Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guillermo: el costado más bianchista de un DT con tips bielsistas

Martes 28 de febrero de 2017
0
Carlos Bianchi, Guillermo Barros Schelotto y Marcelo Bielsa
Carlos Bianchi, Guillermo Barros Schelotto y Marcelo Bielsa.

Guillermo Barros Schelotto siempre destacó, desde su última etapa como futbolista hasta estos días, a Bianchi y Griguol como los dos técnicos que más enseñanzas le dejaron. Aplica cuestiones de ellos en el día a día, aunque, analizando el estilo que pregona en Boca, encuentra más similitudes con la forma de pensar de Bielsa. ¿Cuáles son los tips que lo acercan al ex técnico del seleccionado? El sistema táctico con extremos, la presión, las transiciones rápidas y verticales a la hora de atacar, los avances respaldados, con la vocación de pisar el área rival con cinco o hasta seis futbolistas, arriesgar con los centrales marcando mano a mano en el fondo, que los wines colaboren con los laterales en el retroceso, no dejar de atacar, la intensidad con la que prepara físicamente al equipo y la exigencia táctica en las prácticas. Por eso se enoja cuando escucha la palabra “oficio”, a la que relaciona siempre con el manejo de los tiempos, la sabiduría defensiva.

“Prefiero los equipos que atacan a los que tienen oficio”, dice. Este estilo, igual, se vio a medida que pasaron los meses, ya que su comienzo en Boca estuvo condicionado por los contextos (tuvo que dirigir dos clásicos con apenas dos prácticas) y un plantel heredado de Arruabarrena. Pero la actitud tomada en el último tramo del 2016 y lo que se vio de 2017, confirma que el Mellizo quiere un equipo que no pare de atacar. Durante el verano, hasta retó a Pablo Pérez (uno de sus jugadores preferidos), porque entendió que dio una vueltita más con la posesión del balón cerca del círculo central en lugar de jugar un pase profundo, hacia adelante.

Son esas convicciones las que lo impulsan a tomar decisiones en un contexto global que para Boca parece más desfavorable en 2017 del que terminó en 2016. Porque si la única preocupación de Barros Schelotto era reemplazar a Tevez con una demostración más confiable desde lo colectivo, la realidad es que los amistosos le generaron más dudas. Si a fines de 2016 tenía diez titulares, ahora, para el debut ante Banfield, apenas cuenta con Gago, Bentancur, Pavón y Centurión. ¿El resto? Todos pelean por un puesto. Y ahí es donde, tras el último amistoso ante Colón, salió de Guillermo su costado más bianchista. Cuando le preguntaron si ante Banfield atajaría Rossi o Werner y el 9 sería Bou o Benedetto, dijo: “Me tocó vivir la época de los 11 de memoria del Coco (Basile) pero también me tocó la de los 11 mejores, de Bianchi. Esta es una época en la que juegan los 11 mejores”. Por eso se apoya en las informaciones que les entregan los jugadores en las prácticas y los amistosos para resolver si son titulares. Por eso Leonardo Jara, que estaba bajo en la consideración, ahora aparece hasta como una alternativa como marcador central. Los problemas defensivos de Boca ponen en jaque rendimientos individuales, aunque la última línea también sufre por cómo arriesga el equipo, la cantidad de jugadores que pasan al ataque y la poca ayuda que reciben de la zona de volantes.

Otro acercamiento que tiene Guillermo con Bielsa es que el sistema, muchas veces, está por encima del jugador. Fue flexible con Tevez (pasó del 4-3-3 al 4-3-1-2), pero –en líneas generales– juega como prefiere él. Y como el Loco, si un jugador no sirve para determinado esquema, no juega. Si el jugador hace lo posible para adaptarse, ingresa. Bielsa sintió que Guillermo no se adaptaba a su idea: lo convocó una vez en la selección y luego ya no. Con Bielsa juegan los mejores para su sistema. Y algo de eso también hay en Guillermo, aunque en el manejo con el futbolista tiene más cosas del Virrey. Todo pelean por un puesto, incluso Werner. Y juegan los mejores (para Guillermo, claro).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas