Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Volver al ruedo: el abecé de los códigos actuales de seducción

¿Sexting en la primera cita? ¿Likear antes que piropear? ¿Espiar en redes sociales? De cara a San Valentín, consejos útiles para quienes estrenan soltería

Sábado 11 de febrero de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Fabio Zuluaga, coach en una escuela de seducción, da tips para los que buscan iniciar una relación
Fabio Zuluaga, coach en una escuela de seducción, da tips para los que buscan iniciar una relación. Foto: VICTORIA GESUALDI / AFV

Un marciano. Así confiesa que se sintió Iván Rodríguez, de 33 años, ni bien pisó un boliche posruptura. La relación con su ex había durado 11 años y en ese tiempo, las cosas en torno de cómo seducir a una mujer habían cambiado. Y vaya cómo. "Le pedí el teléfono a una chica, dejé pasar unos días como manda el manual y la llamé para salir. Pero la chica se sorprendió un poco, se mostró distante y me cortó el rostro. Después un amigo me dijo que estaba loco, que cómo iba a llamar así, sin haber histeriqueado antes por WhatsApp", confiesa Iván, que tuvo que hacer un "curso acelerado" con sus amigos solteros para volver al ruedo.

Lo que padeció Iván tiene nombre de película: Volver al futuro. Así lo resumieron Matías Moscardi y Andrés Gallina, autores del libro Diccionario de separación. De amor a zombie. "Volver al juego implica reinscribir un tiempo distinto al presente. Por eso es como Volver al futuro. Con una pareja se construye un micromundo, un microlenguaje que es bastante alienante. Por eso cuando la relación se rompe la vuelta al mundo es un acontecimiento traumático que requiere de un proceso de realfabetización afectiva", plantea Moscardi, docente universitario de la carrera de Letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Con códigos de seducción que cambian y se reconfiguran todo el tiempo, no queda otra que la adaptación en momentos donde San Valentín sobrevuela con su poder de fuego. Porque lo que antes parecía ser la fórmula de seducción infalible en una primera cita, hoy puede resultar la peor de las opciones. Y entonces las preguntas surgen entre quienes buscan el amor, ya sea por una noche o para siempre. ¿Mejor el mensaje que la llamada? ¿Sexting en la primera cita? ¿Likear antes que piropear? A la hora de pagar la cuenta, ¿hay que dividirla o dejar que uno cargue con todo el gasto? ¿Y sirve "espiar" al otro en redes sociales para evitar llevarse un chasco?

A pesar de la aparente complejidad de las relaciones, hay miradas optimistas. "La buena noticia es que, a diferencia de hace 15 años, ya no necesitás salir para conocer a alguien. No te exponés y el miedo al rechazo desaparece. La desventaja es la competencia: si en un boliche hay cientos de competidores, en las redes tenés cientos de miles", dice Martín Rieznik, director de la escuela de seducción LevantArt, donde enseñan a hombres pautas para sociabilizar con mujeres, en el mundo virtual y en el real. "Si sos malo seduciendo, sos malo en Tinder, Happn o en un bar. Lo que hay que saber es cómo manejarse en cada situación", dice el coach. A continuación, una guía posible de los códigos del romance moderno.

Llamar o no, esa es la cuestión

Un audio en el teléfono

"Llamar es de los 90", afirma sin concesiones Martín Reiznik, director de LevantArt escuela de seducción. Si el primer contacto fue a través de Tinder o cualquiera de las otras apps, el objetivo, dice el coach, es saltar a WhatsApp. Una vez ahí, las opciones se bifurcan: mensaje de texto, mensaje de voz y llamada. "Un llamado no es lo más recomendable y depende mucho de la edad. Para los de menos de 30 puede sonar invasivo. Lo ideal después de un primer abordaje por mensaje de texto son los audios de voz porque el tono es fundamental y si tenés una linda voz, suma. Ya no se usa llamar".

"Los dispositivos generan sentido en un contexto. Cada nuevo dispositivo resignifica los anteriores -sostiene Matías Moscardi-. Llamar hoy significa algo diferente a lo que era antes, implica un nivel de profundidad superior. Hasta un mensaje de audio es un grado más de confianza que el mensaje de texto aunque sigue siendo menos íntimo que la llamada porque en el audio no hay contacto, las voces no se entrelazan. La conversación, sin dudas, es un grado de intimidad mucho mayor", sostiene el profesor universitario.

Halagos en baja

El piropo, un mal comienzo

Una reciente encuesta entre mujeres y hombres realizada por la Universidad Abierta Interamericana (UAI) demostró que a un 72,4% por ciento de las mujeres consultadas les habían silbado, gritado o deslizado palabras vulgares y el 59,2 por ciento de ellas dijeron sentirse intimidadas y hasta violentadas. "Además de que puede ser interpretado como acoso, el piropo tiene 0% de efectividad", asegura Rieznik. Según el director de Levantart, está demostrado que la mejor frase para empezar una conversación es la indirecta, es decir, una pregunta situacional. "Un piropo directo no es efectivo y da el indicio de que esa persona no sabe seducir. Halagar está bien, pero hay que intentar que ese halago no esté relacionado con el físico". Por su parte, Fabio Zuluaga, coach de la escuela de seducción, amplía. "Piropear o halagar a una mujer de inmediato para tratar de seducirla es una mala idea que nos han impuesto el condicionamiento social y las películas de Hollywood -sostiene-. No digo que halagar sea del todo malo, pero no es atractivo un hombre que le gusta piropear a toda mujer que se le cruza".

Me gusta mucho, poquito, nada...

El confuso arte de likear

Para algunos, es la versión digital del clásico juego de deshojar la margarita. Likear, darle un "me gusta" a alguna foto, debería ser algo tan concreto como inequívoco. Pero no; la ambigüedad del sentido también se instala en el simple gesto de hacer clic en ese botón: "En las redes el like es una potencialidad, no una certeza -dice Moscardi-. Es muy sencillo ponerlo y esto habilita a que puede ser significativo o no, por eso se vacía de significado. El «me gusta» debería ser muy concreto pero no lo es. Pero está bien que sea ambiguo porque parte de la esencia de seducir es mantener el misterio".

Para Reiznik likear no es una gran estrategia de seducción: "Están los likeadores seriales, que le dan like a todo y eso no es atractivo. Hay que ser selectivo. Además, la incertidumbre aumenta la atracción. Esto aplica a las redes y a la vida en general. Darle like a la foto en la que todos le pusieron un like no es lo más recomendable -asegura el coach-. En todo caso, si se quiere mostrar interés por esa persona se puede likear una foto en la que no todos hayan clavado el like. Eso habla de que sos distinto y te diferenciás de los demás".

Intercambio hot

Sexo antes del sexting

Aunque el envío y recepción de fotos y videos hot puede sonar atractivo, no está aconsejado para quienes apenas se conocen. "Yo diría que es algo que conviene dejar para después del primer encuentro sexual", recomienda Rieznik. Pero, ¿quién da el primer paso? "Es como el beso, el que lo da es el hombre pero la que decide es la mujer".

"Como juego es muy motivador; lo ideal es tomarlo como una herramienta para preservar el deseo y fomentarlo hasta verse en vivo -dice la sex coach Mariela Tesler-. Pero existen casos de personas que inician un chat hot con la idea de encontrarse después y a veces ese contacto real desvanece toda la ilusión. Cuerpos sin química, gestos que molestan... En algunos casos, la cama los encuentra igualmente encendidos y lo que fue un juego se transforma en una relación. Para los que buscan salirse de la rutina, es un muy buen recurso. Eso sí: hay que asegurarse de saber quién está del otro lado", advierte la especialista.

Y Fabio Zuluaga concluye: "Lo más importante es que ambos estén a favor, cómodos, y les guste estar en la vida virtual para luego verse en vivo y en directo".

Googlear tiene sus Beneficios

Primera cita sin sorpresas

De la magia de un encuentro azaroso al poder de un algoritmo que matchea según intereses y gustos. Los sitios de citas y las apps han hecho de las compatibilidades un seguro contra el desencanto. Y Google lo potencia con la información de la persona en cuestión. "Hoy no es posible llevarte un chasco, hay un montón de instancias anteriores a ese primer encuentro que hacen que puedas saber con quién te estás encontrando", dice Valeria Schapira, experta en vínculos de Match.com para Latinoamérica. Mirar sus redes sociales, sus comentarios, posteos y pensamientos hablan mucho de él o ella. Lo ideal es que la persona se tome un tiempo para armar su perfil en las redes y portales de citas porque es la vidriera, la carta de presentación. Y cuanto más específico, el algoritmo hace mejor su trabajo. Puede sonar frío, pero no lo es. Las compatibilidades están dadas de antemano y después esta la química, que es fundamental", sostiene Schapira. Y Rieznik agrega: "Las parejas que se conocen por redes duran más y esto tiene que ver con que hay una preselección y con la posibilidad de investigar. Al momento de la cita hay menos sorpresas".

¿Vamos a medias?

El que invita, paga

En tiempos de igualdad de género pagar la cuenta se transformó en otro posible foco de conflicto. Pero acá los códigos no han cambiado tanto: el que invita, paga. Y casi siempre esa primera cita es por iniciativa masculina. "Ponerse a dividir, es lo más antirromántico. Un buen recurso es pagar cuando se levante para ir al baño. Así ya ni siquiera es un tema a debatir", sugiere el director de LevantArt, Martín Rieznik.

Pero, ¿qué sucede cuando el otro insiste en pagar a medias? "Ahora es muy posible que sea la mujer la que ofrezca pagar la mitad, en ese caso lo mejor es aceptar el ofrecimiento ya que para una chica es muy importante sentir que también está invirtiendo en la cita o en la relación y es una excelente señal para el hombre", sostiene Zuluaga.

Otro consejo es salir a un lugar en el cual quien invitó pueda pagar. "Hay que simplificar esa primera salida, proponerse tomar un café y ver si funciona- dice Valeria Schapira-. No hay que empezar por una cena de tres mil pasos y ver qué onda. Eso ya no va", asegura la experta en vínculos de Match.com.

Producción de Lila Bendersky

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas