Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En un mes y medio fueron secuestradas 32 toneladas de marihuana en el país

Tras un tiroteo, la Policía Federal incautó ayer en Misiones 7000 kg de cannabis ocultos en un cargamento de sandías; la proyección de las cifras de este año llevarían a un nuevo récord anual de capturas

SEGUIR
LA NACION
Jueves 16 de febrero de 2017
Los detectives federales, ayer, en plena revisión de la carga de drogas
Los detectives federales, ayer, en plena revisión de la carga de drogas. Foto: Ministerio de Seguridad
0

Hace seis meses, en un operativo bautizado Bosque Encantado, en Misiones, detectives de la Policía Federal Argentina incautaron 1003 kilos de marihuana. En ese procedimiento detuvieron a seis sospechosos. La investigación continuó tras los pasos de los prófugos de aquella redada y de otros presuntos integrantes de la organización narco. La pesquisa dio resultados en las últimas horas con el secuestro, cerca de la ciudad misionera de Oberá, de siete toneladas de cannabis ocultas en un camión que transportaba sandías hacia el conurbano.

Con el secuestro de esos 7000 kilos de marihuana en Misiones, carga que anoche no había sido terminada de pesar, en lo que va del año las fuerzas federales de seguridad ya decomisaron 32 toneladas de esa droga. En la proyección, a este ritmo, este año se batiría el récord de incautaciones de cannabis de 2015, cuando se llegó a 197.885 kilos, contando los decomisos hechos tanto por las fuerzas de seguridad federales como las de cada provincia.

El mayor cargamento secuestrado en el último mes y medio ocurrió en las primeras horas del año: la Prefectura decomisó 10 toneladas de marihuana en un buque de bandera paraguaya que tenía como destino final el puerto de Montevideo. Por este caso, el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, procesó a 13 sospechosos.

"Nuestro objetivo, más allá del secuestro de la droga, es romper las estructuras de las organizaciones narcocriminales. A los líderes de las bandas les duele más que se destruyan sus piezas claves que el decomiso de un cargamento", explicó a LA NACION una calificada fuente de la Policía Federal tras el operativo de ayer. La causa por el secuestro de las siete toneladas de marihuana en Oberá está a cargo del juez federal de San Martín Emiliano Canicoba y el fiscal federal Jorge Sica.

"Este gran logro fue fruto de la persistencia y del profesionalismo de un equipo que nos permitió dar con estos 7000 kilos de marihuana y cortar con un círculo delictivo en una de las zonas más sensibles al narcotráfico en nuestro país", sostuvo en un comunicado la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Las tareas de campo y la investigación fueron realizadas por la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Federal, conducida por el comisario general José Valdivia, y la Dirección General Antidrogas Interior de la fuerza, a cargo del comisario inspector Luis Gigena. Colaboraron en la pesquisa detectives del Departamento Interpol y personal de la Policía de Misiones.

Hacia San Martín

La droga incautada en Oberá, sobre la ruta nacional 14, tenía como destino el partido bonaerense de San Martín. "Por la cantidad de droga secuestrada suponemos que iba a ser vendida en otras zonas del Gran Buenos Aires", dijo una de las fuentes consultadas por LA NACION.

Los 7000 kilos de marihuana secuestrados en el operativo denominado Selva Encantada estaban ocultos en un doble fondo del camión, debajo de las sandías. La policía detuvo a siete sospechosos, todos ciudadanos argentinos. Un octavo delincuente logró escaparse por el monte misionero.

Los detenidos serán trasladados en las próximas horas a Buenos Aires para ser indagados por el juez Canicoba y el fiscal Sica.

El camión con semirremolque era escoltado y custodiado por hombres armados que circulaban en un Crevrolet Aveo y que atacaron a balazos a los policías que se les cruzaron en el camino. Se secuestró un arma calibre .22 que habría sido utilizada por los sospechosos.

"Los disparos fueron hechos para intentar cubrir la huida. En principio se secuestró una sola arma, pero no descartamos que los delincuentes se hayan descartado de otras en el monte, en su intento por escapar", afirmó una calificada fuente de la investigación.

Cuarenta y ocho horas antes, en un operativo conjunto entre las cuatro fuerzas federales de seguridad y la Policía de Misiones, habían sido decomisados 4000 kilos de marihuana en cercanías de la ciudad de Posadas. La droga estaba en un camión, acondicionadas debajo de llantas y ramas de pino. No había nadie en el vehículo.

"Los narcos que operan en la región nordeste están enfrentados entre sí, seguramente por el reparto de dinero que manejan en el contrabando de drogas ilegales", afirmó el ministro de Gobierno de Misiones, Marcelo Pérez, tras el operativo. Fuentes del gobierno misionero tradujeron a Pérez: creen que las bandas se "mejicanean" o "entregan" a las fuerzas de seguridad los cargamentos de droga de sus rivales.

Una calificada fuente policial no descartó la hipótesis de Pérez, pero afirmó que esa presunta disputa entre narcos no tuvo incidencia en el operativo Selva Encantada. "El procedimiento fue resultado del trabajo de inteligencia criminal y del compromiso de alcanzar una Argentina sin narcotráfico", agregó la ministra Bullrich.

Según pudo saber LA NACION de fuentes con acceso al expediente, hace 15 días que los detectives de la Policía Federal estaban al tanto de que la organización bajo sospecha preparaba la logística para transportar un importante cargamento de marihuana hacia el sur.

"Está claro que desde hace algún tiempo la banda narcocriminal se dedicaba a acopiar la droga para luego intentar enviarla al conurbano", explicaron a este diario los voceros consultados.

Los investigadores suponen que el estupefaciente fue introducido en tandas en el territorio argentino. "Los «paseros» ingresan entre 500 y 800 kilos por vez", explicaron los voceros consultados.

El kilo de marihuana en Paraguay cuesta 40 dólares; el precio sube a valores entre 2800 y 3000 pesos en Buenos Aires, cuando llega en cantidad, y a US$ 1500 en Chile. "Depende de la calidad de la droga y de otros factores. Cuando delincuentes compran de a un kilo o dos para comercializar al menudeo pagan entre 6000 y 7000 pesos los 1000 gramos", explicó una calificada fuente oficial.

Con la colaboración de César Sánchez Bonifato

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas