Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Intiman a la Ciudad a mejorar el estado de un hogar de tránsito para menores

Una inspección del Ministerio Público Tutelar relevó una superpoblación del 50%, fallas de mantenimiento y alimentación riesgosa

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 22 de febrero de 2017
0

Capacidad excedida, colchones en el piso de distintos ambientes, instalaciones eléctricas expuestas, un ventanal de vidrio dañado, viandas en mal estado de conservación y falta de mantenimiento. Éstas son algunas de las deficiencias registradas con 82 fotografías en uno de los hogares de tránsito para menores de la ciudad.

Con el resultado de este relevamiento, el Ministerio Público Tutelar intimó al Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano porteño a "cesar en la omisión" del cumplimiento de las obligaciones jurídicas relacionadas con el hogar Avelino, de Parque Chacabuco.

La capacidad está superada en un 50%: 36 chicos y adolescentes duermen donde caben 24 camas. El resto usa colchones en el piso de las habitaciones o el living comedor que de día se guardan en algún dormitorio o en el quincho del hogar.

En el escrito que el asesor tutelar de cámara Gustavo Moreno le envió el jueves pasado a la ministra del área, Guadalupe Tagliaferri, enumera el resto de las 15 irregularidades detectadas en las condiciones de alojamiento, infraestructura, seguridad y sanitarias durante la inspección que hizo el día anterior. Esos hogares de tránsito, como el Parador Nueva Vida, conocido como Avelino, brindan servicios de alimentación, higiene y recreación.

En una de las habitaciones, la número uno, Moreno comprobó que están alojados varones y mujeres adolescentes sin relación entre sí, además de una beba. Según Moreno, esto vulnera el derecho a la intimidad y la privacidad de los menores. En la habitación número tres, duermen ocho adolescentes en cuatro camas cucheta y la novena lo hace en un colchón en el piso.

"Existen 10 niñas, niños y adolescentes que, según el criterio del equipo técnico, no tendrían que permanecer en el parador, dado que se indicaron su traslado y su reubicación en otro dispositivo adecuado", detalló el asesor.

Desde el ministerio que lidera Guadalupe Tagliaferri, indicaron que el hogar funciona las 24 horas y es un alojamiento inmediato para adolescentes en emergencia social. "Su función es dar respuesta rápida a todos los jóvenes en situación de vulnerabilidad para que vivir en la calle no sea una alternativa posible -explicaron-. Una vez recibidos, interviene un equipo profesional que trabaja con cada chico o chica para evaluar la estrategia de abordaje y acompañamiento. Luego de definir esa estrategia, se hace la derivación pertinente y definitiva a otro hogar de la ciudad."

Sin cocina

En el Avelino no se puede cocinar porque el techo de la cocina está roto y cae agua, de acuerdo con el informe judicial. Entonces, los chicos comen lo que prepara una empresa de catering. "Se entregan viandas de alimentos sobre cuyo estado de conservación se ha dudado (por) problemas gastroenterológicos que tuvieron algunas niñas, niños y adolescentes, así como el personal del parador", señaló Moreno.

A mediados de julio de 2016, un chico de cinco años alojado en el hogar tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital Piñero, donde la fiebre alta le provocó convulsiones. El día anterior había comenzado con vómitos y diarrea. Los análisis de laboratorio confirmaron una intoxicación por la bacteria Shigella flexneri, que se puede adquirir por el contacto con elementos, superficies o alimentos contaminados, cuando se preparan sin las medidas de higiene adecuadas.

La inspección de la cocina y la comida de la empresa Friends Food a los 10 días no halló irregularidades ni contaminación en las dos muestras del menú analizadas y se sugirió colocar azulejos faltantes, protección de las luces y una malla en las aberturas que dan al patio, según consta en el informe de la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria de la Agencia Gubernamental de Control que recibió LA NACION.

Sobre el mantenimiento del edificio, Moreno advirtió que falta calefacción o refrigeración en las habitaciones, aunque "existen aparatos de aire acondicionado nuevos sin funcionar", la pintura del hogar "está corroída" y los baños de la planta baja no funcionan: en uno faltan papel higiénico, toallas y jabón. En las habitaciones, algunas adolescentes contaron que "se bañan con agua fría" desde hace dos semanas.

Y además de los cables de la instalación eléctrica a la vista, "no existe salida de emergencia por el cúmulo de bultos que tapan la salida del garaje". En dos depósitos se acumulan alimentos, elementos didácticos y enseres en desuso.

El funcionario intimó a la ministra a no autorizar más ingresos por sobre la capacidad del lugar, disponer la evaluación interdisciplinaria de cada menor en 48 horas y el traslado a otro centro más adecuado si es necesario, y relevar la infraestructura y las instalaciones eléctrica, de gas, agua y cloacas. Ayer, vencido el plazo, el ministerio aún no había respondido la intimación, por lo que Moreno dio intervención a una asesora tutelar de primera instancia para iniciar acciones judiciales.

Desde el ministerio afirmaron: "Se está trabajando en una mejora integral" de la instalación eléctrica, las barandas de las escaleras, los pasamanos y otros elementos de accesibilidad. "Hace poco se repararon los baños, se colocaron los aires acondicionados y se hicieron las obras de pintura para garantizar su permanente actualización."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas