciudad
Las veredas, otra queja constante en el ranking relevado por el gobierno de la Ciudad.

Las veredas rotas y las complicaciones que esto conlleva para transitar a los peatones suelen acaparar los rankings referidos a Buenos Aires, y las cifras revisadas estuvieron lejos de quedarse afuera. Entre las quejas más insistentes, lideraron: la reparación de la vereda (22.299 versus 36.177), las veredas mal terminadas por obras inconclusas (6.677 versus 3.165) y arreglos en las rampas de accesibilidad (337 versus 944).

Dos rubros que merecen párrafo aparte son los que se circunscriben al Espacio Público, que subió dos lugares en 2016, y al de Fiscalización y Control, que también aumentó dos posiciones comparativamente.

En términos del Espacio Público, la atención estuvo puesta en la ocupación indebida por locales comerciales (pasó de 1806 a 2197) y también en la ocupación indebida por manteros o vendedores ambulantes (que apenas bajó de 1466 a 1402).

Los establecimientos no habilitados encabezaron los problemas de Fiscalización y Control, con 4345 y 6910, de un año a otro, seguidos por higiene deficiente, que sufrió una mínima oscilación: de 807 a 1126.

La categoría Atención Social cayó sólo un escalón en el primer año de Rodríguez Larreta como jefe de gobierno, en relación con el año anterior, mientras que Pavimento, Infraestructura y Pluviales permanecieron intactos en sus lugares (8, 14, y 15) del ranking mencionado.

La presencia de baches creció significativamente entre 2015 y 2016
La presencia de baches creció significativamente entre 2015 y 2016. Foto: Archivo / Soledad Aznarez

¿Qué se distinguió en cada uno de estos rubros? En el primero, se percibió un crecimiento de los reclamos relacionados con las personas sin techo (de 26.479 a 36.187). En el segundo, la presencia de baches (de 6791 a 9015). Para el tercero, el subte se volvió objeto de las críticas más contundentes: funcionamiento o mantenimiento de escaleras mecánicas (1903 versus 1997), funcionamiento o mantenimiento de ascensores del subte (956 versus 1052), obras en las estaciones (500 versus 711), altas y bajas temperaturas (168 versus 332), y funcionamiento o mantenimiento de los coches (317 versus 313). Durante 2016, asomó, además, el pedido de terminales de autoconsulta (229). Finalmente, para el último, fueron constantes las denuncias por sumideros y/o alcantarillas tapadas (2114 versus 2804) y la reparación de bocas pluviales rotas y/o faltantes (731 versus 758). En menor medida, se contabilizaron las calles anegadas (830 versus 343).

Qué se hizo y qué queda por hacer

Tras estudiar el conjunto de quejas y reclamos, LA NACION compiló los principales problemas que marcaron los vecinos e investigó las obras o posibles soluciones que encaró el gobierno porteño para revertirlos.

Transporte y tránsito

Desde hace unos años, el gobierno de la Ciudad puso el foco en el uso de la bicicleta como medio de transporte público, en detrimento del auto, para evitar la concentración de vehículos en horas pico y también para favorecer al medio ambiente. Lo entendió como “una manera sustentable de moverse” y un modo de replicar el modelo implementado en más de 200 ciudades del mundo. Sin embargo, el sistema de bicicletas gratuitas fue adoptado por un porcentaje aún pequeño de usuarios. La falta de costumbre, sumada a hechos de inseguridad y vandalismo le juegan todavía en contra, y esto se reflejó en las cifras obtenidas.

Por otro lado, las obras de infraestructura urbana , entre ellas los nuevos trayectos de Metrobús, despertaron sensaciones encontradas entre los vecinos, desorientados en muchos casos por los cambios en la señalización de las paradas de colectivos. Esto último no representa un dato menor, sobre todo, si se considera que habrá obras y un nuevo tramo porteño próximamente: en el Bajo, por Leandro N. Alem y Paseo Colón. Se incorporarán al de Cabildo, que une Congreso con Pacífico, estrenado en noviembre pasado.

Saneamiento urbano

La bandera ambiental fue una de las insignias que llevaron adelante, tanto Macri como Rodríguez Larreta, apenas asumieron. Esto se tradujo en la colocación de contenedores y campanas verdes y en campañas de reciclado y separación de residuos en los barrios, para lograr una “ciudad verde”. No obstante, la problemática de la basura se volvió compleja para erradicar de un tirón, y escapó al cambio de mando, aunque no de color político. Dentro de las últimas acciones implementadas, se resaltan: la inauguración de un centro de reciclaje en Villa Soldati, para disminuir la cantidad de residuos que se entierran en los rellenos sanitarios, y el uso obligatorio de ecobolsas o bolsas reutilizables, que reemplazan a las de plástico, para hacer las compras en supermercados e hipermercados.

Mal estacionamiento

Para paliar los inconvenientes que originan las calles colapsadas, el gobierno porteño reactivó el plan para llevar grúas y parquímetros a los barrios. Esto significa que, cuando tenga luz verde el proyecto, los conductores tendrán que pagar para estacionar en uno de cada cuatro lugares disponibles en la vía pública o, dicho de otro modo, en el 45% de las cuadras de Buenos Aires. A esto se agrega la ampliación de la restricción para ingresar con el auto al centro de la ciudad en hora pico.

Espacio público

El espacio público invadido por vendedores ambulantes y manteros, que obstruyen el paso o generan una competencia desleal para peatones y comerciantes, se convirtió en otra de las batallas que libró la Ciudad en estos años. Primero fueron los que se establecieron en Florida, luego en Once y, por último, en Avellaneda. Tras distintos operativos y procedimientos, que incluyeron enfrentamientos con la policía, órdenes judiciales y tensión, se logró poner fin a miles de puestos de venta ilegal de mercadería, que “evadían impuestos y lavaban dinero”, según advirtieron los propios funcionarios.

Pavimento

Otra de las quejas más comunes estuvo ligada a los baches desperdigados por la ciudad. Para agilizar el proceso y reducir costos, el gobierno incorporó recientemente camiones de última tecnología, que duplican el arreglo diario de pozos y favorecen la seguridad en el tránsito. Con las nuevas unidad, estima reducir a 15 días el plazo para solucionar el cien por ciento de los baches desde el momento en que son identificados.

Infraestructura

La puesta a punto de la red de subtes durante 2016 cubrió varias de las demandas que los porteños pusieron sobre el tapete en el ranking. Las mejoras impulsadas fueron desde la incorporación de decenas de coches 0 kilómetro y con aire acondicionado para las líneas A y D, obras de infraestructura generales para el mantenimiento de la flota, la instalación de wifi libre y gratuito, hasta la inauguración de la estación Santa Fe de la línea H y la colocación de vías en el nuevo tramo Bolívar-Retiro para la línea E. En este contexto, la Ciudad informó que desde 2013 a esta parte aumentó un 20% la cantidad de pasajeros diarios en todo el servicio.

Pluviales

Dentro de las proyectos que avanzan en este rubro, se acordó un préstamo con el Banco Mundial por US$ 200 millones para el financiamiento de obras de infraestructura en los arroyos Vega (cuyos desbordes causaron los históricos anegamientos en Blanco Encalada y Cabildo) y Cildáñez. Las tareas comenzaron a fines de agosto de 2016 y demorarán dos años.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.