Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La nota femenina se impuso con fuerza en la idiosincrasia criolla

Se publicó un estudio genealógico con nuevos aspectos de los congresales de Tucumán

Martes 28 de febrero de 2017
0

El espíritu antihispánico con el que los congresales de Tucumán cortaron amarras con el reino español en 1816 puede explicarse por el origen genealógico de esos hombres: todos eran hijos de madres criollas. Para Ernesto Spangenberg, presidente del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, este dato es el "gran aporte" histórico que hace Los congresales de Tucumán. Su genealogía y descendencia, un libro de reciente publicación, por iniciativa del Jockey Club y con motivo del Bicentenario de la Declaración de la Independencia del país, cumplido en 2016.

Dedicado a los congresales que dispusieron que la patria sea un Estado soberano, el libro tiene 31 capítulos, uno por cada uno de esos hombres. Sus biografías y semblanzas son acompañadas por un detallado estudio genealógico de sus familias y su descendencia. Fue escrito por 22 historiadores y genealogistas convocados por el Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas.

En la introducción y en otro texto que antecede las semblanzas de los congresales, Spangenberg fundamenta la identidad americana de esos diputados y concluye que todos los que declararon la independencia integraban un calificado grupo criollo gestado a través de trescientos años de asiento en este territorio.

"Lo que para muchos estudiosos del fenómeno de la independencia resultaba inexplicable -que tantos hijos de españoles se manifestaran por la proclama no solamente de 1816, sino también en la posterior y complementaria de 1817- con un tono antiespañol casi furioso tiene explicación cuando se descifra la ascendencia de estos señores", afirma Spangenberg, quien también preside la Comisión de Cultura del Jockey Club, auspiciante de la publicación. Y agrega: "Eran todos, sin excepción, hijos de madres criollas, muchos de ellos con antepasados intervinientes en la Conquista y, casi todos , con sangre aborigen incluso".

El principal antecedente de un estudio como el publicado ahora, sobre el origen de los congresales de Tucumán, es Hombres de Nueve de Julio, de 1966, incluido en la revista Genealogía (número 15) y también impulsado por el Jockey Club.

En ese volumen, según Spangenberg, no fue advertido o no se le prestó ninguna atención a la composición familiar de la que provenían los congresales. "Un aspecto que considero vital porque ese tono de las proclamas de la independencia tan absolutamente antiespañol se tornaría casi psiquiátrico de atender solamente la referencia de que eran hijos de españoles", dice Spangenberg. Y amplía: "La conquista de la América española fue muy distinta a la de América anglosajona, que estuvo a cargo de familias enteras -padres, madres e hijos en esas carretas que nos muestran las películas norteamericanas-. La conquista española fue hecha por hombres solos que emprendían la aventura americana; venían ellos con su alma y se encontraban con este territorio enorme poblado de indios y, como la biología indica, es casi de rigor que gestaran con naturales".

De ahí que el estudioso deduce: "Nuestra América hispánica pretérita es una América mestiza emergente de esta circunstancia". Un hecho que generó un fenómeno que se repitió durante años: "Los soldados españoles que arribaban a las costas del Río de la Plata en su mayoría se casaban con las hijas de los habitantes, que eran mestizas de español y, lejanamente, de aquellas indias del siglo XVI. Eso hizo que la nota femenina se impusiera con fuerza en la idiosincrasia de nuestro criollo. Es decir, no era el padre peninsular que imponía su tónica, sino que el padre peninsular se subordinaba a una realidad preexistente".

Sin aspiración nobiliaria

Para Luis Montenegro, secretario del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, a diferencia de los trabajos precedentes, "éste hace genealogía verdad". Explica que la genealogía que se venía haciendo desde hacía unos 80 años apuntaba a los antepasados europeos buscando una suerte de origen nobiliario de los protagonistas de la historia argentina y soslayando o desconociendo, en muchos casos, aspectos u hechos que en esa perspectiva no resultaban convenientes. "Acá [en Los congresales de Tucumán] no se esconde si un congresal fue llevado preso o era sacerdote y dejó descendencia. Ésta es una obra que sincera situaciones personales de sus próceres y no exalta ni esconde nada", dijo Montenegro, quien informó que se hizo una tirada de unos 1200 ejemplares, que pueden adquirirse (por $ 500 o $ 750, según se trate de una edición común o cartoné) en la sede del Jockey Club (Av. Alvear 1345) y en las librerías Casares y Cinco Esquinas, en la ciudad de Buenos Aires.

Las búsquedas genealógicas fueron facilitadas por sistemas disponibles en Internet, como Family Search, de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y el Portal de Archivos Españoles (Pares), del gobierno de España. También al Sistema Nacional de Archivos de Euskadi (Badator), de España.

Montenegro también anticipó a LA NACION que están evaluando la posibilidad de hacer un estudio genealógico similar con los constituyentes de 1853.

Los congresales de Tucumán

Autores: 22 historiadores y genealogistas

Edición: Jockey Club

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas