Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La otra crisis: las changas que los jugadores hacen para sobrevivir en el ascenso

Los conflictos de la AFA tras el final del Fútbol para Todos, golpean a los planteles de los clubes más débiles

Domingo 19 de febrero de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El sueldo de sus clubes no les alcanza a los jugadores del ascenso
El sueldo de sus clubes no les alcanza a los jugadores del ascenso. Foto: @Monteramaa

Que empieza o no empieza el fútbol. Que los partidos los transmitirá tal o cual empresa, después del final de Fútbol Para Todos . Que los amistosos, giras y preparaciones son mayores a las de una pretemporada normal. Que si tal o cual dirigente es candidato a comandar la AFA . Que si las elecciones son en tal o cual fecha. Que si el Gobierno paga o no la rescisión del contrato. En este contexto de incertidumbre y desorganización, los que más sufren son los de abajo. Aquellos jugadores de las categorías del ascenso que, debido a la crisis económica-institucional, debieron salir a "rebuscárselas" para hacer frente a la falta de pagos. Changas, como se les dice, para subsistir. O potenciar trabajos anteriores, ya que en las divisiones más bajas no es posible vivir con lo que se percibe. LA NACION charló con futbolistas protagonistas de una realidad dura y preocupante.

El muchacho de la foto

Ramiro Montenegro juega en Excursionistas . Convirtió el gol del ascenso el 11 de junio pasado ante Sacachispas para que su equipo ascendiera a la Primera B después de 21 años. Con los problemas económicos traducidos en deudas por meses atrasados que los clubes tienen, principalmente por los desacuerdos entre el Gobierno nacional y la AFA, el defensor tomó la decisión de salir a buscar el pan por otro lado y lo hizo público: "Subí una foto en twitter y se viralizó la frase que puse de que mientras otros se pelean por quién quiere ser presidente de la AFA, yo peleo por buscar la comida de mis hijos". Y ahí se lo ve, subido a una escalera, poniendo estantes o pintando. "Estaba muy enojado por lo que pasa en la AFA y no me estaba alcanzando la plata para poder comer y para el alquiler de mi casa. Del 1 al 10 tengo que pagarlo y lo estoy pateando. Si pago el alquiler no como y si como, me echan de mi casa. Mi señora está desempleada".

-¿Qué hacés en tu trabajo?

-Hago todo lo relacionado con la construcción. Estoy trabajando para una empresa de un amigo. Cuando hay que pintar, se pinta también.

Ramiro habla un poco de la situación en su club: "Hay sueldos bajos, recién ascendimos. También sacan plata de sus bolsillos para darnos. Nos tiran de a poco. Hay otros clubes que les deben cuatro meses y otros compañeros con problemas y familia detrás".

La incertidumbre por el comienzo del campeonato está latente: "La mano está dura. No importa quién ponga la plata. En Agremiados no nos dicen nada, no nos buscaron ninguna solución", agrega Ramiro, de 27 años, que arrancó en Barracas Central en el 2006. Luego jugó en el ascenso de Colombia (Expreso Rojo), volvió para jugar en Defensores Unidos de Zárate, General Rojo de San Nicolás y hoy defiende los colores de Excursionistas. Deja una consigna para el futuro: "Hace falta juntarse entre todos los clubes para hacer fuerza y reclamar más por el ascenso. Nadie dio la cara como la di yo".

A pedido

"La situación es complicada en general. Uno hace algo más para que el día a día no se haga tan difícil. Yo me puse a vender ropa a pedido por intermedio de mi hermano. Es una entrada que ayuda un poco. Es la primera vez que me toca esta situación". El que habla es Marcelo Vega: 30 años y volante derecho de Almirante Brown. Pasó por varios equipos, como Olimpo, Talleres, All Boys y Aldosivi. Cuenta cómo le hacen frente a los problemas económicos: "La parte buena es que hay muchos chicos que viven con sus padres y tienen la oportunidad de que sean bancados un poco. Igualmente siempre hablamos y nos prestamos entre nosotros".

Se refiere también a la charla con Agremiados: "Tuvimos una reunión con el gremio. La idea de ellos es arreglar la situación antes de arrancar el campeonato y estar al día".

-¿Se puede vivir con un sueldo de Primera B Metropolitana?

-Hay diferentes sueldos. Se puede vivir bien si pagaran al día.

El taxi del viejo

Sacachispas es el líder la Primera C y 13 puntos lo separan de Sportivo Barracas. Fernando Lavalle juega de enganche, tiene 25 años y desde el 2012 está en el Lila. "Por el tema de la crisis de la AFA y que no están los cheques, no me quedó otra y hace un mes que arranqué con un taxi. El club no tiene tantos sponsors".

-¿Estás mucho tiempo arriba del taxi?

-Tengo la suerte de que el taxi es de mi viejo y me lo dio a cargo. A la mañana estoy en el club, al mediodía cuido a mi nena porque la madre trabaja también, y arranco tipo seis de la tarde, y ahí hasta hacer una moneda. El taxi tiene sus días, hay a veces que está más flojo.

El problema, dice, es el después: "Lo que más cuesta es el día siguiente porque cansa estar muchas horas arriba del taxi. Esta es la realidad, no queda otra. No es la muerte de nadie trabajar y jugar, pero es duro. Me encantaría vivir solamente del fútbol. Hay compañeros y colegas que pasan por lo mismo. Es difícil agarrar un laburo de un día para el otro cuando te acostumbraste sólo a jugar. La falta de plata es un problema entre el Gobierno y la AFA y hasta que no se solucione vamos a estar en el aire".

Franco Carella es delantero en Excursionistas pero trabaja desde antes del problema actual, como muchos jugadores del ascenso: "Por suerte mi familia tiene una fiambrería y laburo con ellos desde el 2014. Es más llevadero. Mis jefes son mis hermanos. Si tengo que faltar por un partido, falto. En la fiambrería repongo mercadería, corto fiambre, a veces atiendo".

Con 24 años y un pasado en Chacarita , cuenta que será papá y la necesidad de trabajar se mantiene: "Con el ascenso nos mejoraron el sueldo, pero sigo trabajando porque no alcanza. Nos falta cobrar desde parte de diciembre".

-¿Ya te había pasado estar con problemas de cobro?

-Me pasó en Chacarita de estar sin cobrar. Lo que pasa ahora es por el problema en la AFA.

En la Primera D trabajar es prácticamente una necesidad y se convierte en la principal fuente de ingresos para un jugador. Lo dice Nicolás Ay, volante derecho de General Lamadrid: "El 90% de los jugadores del equipo trabaja porque, obviamente, no alcanza con lo que te pagan en la D. Yo trabajo para algunas agencias de viajes, dos que venden viajes de egresados y otra que ofrece paquetes de vacaciones a Brasil. Mis horarios de trabajo son a las salidas de los colegios, tanto al mediodía como a la tarde. Y a la noche se hacen las reuniones de padres, informativas. Me mantengo gracias a este trabajo que es por comisión".

Apenas algunos ejemplos del otro lado de la crisis del fútbol argentino.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas