Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dengue: hay menos casos, pero no cede la amenaza

Confirman ocho infectados hasta ahora

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 22 de febrero de 2017
Los autos abandonados pueden convertirse en criaderos de mosquitos
Los autos abandonados pueden convertirse en criaderos de mosquitos. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi
0

Esta misma semana, pero del verano pasado, había casi 5000 personas con síntomas de dengue en las provincias del norte y el centro del país. La cifra, que crecía a diario, incluía 1658 casos confirmados. Esto es, 207 veces más que en las primeras cinco semanas de este año, en las que se confirmaron ocho casos.

¿Esto quiere decir que pasó el riesgo? No, en absoluto. Y hasta tiene algo de imprevisible: depende de varios factores, como las temperaturas, el crecimiento de la población del mosquito transmisor del virus y el comportamiento de la enfermedad este verano. Su magnitud dependerá de cuándo empiece a crecer el número de casos.

El año pasado, la epidemia -con 41.207 afectados y 11 muertos- comenzó a finales de octubre de 2015 y se prolongó hasta junio. Pero la de 2009 -con 26.923 casos y cinco muertos- empezó a notarse para esta época, con un pico máximo en las dos últimas semanas de abril.

En la epidemia del año pasado, en cambio, hubo tres picos, que coincidieron bastante con el movimiento turístico de enero, febrero y Semana Santa.

"Hacia fines de mes y principios del que viene se empezarán a ver casos de las tres enfermedades [por el dengue, el zika y la fiebre chikungunya]. Pero los datos anticipan que el zika puede ser la más grave este año", explicó ayer Jorge San Juan, director nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud.

Esa información para la proyección incluye la reciente confirmación de 150 casos de zika en la ciudad boliviana de Yacuiba, al pie del cruce cotidiano de la frontera con la Argentina por el puente Salvador Mazza. Además, llama la atención una elevada cantidad de resultados de laboratorio negativos para el virus del dengue entre los casos sospechosos y con los mismos síntomas, por lo que podría tratarse de infecciones por el virus del zika. Los resultados estarían disponibles en los próximos días, según se pudo conocer ayer.

Notificaciones

De acuerdo con la última edición del Boletín de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud de la Nación, 20 provincias notificaron 1615 casos de enfermedad por virus transmitidos por mosquitos (arbovirus) al viernes pasado. Se confirmó la sospecha de dengue en ocho casos: el 0,5% de los pacientes. Hay otros 22 probables y se descartaron 461 notificaciones sospechosas.

El año pasado, para esta semana, 13 provincias habían informado 4856 casos y se habían confirmado 1284 en personas sin antecedentes de viajes a otras áreas con circulación del virus (casos autóctonos) y 374 en pacientes que acababan de viajar (casos importados).

"La situación ya es distinta de la del año pasado -dijo San Juan-. Pero esto no quiere decir que no exista riesgo. Necesitamos que la población siga las recomendaciones preventivas, como el descacharrado y la limpieza de las viviendas, y que no se bajen los brazos. Ante los primeros síntomas [fiebre alta, dolor en las extremidades, erupciones en la piel, dolor muscular], hay que consultar al médico y no automedicarse. El peligro no pasó."

Las medidas de prevención se mantienen, mientras que el concepto de "manzana saludable" se impone, si se tienen en cuenta los hábitos urbanos del mosquito Aedes aegypti.

El más importante que debe conocer la comunidad, como explican desde el Grupo de Estudio del Mosquito (GEM) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, es que el Aedes aegypti no se distribuye de manera pareja en todo un territorio. Elige dónde va a vivir, alimentarse y reproducirse. "Existen los hotspots", dice Nicolás Schweigmann, responsable del GEM.

El viernes y el sábado pasados, el grupo recorrió nueve localidades a 30, 60 y 100 kilómetros al sur y al oeste de la ciudad de Buenos Aires. En gomerías, lugares con chatarra apilada o donde había cubiertas en desuso, por ejemplo, el grupo encontró una gran cantidad de mosquitos.

Floreros dados vuelta en el cementerio de la Chacarita para evitar los criaderos
Floreros dados vuelta en el cementerio de la Chacarita para evitar los criaderos. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

"Fue demasiado fácil recolectar larvas y pupas de Aedes aegypti", cuenta el equipo en el sitio Manzana Saludable de Facebook, donde el GEM brinda información a la comunidad. "Nos sorprendió la cantidad de adultos y hasta recolectamos muchísimos con la mano. Desde el punto de vista vectorial, la situación es muy riesgosa, y si no hubo epidemia (hasta ahora) es porque no igresó el virus tempranamente -afirman los investigadores-. No se ha logrado una verdadera prevención."

La semana pasada, el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba difundió los resultados del monitoreo de la población del mosquito vector del dengue, el zika, la fiebre chikungunya y la fiebre amarilla urbana en la ciudad capital. El relevamiento de enero indica que uno de cada cuatro hogares (25,5%) tiene criaderos, según informó el diario La Voz del Interior. En el área sudoeste de la capital cordobesa, una de cada tres viviendas tiene criaderos (34,2%). Estos dos resultados superan al 23,8% de febrero del año pasado, en plena epidemia.

En la ciudad de Buenos Aires, las autoridades eliminaron del Informe Semanal del Plan de Prevención de las Enfermedades Transmitidas por el Mosquito Aedes aegypti los resultados detallados por comunas del monitoreo de criaderos. Son 218 sensores que el GEM releva dos o tres veces por semana.

LA NACION publicó hace cinco semanas sobre la "explosión poblacional" del Aedes aegypti en todas las comunas porteñas desde la Nochebuena. "Les pedimos a los vecinos que, una vez por semana, dediquen media hora en sus casas a buscar los lugares que podrían ser reservorios para el mosquito", dijo, entonces, la ministra de Salud porteña, Ana María Bou Pérez. A la semana, apareció sólo el número de sensores "positivos".

La ciudad posee la línea gratuita 147 para que los vecinos denuncien posibles criaderos, como coches abandonados, acumulación de chatarra, floreros con agua en los cementerios u obras abandonadas. El 15% de los floreros con agua en el cementerio de la Chacarita, por ejemplo, son criaderos.

Una enfermedad que inquieta

41.207

Son los afectados durante la epidemia de 2016

Entre octubre de 2015 y junio del año pasado, hubo 11 muertes por dengue. La cifra de infectados fue un 35% mayor que en la epidemia de 2009.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas