Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El delantero argentino de la MLS y su mensaje 'a lo Trump': "El que va a Estados Unidos a buscar problemas, tendrá problemas"

Mauro Rosales, ex jugador de River, apoya al presidente; Javier Morales se opone; problemas en la liga y el seleccionado de Estados Unidos

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 16 de febrero de 2017
Mauro Rosales y Javier Morales, jugadores Dallas FC, de paso por la Argentina
Mauro Rosales y Javier Morales, jugadores Dallas FC, de paso por la Argentina. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
0

"Entre los dos sumamos más de 70 años en esta foto". Javier Morales bromea ante la cámara de La Nacion pero tiene razón: el volante y su amigo Mauro Rosales tienen 37 y 35 años, respectivamente. Entre ambos, también, acumulan ya 17 de recorrido en la Major League Soccer (MLS), la liga estadounidense de fútbol. Morales es un prócer de la MLS y tiene más de diez temporadas en ella, lo que lo convierte en el argentino que más tiempo jugó al fútbol profesional en esas tierras.

La actualidad deportiva de la MLS no escapa del contexto que viven la NBA y la Major League Baseball (MLB), por caso: preocupa la política migratoria de Donald Trump. "En mi entorno nadie imaginaba que ganaría la elección. Conversé con mucha gente, y todos creían que el presidente iba a ser Hillary Clinton", dice Morales, que, surgido de Lanús, tuvo pasos por Arsenal; Newell's; Instituto, de Córdoba, y Vecindario, de España.

Si bien la Corte de Apelaciones de San Francisco rechazó su decreto migratorio, Trump considera emitir otro para prohibir el ingreso de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. "Por suerte muchos jueces están en contra de esa ley. No van a dejarlo hacer todo lo que quiera", se esperanza Morales.

Desde hace medio siglo, Utah vota mayoritariamente a los republicanos. Allí vivió casi diez años el mediocampista, antes de mudarse a Dallas. Pero lo que pudo ser una victoria sencilla de Trump en un estado claramente rojo no lo fue -no alcanzó el 50%- , dado que los mormones, muy conservadores en lo social, se habían resistido a respaldar en las encuestas al magnate. "En Utah hay muchos latinos y Trump para los latinos no es amigable. Es muy mediático, nunca se sabe si lo que dice es verdad", indica Morales. "Claramente, no era ni es de mi agrado", agrega quien brilló en Real Salt Lake y ganó la MLS en 2009. Registró 49 goles y 81 asistencias en 240 partidos desde su llegada, ocurrida en 2007. Durante su estadía en Estados Unidos, "JaviMo" fue citado tres veces para el Partido de las Estrellas de la MLS (como el de la NBA). El argentino, por cierto, nunca vivió una situación incómoda como extranjero. "Desde que llegué me han tratado muy bien, Estados Unidos es un país muy agradable. De hecho, uno de mis hijos nació en Utah, y jamás tuve ningún problema", explica.

Rosales, en tanto, arribó a Estados Unidos en 2011 y firmó con Seattle. Su extensa trayectoria se inició en Newell's y siguió por Ajax y River. En medio, fue campeón mundial Sub 20 en 2001 y olímpico en Atenas 2004. Hoy forma parte de Dallas FC. Su mirada trasciende el fútbol. "Trump es un hombre de negocios, va a querer que su país crezca. Y lo que hace crecer a una nación es sus propios habitantes y las personas que consumen el producto estadounidense. Necesita de todos los extranjeros. No creo que quiera echar a todos. Me gustaría que brindara oportunidades", destaca.

El cordobés, que suma 165 partidos y 15 tantos en la liga, fue contundente al opinar. "El que va a Estados Unidos a buscar problemas tendrá problemas. El que va a trabajar, a dar lo mejor de sí o a ayudar a que el país crezca, no va a tener inconvenientes. Creo que los problemas aparecen en las personas que sólo buscan hacer un mal", sentenció. De todas maneras, la política migratoria del presidente fue objeto de crítica del delantero: "Entiendo que es un presidente que quiere limpiar de su país al extranjero que tiene maldad. Ahora bien: cuando habla, suele generalizar, meter a todos en la misma bolsa, y no es así".

Incertidumbre en la MLS

La preocupación en el fútbol estadounidense está latente. La MLS tiene deportistas de países que integran la lista negra de Trump: Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen. Uno de ellos es el iraquí Justin Meram, atacante de Columbus Crew. Nacido en Estados Unidos y poseedor de ambas nacionalidades, es un habitué en el seleccionado iraquí, con 22 presencias. En 2011, el jugador de 28 años debutó en la MLS, y recientemente jugó la eliminatoria asiática para Rusia 2018.

Otro futbolista que podría ser afectado es el iraní-estadounidense Steven Mehrdad Beitashour, que milita en Toronto FC y fue considerado por el seleccionado de Irán para encuentros oficiales. Si la norma de Trump cobrare vigencia, ¿el lateral derecho podría actuar sólo como local, en Canadá?

El nuevo equipo de la MLS, Atlanta United FC, conducido por Gerardo Martino, pudo en diciembre incorporar un futbolista procedente de la Bundesliga: Marcel Schäfer, un histórico de Wolfsburgo. Sin embargo, el defensor de 32 años -con un puñado de participaciones en el seleccionado alemán- descartaría el pase, tras la elección de Trump. "En la campaña electoral pasaron muchas cosas que no van de la mano con mis valores, sobre todo porque soy atleta", indicó Schäfer, cuyo contrato en Alemania expirará a mediados de año. El lateral considera a la MLS para estar más cerca de su madre, que reside en Atlanta.

El Sindicato de Jugadores de Fútbol de la MLS emitió una declaración sobre su preocupación. "Estamos extremadamente decepcionados y sentimos fuertemente que va en contra de los valores de inclusión que nos definen como nación", aseguró Bob Foose, su jefe.

Hace unos días, Michael Bradley, capitán de Estados Unidos, expresó en las redes sociales su disconformidad con la nueva política migratoria, "xenófoba, misógina y narcisista". Javier Morales, en tanto, subraya: "No me entra en la cabeza y no veo viable que pueda pasar todo lo prometido por Trump".

Alejandro Bedoya, volante del seleccionado estadounidense, fue tajante: "El presidente no nombra ningún país de los que tuvieron que ver con el 11-S. ¿Por negocios? Lo que sea. Estados Unidos está dividiéndose y él es una persona peligrosa", enfatizó. Según Bedoya -de padres colombianos-, muchos compañeros en el equipo que dirige Bruce Arena se sienten como él. Esa división, no obstante, se acentúa en el propio seleccionado. A fines de enero, el arquero Tim Howard aseguró que los futbolistas que poseen dos ciudadanías "no tienen pasión". La respuesta llegó inmediata de parte de su compañero Jermaine Jones, de raíces alemanas: "Es peligroso lo que dijo y uno tiene que tener cuidadoso con lo que afirma".

Con menos de un mes en el cargo y protestas por todo el país, Trump comienza su relación con la MLS y el fútbol de Estados Unidos en medio de un ambiente tenso. Cómo seguirá la historia es incierto.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas