Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los actores de un juego de espías

Jueves 16 de febrero de 2017
0

Demócratas

En junio pasado, los responsables de la campaña de Hillary Clinton confirmaron que su sistema informático había sido hackeado y apuntaron como sospechosos a los sistemas de inteligencia rusos. En la Casa Blanca corría la teoría de que el Kremlin buscaba intervenir en las elecciones presidenciales para favorecer la candidatura de Donald Trump . El gobierno ruso negó en varias ocasiones haber hackeado los mails de la Comisión Nacional Demócrata y Trump por su parte declaró que nunca supo sobre los intentos de hackeo ruso

WikiLeaks

En julio, WikiLeaks filtró 20.000 correos electrónicos del Partido Demócrata que pusieron en evidencia la preferencia de los demócratas por Clinton frente al senador Bernie Sanders durante las primarias. El escándalo le costó el puesto a la presidenta del Comité Nacional Demócrata Debbie Wasserman Schultz. Un mes antes de las elecciones, el sitio publicó miles de mails privados escritos por el jefe de campaña de Hillary, John Podesta. Los mails de Podesta revelaban los contenidos de discursos de Hillary a grandes bancos, que ella se había negado a publicar

La Casa Blanca de Obama

El caso del espionaje durante las elecciones dio lugar a sanciones contra Rusia por parte de Obama a fines de diciembre. En esos días, el ex asesor de seguridad Michael Flynn discute sobre las sanciones en una conversación telefónica con el embajador ruso, Sergey I. Kislyak. Flynn luego le negó al vicepresidente, Mike Pence, haber abordado las sanciones con Kislyak, afirmación que también volvió a difundir ante los medios. Sin embargo, la semana pasada los diarios The New York Times y The Washington Post reportaron lo contrario. Anteayer, Flynn fue removido de su cargo por su actitud desleal hacia Pence y haber quebrado la confianza de sus colegas republicanos

Donald Trump

Los choques entre los servicios de inteligencia y el presidente comenzaron cuando el magnate comenzó a poner en duda los informes que señalaban a Rusia como la responsable de haber hackeado al Partido Demócrata. A principios de enero, la prensa informó sobre la existencia de un reporte no corroborado que señalaba que el gobierno ruso poseía información comprometedora sobre Trump, como videos sexuales de él con prostitutas en un hotel de Moscú durante su viaje a la capital rusa en 2013. El entonces presidente electo insinuó que las agencias de inteligencia estadounidenses eran las responsables del informe. Indignado, Trump tuiteó: "Las agencias de inteligencia nunca debieron haber permitido que esta noticia falsa se filtrara. Un último disparo en mi contra. ¿Estamos viviendo en la Alemania nazi?". La CIA negó que la comunidad de inteligencia tuviera alguna relación con el informe cuya autoría luego fue atribuida a un ex espía británico

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas