Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La base de Bauza, acorralada por el banco y las rotaciones en sus clubes

Confinado entre los suplentes Romero, más postergado Zabaleta, Mascherano preso de las variantes y Agüero con menos minutos que en las temporadas anteriores, un escenario que inquieta; Di María invirtió su tobogán negativo

Miércoles 15 de febrero de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Bauza y el banco, una alegoría del momento que vive la selección nacional
Bauza y el banco, una alegoría del momento que vive la selección nacional. Foto: EFE

Edgardo Bauza está convencido de que la Argentina ganará el Mundial de Rusia. Al menos, lo repite una y otra vez. Pero con las buenas intenciones no alcanza, y el entrenador ya aceptó que todavía no consiguió lo más importante: persuadir de la epopeya a sus jugadores. Necesita de ellos, depende de ellos, más allá de que insista con los discursos motivacionales. De los 36 futbolistas que lleva convocados, apenas menos de la mitad son indiscutidos en sus clubes. En el equipo titular hay mayoría de suplentes o fichas de recambio. Si la jerarquía individual es el atajo más corto hacia la victoria cuando la plataforma de lanzamiento es inestable, la actualidad de sus dirigidos no le ofrece garantías a Bauza.

Julio Grondona tenía la costumbre de apelar al reto público. Omnipotente, no cuidaba las formas. Un día de 2011, con el experimental Sergio Batista como técnico de la selección y después de una derrota contra Nigeria en un amistoso, lanzó el regaño: "Los jugadores que no juegan como titulares en sus equipos no deberían ser probados. No se puede rifar el prestigio de la selección". Frente a la decisiva reanudación de las eliminatorias, ¿qué le aconsejaría hoy a Bauza con tantas piezas rodeadas de cuestionamientos? Vale hacer una radiografía.

La situación de Sergio Romero es la más extrema. Apenas seis partidos encadena en la temporada, con intervenciones fugaces en la Copa de la Liga, la FA Cup y algún paso por la Europa League. Bauza, algo desconcertante en sus declaraciones, primero lo emplazó ("Si no ataja en su equipo, se le va a complicar mantener el arco de la selección argentina") y días después le aseguró la titularidad. El que no cambiará de opinión es José Mourinho, que tiene a David de Gea como indiscutido N°1 de Manchester United. Es más, en el último encuentro de Romero, el 29 de enero paso, por la cuarta rueda de la FA Cup, en la goleada de los Diablos Rojos ante Wigan. Mou reemplazó a 'Chiquito' en el minuto 80 para acelerar el debut del portugués Joel Castro Pereira, de 20 años. Hace unos días de visita en Manchester, Bauza dialogó con Mourinho y admitió que, desde luego, no se atrevió a pedirle nada ni a ponerle condiciones.

El semáforo de Pablo Zabaleta ha pasado de amarillo a rojo en los últimos días. Desde el 21 enero (2-2 vs. Tottenham) que no es titular en Manchester City. Estuvo entre los relevos con Crystal Palace y West Ham, ingreso 13 minutos ante Swansea y el lunes pasado ni integró el banco contra Bournemouth. Su paso en falso cuando Pep Guardiola lo ubicó como volante central (derrota 4-0 ante Everton, el mes pasado) y un contrato que vencerá en junio son síntomas preocupantes. En los últimos días, West Ham, tentado por su salida a costo cero, se interesó en proponerle una mudanza a Londres.

Ángel Di María, hasta la temporada pasada vital en París Saint-Germain, no termina de encajar en el proyecto de Unai Emery y se transformó en una pieza de lujoso recambio. ¿Hasta ayer? Diferencias con el entrenador lo fueron relegando al banco. Los parisinos contrataron al volante alemán Julian Draxler en el último mercado de pases y eso provocó una reacción en Fideo, que levantó su nivel en las últimas semanas. En la temporada acumula 30 partidos -10 goles, sólo dos en Le Championnat-, y en 16 de ellos fue sustituido. Di María ya sabe que no tiene margen: o rinde o va al banco. Ayer, en la goleada en el Parque de los Príncipes -con Bauza en la platea- recuperó mucho crédito al responderle a Emery. Además, en el mercado de invierno también PSG le pagó 30 millones de euros a Benfica por el portugués Gonçalo Guedes. un joven extremo zurdo, rápido y técnico. Competencia directa para el delantero rosarino.

El panorama de Sergio Agüero -19 goles en 27 partidos, buenos números- también se oscurecía, al punto que la llegada del prometedor Gabriel Jesús había relegado al banco al Kun. Pero anteayer ante Bournemouth, una lesión del brasileño que lo mantendrá un par de meses alejado de las canchas, le abrió una hendija a Agüero, que por momentos parece recorrer sus últimos meses en Manchester aunque tenga contrato por otros tres años. "¿Se rompió algo entre el Kun y Guardiola", se preguntan en Europa. El DT reconoció que no puede garantizarle los suficientes partidos como para convencerlo de que se quede en el club. "Mi idea es dar lo mejor en los meses que quedan de la temporada y después el club verá si tengo lugar o no", avisó Kun. Internazionale ya sueña con juntarlo con Icardi.

A los 32 años, Javier Mascherano se debate entre su ascendencia como líder de la selección y las rotaciones en Barcelona. Lejos del rendimiento de otras temporadas, el entrenador Luis Enrique confió en Samuel Umtiti para formar la zaga central junto a Piqué y relegó varias veces al banco al Jefe, que ahora se recupera del desgarro que sufrió ante Atlético de Madrid, por la Copa del Rey. cuando ingresó desde el banco. Con 15 partidos por la Liga -26 por todas las competencias-, comparando cada temporada a la misma altura, la actual es la de menos participación de Mascherano desde que llegó a Barcelona en 2011.

La otra señal de alerta pertenece a Marcos Rojo. Comenzó retrasado en la consideración de Mourinho -recién debutó en la Premier en la 9na fecha-, pero luego su figura tomó autoridad, tanto que se volvió habitual en la racha de 16 partidos invictos que lucieron los Diablos Rojos. Mientras actualmente se recupera de algunas molestias, para Mourinho se volvió una pieza polifuncional porque le cubre la banda izquierda y la zaga. Por cierto, especialmente lo utiliza como central. un puesto en el que Bauza no lo considerará ni ante la suspensión de Ramiro Funes Mori, que no podrá jugar con Chile en la reanudación de las eliminatorias.

El semáforo verde alcanza a cinco futbolistas. Ídolos, símbolos o sencillamente indiscutibles en sus clubes. De Lionel Messi no es necesario decir nada. O sí, que por novena temporada consecutiva superó la barrera de los 30 goles. Gonzalo Higuaín, en su primera estación en Juventus, atraviesa el momento más fértil desde su llegada a Turín, con 18 conquistas para estar arriba entre los capocannoniere -junto con Edin Dzeko, de Roma- del calcio. Lucas Biglia es el patrón de Lazio, capitán, referencia y encargado de los penales y las pelotas detenidas en el conjunto que desde afuera conduce Simone Inzaghi. Y la zaga central de Bauza: Nicolás Otamendi (28 partidos), pieza inamovible de Guardiola en el City, y Ramiro Funes Mori (22 encuentros), que progresivamente en Everton se ganó la confianza de su DT, un especialista del puesto: Ronald Koeman.

Dybala es más que una opción

¿La segunda línea de Bauza ofrece más garantías? ¿Qué sucede con los suplentes? Augusto Fernández está inactivo desde septiembre por la rotura de ligamentos; Erik Lamela, con un problema en la cadera, no juega desde el 25 de octubre; Musacchio se fracturó la mano a principios de enero, cuando sonaba su transferencia a Milán; Lavezzi no suma minutos oficiales desde junio del año pasado; Banega no completa 90 minutos desde noviembre, y Matías Kranevitter ni convenció a Simeone ni se afirma con Sampaoli en Sevilla. Pero sí hay un caso tan confiable que probablemente invite a Bauza a revisar sus prioridades: Paulo Dybala, actor protagónico de la arrolladora Juventus. Como media punta, detrás de su socio Higuaín, hoy, está por encima de Agüero. Esa posición, la de falso 9, estará en discusión ante Chile.

Por otro lado, Gabriel Mercado claro que puede quitarle la titularidad a Zabaleta. Por presente y por el recuerdo de la Copa América del Centenario. En Sevilla juega habitualmente, aunque Sampaoli tiende a utilizarlo más como zaguero. Emanuel Mas -el lateral izquierdo de la selección en los tres últimos juegos de las eliminatorias- se fue a Turquía, un mercado que no le agrada a Bauza. Pero, al menos, sostiene la continuidad que tenía en San Lorenzo: desde su debut, el 13 de enero, jugó los 90 minutos en los seis partidos que disputó en Trabzonspor por la Liga y la Copa turca.

Lucas Pratto, que acaba de ser presentado en San Pablo, no disputa un partido oficial desde el 7 de diciembre, cuando todavía era el ídolo de la torcida de Mineiro. Su poco rodaje durante varias semanas podría sumarle algunos puntos a la creciente consideración que Bauza tiene por Icardi, capitán y goleador de Inter, ahora suspendido y todavía con una fecha pendiente por reaccionar contra el árbitro en el derbi con Juventus. Bauza necesita respuestas y pocos jugadores ofrecen soluciones.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas