Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las razones del encuentro de Francisco De Narváez y Mauricio Macri

La reunión acaba de terminar en Olivos; le anunció la llegada del fondo de inversión L Catterton, flamante socio en Rapsodia; llevará su marca de ropa al mundo

SEGUIR
LA NACION
Lunes 20 de febrero de 2017 • 18:58
Macri, y de Narváez, en una reunión en 2009
Macri, y de Narváez, en una reunión en 2009. Foto: Archivo
0

La reunión acaba de terminar en la Quinta de Olivos. El presidente Mauricio Macri recibió a Francisco De Narváez, titular del Grupo de Narváez, con su traje de empresario. El mismo que calza desde que decidió retirarse de la política hace poco más de un año y medio y enfocarse en su grupo con el que fue noticia la semana pasada por la venta del 40% de América TV al empresario de la salud Claudio Belocopitt.

El objetivo del encuentro fue anunciarle que se asocia con el fondo de inversión L Catterton para expandir su empresa Rapsodia a nivel mundial. L Catterton es la mayor empresa global de capital privado dedicado al sector de consumo con más de US$ 14.000 millones invertidos en todo el mundo y realiza inversiones en América latina por montos que van desde US$ 40 millones hasta US$ 75 millones para acelerar el crecimiento de las compañías en las que entra como accionista. Se trata de la cuarta inversión que hace el grupo en América latina adonde ya había apostado por Bodytech, una empresa de salud y fitness; Grupo St. Marche, una de las cadenas minoristas de alimentos de Brasil y Espacolaser, líder brasileño en depilación laser.

El nuevo socio de De Narváez en Rapsodia tiene como principales accionistas a las operaciones de capital privado de LVMH y al Grupo Arnault, quienes suman más de 60 marcas de lujo a nivel internacional. Entre otras inversiones en sus 27 años de existencia apostaron a Pepe Jeans, BA&SH, Hanna Andersson, Sweaty Beatty, por citar algunas.

Rapsodia, en tanto, fue fundada en 1999 por Josefina Helguera, Sol Acuña y Francisco De Narváez quienes continúan siendo los accionistas mayoritarios de la compañía. El objetivo ahora es acelerar su expansión tanto en cantidad de locales como en nuevas líneas de productos. Ya tiene presencia en seis países de América latina (Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay, Colombia y México) a través de 90 puntos de venta, trabajando sobre cuatro líneas de producto: mujer, ropa interior, niñas y casa.

"Es la primera vez que un fondo internacional decide invertir en el sector y es un honor y un gran desafío que hayan invertido con nosotros en Rapsodia. Es una gran muestra de confianza en la Argentina", se entusiasmó De Narváez. "Esto nos permitirá multiplicar las oportunidades de empleo y abrir las puertas a la internacionalización de una marca argentina", describió en el marco del encuentro con el presidente de la nación quien fuera su socio en la fórmula que derrotó a Néstor Kirchner en 2009.

Por su parte, Acuña y Helguera dicen estar muy orgullosas. "Este viaje maravilloso. Empezamos en un local en Cañitas y hoy estamos felices de verla crecer", sostienen.

Dirk Donath, managing partner de L Catterton para América latina, también dio su punto de vista de la operación: "Ahora el desafío no sólo será la región sino el mundo". Donath fue socio del hoy vicejefe de gabinete Mario Quintana en el fondo de inversión Pegasus.

Rapsodia nació en 1999 cuando Josefina Helguera y Sol Acuña empezaron a recibir a las primeras clientes en el fondo de un taller mecánico de Las Cañitas donde montaron un improvisado show room. De entrada, la marca supo imponer un sello personal en su colección, con una impronta oriental muy fuerte y de hecho fue en la India donde las socias fundadoras fueron a buscar sus primeras telas.

A partir del pequeño local en Las Cañitas y del ingreso de Francisco de Narváez como accionista, Rapsodia fue consolidando una red comercial que hoy incluye 90 locales. En el medio, la marca tuvo que vencer varios obstáculos incluyendo una fallida incursión en el mercado brasileño y las trabas para importar que impulsó el anterior gobierno y que obligaron a Rapsodia a avanzar con un proceso de integración vertical. El plan de "nacionalización" incluyó la puesta en marcha de Punto Cruz, una fábrica textil propia que hoy cuenta con 150 empleados, produce 360.000 unidades al año y abastece a siete marcas, además de Rapsodia.

Más allá del ingreso de L Catterton como nuevo socio, la marca hoy tiene un agresivo plan de expansión, con el que buscan duplicar el tamaño de la compañía en un plazo de cinco años, sumando nuevas líneas de negocios, como indumentaria para niños y artículos para el hogar (con la marca Rapsodia Home).

Rapsodia, según sus creadoras

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas