Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hay que motivar a los jóvenes

PARA LA NACION
Miércoles 22 de febrero de 2017
0

Con frecuencia nos alertamos frente a las noticias que dan cuenta del creciente número de "ni-ni" (aquellos jóvenes de entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan y que en nuestro país son más de un millón). Sobre la gravedad del asunto existe consenso en la sociedad. Sin embargo, en lo que respecta a las causas y las formas de resolverlo hay divergencias; las cuales explican el alto grado de desconcierto.

Mientras tanto, como sociedad, transitamos un período de incertidumbre e impotencia; esto nos lleva a abordar la cuestión con recetas obsoletas. Dos ejemplos: confiamos en la importancia de generar mayor oferta de trabajo a través nuevas inversiones; sin embargo, aunque esto ocurra, no tendríamos garantizado el éxito, ya que el 70% de los "ni-ni" ni siquiera intenta insertarse en el mercado laboral; desde el Estado se destinan, como nunca, enormes cantidades de recursos económicos para implementar ingeniosos programas de capacitación y empleo; sin embargo, el problema no sólo persiste, sino que muestra una tendencia creciente que requiere de más y más planes.

El desacople entre problemas y soluciones se explica por nuestra incapacidad para asimilar el vertiginoso cambio de época que estamos viviendo; que involucra cuestiones de índoles tecnológica y cultural. El sociólogo Zygmunt Bauman lo explicó al señalar que nos encontramos en tránsito de una modernidad sólida a una líquida. En la modernidad líquida, donde los jóvenes "ni-ni" crecieron, el carácter del trabajo ha cambiado. En la era del "llame ya", el esfuerzo presente que da sentido al trabajo de cara al futuro pierde sentido para las nuevas generaciones.

Pasamos de una sociedad de ciudadanos productores a una de individuos consumidores; en donde la postergación de la gratificación que invita al esfuerzo ya no es signo de virtud moral, sino generadora de una incertidumbre insoportable que puede llevar a los individuos a la resignación y las peores decisiones.

En septiembre pasado, Damián Oviedo, un joven de 20 años de Llavallol, fue asesinado en un búnker narco. Poco antes, su madre le preguntó a través de las redes sociales acerca de su paradero; la respuesta fue: "Laburando, vendiendo droga para comprarme las zapas". ¿Qué sentido tiene ahorrar si el objeto de mi deseo debe ser satisfecho hoy? ¿Quién puede garantizar que el trabajo de hoy tenga su recompensa mañana? ¿Para qué estudiar si no tengo garantías de conseguir un trabajo estable? Es posible que Damián, al igual que otros jóvenes "ni-ni", se hagan estas y otras preguntas que en la modernidad sólida carecían de sentido. Pero hoy, en un mundo inseguro y cambiante que carece de marcos de referencia estables, dichos interrogantes ocupan un lugar central en la vida de estos jóvenes; que se sienten solitarios y ansiosos.

Sin un mañana previsible y con un sistema de valores que se rige por la satisfacción compulsiva e inmediata de nuestros deseos, el trabajo ya no puede fijar proyectos de vida; ni ser pensado como fundamento ético individual ni colectivo. Reconocer el tránsito de una modernidad sólida a una líquida en el que se enmarca la problemática de los "ni-ni" es un paso necesario para encarar la cuestión en forma acertada. Reconstruir las condiciones éticas, sociales y económicas que motiven a los jóvenes a recuperar la confianza en las bondades del esfuerzo dedicado al estudio y el trabajo, es el desafío que tenemos por delante.

Doctor en Ciencias Políticas e integrante de la cooperativa La Juanita

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas