Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para el Gobierno, con el dólar actual la economía puede funcionar bien

La cotización está al mismo nivel que hace un año y reavivó el debate; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el jefe del BCRA, Federico Sturzenegger, negaron el problema, pero admitieron que siguen de cerca el tema

SEGUIR
LA NACION
Viernes 24 de febrero de 2017
Sturzenegger, ayer, en el almuerzo con ejecutivos de finanzas
Sturzenegger, ayer, en el almuerzo con ejecutivos de finanzas. Foto: DyN
0

La Argentina no recayó en la trampa del atraso cambiario. Palabras más, palabras menos, fue el concepto que se preocuparon por instalar dos de los máximos referentes de la política económica oficial, dejando a la vista que el renovado debate sobre la apreciación del peso y sus efectos en el nivel de actividad no es indiferente para el Gobierno.

"El tan mentado fenómeno de atraso cambiario surge de la obsesión que muchos tienen por focalizarse en la paridad peso/dólar", advirtió ayer al mediodía el presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger , al hablar en un almuerzo organizado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

"Con este nivel del dólar, la economía puede trabajar adecuadamente. Es más competitivo que el que recibió el presidente Macri cuando asumió", había defendido horas antes el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , en una entrevista con Radio La Red. Aun así, luego admitió que es una variante que "miran permanentemente", pero que debe atacarse "encarando una agenda de competitividad muy importante, mejorando los costos asociados a la infraestructura, el capital y los costos laborales que no sean salarios".

La polémica por el tipo de cambio se sustenta en que la cotización del dólar se encuentra hoy en el mismo nivel que hace un año. Es, virtualmente, el único precio de la economía que se quedó quieto: el de referencia fijado por el BCRA estaba a $ 15,42 el 23 de febrero de 2016 y cerró a $ 15,56 ayer. A esos precios, ajustó sólo 1% al cabo de un período en que hubo una inflación cercana al 40%.

A eso hay que sumar que los propios datos oficiales acaban de demostrar que el país ha vuelto a exportar fuertemente consumo. El balance cambiario de enero mostró que el intercambio de bienes con el exterior dejó un superávit de US$ 1057 millones, que ni siquiera bastó para cubrir la salida neta de US$ 1266 millones que se generó por los viajes y consumos realizados por los argentinos en el exterior, atraídos por los menores costos.

Para los operadores, es innegable la incidencia que tuvo y tiene en el comportamiento del dólar billete y en las expectativas del mercado la decisión oficial de financiar el elevado déficit con endeudamiento (sobre todo externo). Sólo en lo que va de 2017 ingresaron por distintas emisiones de bonos US$ 12.250 millones. Son dólares que van al mercado aumentando la oferta y presionando a la baja su precio. Así sucedió en 13 de las 17 ruedas cambiarias de febrero, por caso.

Sturzenegger y Dujovne creen que esta discusión es consecuencia de una especie de obsesión argentina: la de vincular competitividad sólo con tipo de cambio y, particularmente, con el dólar. Sostienen que esa manera recortada de ver la variable "hace que se generalice un análisis distorsionado". "La competitividad argentina ha mejorado marcadamente a partir del aumento del tipo de cambio y de la eliminación de las retenciones a las exportaciones, que significaron una mejora adicional del 10% promedio", proclamó ayer el ministro.

"La competitividad no sólo se mide por la arista cambiaria; hay otros factores involucrados. Por el lado impositivo, el Ejecutivo ha reducido la carga tributaria a las exportaciones y por el regulatorio, acabó con el cepo que ahogaba nuestra economía. A esto debe sumarse la significativa reducción del costo de capital para las empresas, que ahora pueden financiarse a tasas inéditamente bajas", insistió más tarde el jefe del BCRA.

Sturzenegger le puso cifras a ese aporte. Dijo que el tipo de cambio real multilateral (TCRM, "un combo que toma en cuenta las monedas relevantes para nuestro comercio", explicó) está hoy 22% arriba del nivel previo a la remoción del cepo o hasta 31%, si se considera la mejora efectiva para el exportador al que se le quitaron retenciones.

Los economistas no desconocen esas cifras. Pero dicen que el nivel que mantuvo en los últimos meses el TCRM está muy apalancado por la apreciación que registró en el último año el real (se apreció 21,46% en 2016 y suma otro 6,4% en lo que va de este año). Y advierten que el mano a mano con el dólar está en 1,03, es decir, a niveles de la convertibilidad.

"La suba local de precios erosionó en el último año más de la mitad de la ganancia de competitividad. Para volver a niveles de un año atrás deberíamos tener un dólar a $ 18,9", apuntó en un informe la consultora LCG, fundada por el actual embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau, que además advierte que de seguir esta tendencia "se reflotarán los problemas de las economías regionales y encarecerá más los costos salariales".

Para el consultor Federico Muñoz, "el cóctel apertura financiera + política fiscal expansiva + política monetaria restrictiva + restricciones a las importaciones" es lo que genera "un severo e inconveniente retraso cambiario". "El dólar barato desalienta las inversiones en la economía real, aumenta la incertidumbre y atenta contra la viabilidad del sector turístico, las economías regionales y varias industrias potencialmente competitivas", advirtió en su último informe.

Las paritarias, otra preocupación oficial

Otro tema que genera inquietud en el Gobierno es el de las discusiones paritarias. Ayer se vieron obligados a referirse al tema el presidente Mauricio Macri, desde España, el ministro Dujovne y el jefe del BCRA, Federico Sturzenegger.

Macri terció en la disputa más caliente por estos días: la que sostiene el gobierno bonaerense con los docentes y pone en duda el comienzo del ciclo lectivo.

"Las paritarias son libres y cada uno acordará en su sector. De por sí, lo que les ofreció la gobernadora (María Eugenia Vidal) a los docentes de la provincia es un 18%, que ya es un punto arriba de la meta que fijó el BCRA", resaltó Macri desde Madrid, refiriéndose además a la garantía que implica la "cláusula gatillo" que se dispara en caso de que la inflación supere las previsiones. "Es algo sano, porque nadie quiere reducir el salario real".

En la misma línea, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo que el Gobierno tendrá "cero injerencia" en estas discusiones, aunque pidió que haya responsabilidad. "Estaríamos encantadísimos de que las subas salariales sean altas, siempre que las empresas lo puedan pagar y no terminen generando problemas de empleo", sostuvo. "Porque si terminan cerrando en niveles que no pueden pagar -prosiguió-, después vienen a decir que los costos laborales son muy altos y quieren que les arreglemos los problemas con la macroeconomía".

Este planteo lo retomó Sturzenegger, para quien lo que los empresarios deben tener en cuenta es que "no corre más esto de firmar cualquier cosa y después pedirle al Gobierno un subsidio o que le licúe el aumento concedido vía inflación. Eso no va más", advirtió. Con todo, se mostró tranquilo porque "por ahora, el proceso de negociación viene en gran medida alineado con nuestras metas de inflación", y aclaró que "un aumento salarial levemente por encima de la banda inflacionaria no compromete el cumplimiento de esas metas".

Federico Sturzenegger

Presidente del Banco Central

"Los que hablan de atraso cambiario es porque sólo se focalizan en la paridad peso-dólar. Si miraran el tipo de cambio real multilateral, verían que está 22% por encima del nivel previo a la apertura del cepo o 31% arriba, si se suma la reducción de la carga impositiva a las exportaciones"

Nicolás Dujovne

Ministro de Hacienda

"La economía puede trabajar adecuadamente con este nivel del tipo de cambio, que es más competitivo que el que recibió Macri cuando asumió"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas