Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Imprudencias, rutas en mal estado y falta de controles, un combo letal

Sábado 25 de febrero de 2017
PARA LA NACION
0

Los últimos siniestros en los que estuvieron involucrados conductores profesionales nos hacen reflexionar, una vez más, sobre las diferencias que deberían existir entre los choferes y los conductores particulares. Un detalle no menor es que los conductores del ómnibus que volcó en la Cordillera de los Andes no eran argentinos sino chilenos, por lo tanto, en ese caso no podemos hablar de la laxitud real con la que se entrega una licencia de conducir profesional en la Argentina.

Sin embargo, todos los que circulamos en la rutas de nuestro país vemos que no hay grandes diferencias entre la mala conducta de unos y otros.

¿Cómo puede ser que un conductor profesional circule a 100 km/h en una ruta de montaña donde la máxima oscila entre los 40 y los 60 km/h? ¿Cómo puede ser que un conductor profesional realice maniobras de adelantamiento temerarias, tal como lo vemos cotidianamente? ¿Cómo puede ser que un conductor profesional se suba a un vehículo en malas condiciones poniendo en riesgo su vida y la de los pasajeros?

Todo esto sin mencionar a los que "rebotan" en los puntos de destino para emprender el regreso sin cumplir con las horas de descanso establecidas. Se puede responsabilizar a las empresas, es cierto, pero la responsabilidad penal ante un siniestro siempre está en quien conduce.

El cumplimiento de horarios leoninos, el mal mantenimiento de muchas unidades de transporte de carga y de pasajeros, la ambición desmedida por el rédito siempre tiene una alta carga de responsabilidad por el lado de los empresarios. Para eso están los sindicatos, para velar por la seguridad de sus a filiados y de las vidas que transportan o que pueden verse afectadas por estas imprudencias.

Sin embargo, es sabido que se ha negociado la "seguridad" a cambio de "mejores remuneraciones". Allí está una parte de los motivos y sus consecuencias.

Por otro lado aparece la falta de controles... y en rutas argentinas que están sensiblemente deterioradas.Un combo letal.

¿Se hacen controles viales, en realidad? ¿Creen que pedir cédula verde y licencia de conducir es hacer controles viales? No lo es. Los mejores controles viales son los que se realizan en forma dinámica, en donde la autoridad se mueve al ritmo del tránsito viendo las mismas aberraciones que todos advertimos a diario, pero con la decisión y el respaldo legal y político para sancionarlas y corregirlas.

A esta altura de los acontecimientos vale la pena preguntarse a cuánta gente realmente le interesa la seguridad vial, porque, por lo visto, no es mucha.

Presidente del Observatorio Vial Latinoamericano

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas