Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Apuran propuestas para evitar los conflictos de intereses

El oficialismo en la Cámara de Diputados comenzó a analizar reformas legales para impedir que se repitan escándalos como los del Correo

Sábado 18 de febrero de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El malestar que generó en el oficialismo el escándalo por el caso del Correo puede tener una derivación productiva: el interbloque de Cambiemos en la Cámara de Diputados decidió en los últimos días apurar el análisis de propuestas para evitar o gestionar nuevos conflictos de intereses.

La tarea de la bancada que preside Mario Negri se desarrolla en paralelo al trabajo que le encomendó Mauricio Macri a la Oficina Anticorrupción (OA), según anunció el jefe del Estado en la conferencia de prensa que brindó anteayer.

Por cuerda separada, en la Casa Rosada se acaba de conformar un equipo para avanzar en un proyecto del Poder Ejecutivo. La idea, según anticiparon a LA NACION funcionarios cercanos al Presidente, es elaborar una serie de propuestas jurídicas, que, a la vez, tengan en cuenta el impacto político que generan este tipo de casos.

Más allá del contenido técnico de las propuestas y de la utilidad que pueden tener para afrontar los numerosos casos de conflictos de intereses que tiene el Gobierno, el plan del oficialismo parlamentario apunta a encontrar una salida política a la crisis generada por el acuerdo entre el Estado y la empresa Correo Argentino, del Grupo Macri.

El terremoto que provocaron en el oficialismo ese caso y la modificación de la fórmula de movilidad jubilatoria tuvo ayer una nueva réplica. "El cúmulo de errores desgasta y creo que no se puede abusar del uso de la figura de Mauricio Macri, que es la que alinea frente a la confusión", sostuvo Negri, en declaraciones radiales. "Me pareció bien lo que hizo el Presidente ayer. Hay que aceitar los mecanismos y sistemas de alerta entre el Ejecutivo y el Congreso", agregó.

La estrategia para avanzar con una agenda de transparencia se definió en una reunión de la mesa chica del interbloque Cambiemos. Además de Negri, participaron Nicolás Massot, Silvia Lospennato y Fernando Sánchez.

Control autónomo

Los ejes de las propuestas analizadas giran en torno a una reforma de la ley de ética pública, para mejorar la definición de los conflictos de intereses y estipular los procedimientos a seguir. También se estudia una modificación de la Oficina Anticorrupción (OA), a la que se analiza darle mayor autonomía.

"El caso del correo nos sirvió para apurar nuestra agenda de transparencia. La idea es establecer reglas claras y ampliar las instancia de consulta", dijo a LA NACION la diputada radical Karina Banfi. A ella le pidió Negri que se encargara de agilizar el estudio de los proyectos en danza.

"Vamos a tomar como norte las recomendaciones para conflictos de intereses de la OCDE y la Convención Interamericana contra la Corrupción", detalló Banfi.

El oficialismo definió que las propuestas de reforma van a alcanzar a los tres poderes del Estado y no sólo al Ejecutivo; que intentará regularse de mejor manera los conflictos que pueden motivar las relaciones comerciales y familiares de los funcionarios, y que se ampliarán las instancias de consulta previa para decisiones controvertidas.

El punto más delicado de la discusión es cómo actuar frente a los conflictos de intereses que involucran al Presidente, dado que no existen funcionarios del Poder Ejecutivo que no estén bajo la órbita del jefe del Estado.

Atento a esta cuestión, otro grupo de diputados de Cambiemos trabaja en la elaboración de un paquete de iniciativas que había impulsado, durante su gestión como legislador, Manuel Garrido, ex fiscal anticorrupción. "Uno de los puntos principales es transformar la OA en un organismo autónomo", detalló la diputada radical Carla Carrizo, cercana a Martín Lousteau. "No puede depender de quien tiene que controlar", argumentó.

La idea de Carrizo es que la OA tenga autonomía funcional y autarquía financiera, y que sus integrantes sean designados por concurso público, un esquema similar al de la contraloría chilena.

"La OA empezó en el 2000. Hubo un aprendizaje. El desafío de Cambiemos es construir una ética institucional a la altura de la demanda ciudadana", sostuvo.

El propio Garrido coincidió en que la salida para casos como los del correo es construir organismos de control independientes. "Podría armarse la Comisión Nacional de Ética Pública, recuperar la Defensoría del Pueblo de la Nación o darle mayor intervención a la Auditoría General de la Nación (AGN)", dijo Garrido, desde Tegucigalpa, donde ejerce como fiscal de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras.

"El cúmulo de errores desgasta y creo que no se puede abusar del uso de la figura de Mauricio Macri, que es la que alinea frente a la confusión"

"Me pareció bien lo que hizo el Presidente ayer. Hay que aceitar los mecanismos y sistemas de alerta entre el Ejecutivo y el Congreso"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas