Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno insistirá en la BUE, pero para aplicarla recién en 2019

Peña admitió que "no dan" los tiempos para utilizar la boleta electrónica este año

Miércoles 15 de febrero de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno insistirá, con el retorno de las sesiones ordinarias en el Congreso, el mes próximo, en su proyecto de reforma política, que incluye la boleta única electrónica. Lo hará, confirmó ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña , con la convicción de que es "una vergüenza" seguir utilizando la boleta de papel durante el acto eleccionario y, a la vez, resignado a que las elecciones de este año se hagan con el viejo sistema, incluidos distritos que ya probaron la BUE, como la ciudad de Buenos Aires, bastión original de Pro.

"Los tiempos no dan para esta elección, pero es importante debatir un mecanismo que salga de este sistema poco transparente", afirmó Peña ante la consulta de LA NACION, en la conferencia de prensa en Olivos. En el Gobierno se resignan a votar en agosto y octubre con boleta de papel, incluso en territorio porteño, donde Horacio Rodríguez Larreta unificó los comicios locales con los nacionales.

Marcos Peña
Marcos Peña. Foto: Archivo

"La expectativa es que el nuevo sistema se apruebe este año, pero tenemos plazo hasta abril para usarlo este año. Volver a la boleta de papel en la Capital es claramente una opción para no duplicar esfuerzos ni confundir a la gente", confió una autoridad de Pro.

El proyecto de reforma política, una de las promesas electorales de Mauricio Macri, se estancó en el Senado luego de ser aprobado en Diputados en octubre pasado. El proyecto ya llegó a la Cámara alta desgajado (se optó por excluir la creación de un órgano electoral independiente para fiscalizar los comicios y la unificación de las fechas electorales de todo el país, que formaban parte del proyecto original), pero ni aun así los senadores peronistas y kirchneristas de distintas provincias (sobre todo las del Norte) le dieron aval parlamentario a través de sus senadores, al indicar que era un sistema "hackeable".

Ayer, Peña comparó el sistema argentino con el brasileño, "que en dos horas permite conocer los resultados", e insistió en que "la gran mayoría de los diputados estaban de acuerdo, la sociedad civil y también la mayoría de los senadores" apoyaban los cambios, que finalmente no se concretaron. "Es una vergüenza nacional que se vote con el sistema [de boletas de papel]", sostuvo.

Cuando en diciembre quedó claro que los senadores no darían apoyo a la iniciativa, en un sector del Gobierno surgió la idea de votar en algunos distritos el mismo día con dos sistemas diferentes. Pero la idea fue perdiendo fuerza, dado que "habría que generar dos urnas diferentes, dos cuartos oscuros y fiscales para atender las dos votaciones", según comentaron fuentes partidarias.

Algunos aliados de la Casa Rosada ya dieron por perdida la discusión para 2017, como el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, que impulsó en la Legislatura provincial la boleta electrónica para 2019. El Gobierno seguirá por el mismo camino.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas