Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cartas al presidente: otra vía para pedir, agradecer y denunciar

La Casa Rosada tiene un mecanismo para procesar miles de mensajes que llegan por año

Miércoles 01 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Por Balcarce 78, el ingreso a la Casa Rosada de costado sobre Hipólito Yrigoyen, entran, en promedio, más de 80 cartas por día. Son ciudadanos que quieren enviarle un mensaje al presidente. Buscan saludarlo, hacerle un reclamo, insultarlo, agradecerle una medida, pedirle trabajo o, incluso, solicitarle un padrinazgo para un hijo.

Según un pedido de información pública que cursó LA NACION Data, en su último año de gestión Cristina Kirchner recibió 37.010 cartas, mientras que en su primer año con la banda presidencial al buzón de Mauricio Macri ingresaron 24.789 misivas. Las cartas no son leídas directamente por los mandatarios, sino que siguen un circuito burocrático: son recibidas por la Dirección de Documentación Presidencial, que las evalúa, las rotula por tópicos, toma contacto con los remitentes y luego las envía a las dependencias que deben tomar nota de los asuntos.

Una parte de las misivas, sin embargo, sí termina en el escritorio del Presidente. "Muchas cartas son leídas por Macri y es él quien indica los pasos a seguir", aseguraron desde Casa Rosada a LA NACION.

Cristina y Macri no recibieron las mismas demandas. En el caso de la mandataria kirchnerista, primaron las solicitudes de "asistencia social" y de "materiales de construcción", además de los reclamos por empleo, techo y la solicitud de respaldo para "microemprendimientos". En el caso del líder de Cambiemos, al tope de las demandas están los "seguros", aunque desde Presidencia no dieron especificaciones. Les siguen los pedidos de trabajo, de asistencia social, de vivienda y luego un rubro novedoso: las "sugerencias políticas".

La gestión kirchnerista en 2015 destinó al archivo 1597 cartas, un 4% de las recibidas, mientras que Cambiemos en 2016 decidió que 4175 misivas pasaran al olvido, un 16% del total. Según justificaron desde Presidencia, las cartas que no tienen trámite son "las que no contienen una petición clara", las cartas "duplicadas" (es usual que los particulares insistan en sus pedidos) y "los saludos o cartas que no contienen una petición". Además de presentarse en la Casa de Gobierno, las personas le pueden dejar mensajes al presidente "debajo de la puerta" de la residencia de Olivos o a través de un correo electrónico: documentacionpresidencial@presidencia.gob.ar.

Cuando las cartas ingresan por la mesa de entrada, se envían al despacho privado, donde empleados del presidente abren y leen la misiva y la clasifican. Según el tópico, el sobre sigue su camino al área de despacho o al área social para su tratamiento. Desde la Casa Rosada explicaron a LA NACION que mientras que el despacho "se encarga del trámite de la generalidad de las peticiones efectuadas por los ciudadanos", el sector "social" está integrada por "abogados y asistentes sociales que toman contacto con los particulares, los orientan, prestan contención y finalmente derivan el expediente para su trámite en los ministerios competentes".

En la etapa kirchnerista, la mayoría de los reclamos ciudadanos fueron derivados al Ministerio de Desarrollo Social y a la Anses. El año pasado, en cambio, el grueso de los mensajes fueron remitidos al Ministerio de Hacienda.

La información que Presidencia le brindó a LA NACION no tiene el contenido de las cartas. Pero algunos pedidos resultan curiosos. Durante el primer año de la gestión, Macri recibió más de 30 cartas que fueron rotuladas con el tópico "viaje de egresados", mientras que otros le pidieron al jefe del Ejecutivo una "rebaja de la pena" para condenados por la Justicia. También hubo misivas tituladas como "insultos" e "incoherencias".

Hay pedidos que la Presidencia decidió derivar a la casa de los espías. Durante el último año del kirchnerismo, los colaboradores de Cristina remitieron cinco misivas a la Agencia Federal de Inteligencia. Durante 2016, el macrismo envió tres cartas a los agentes.

Cristina Kirchner recibió en 2015 la solicitud de más de 90 madrinazgos presidenciales, mientras que Macri en 2016 tuvo cuatro requerimientos de este tipo. En su primer año de gestión, en tanto, 26 ciudadanos le enviaron a Macri denuncias de corrupción.

En estos circuitos intervienen más de 50 personas. Actualmente la directora general de Documentación Presidencial es María Soledad Furno Rodríguez Vidal y su puesto tiene una remuneración de $ 57.541. Ese mismo cargo durante el kirchnerismo fue ocupado por Miriam Quiroga, la secretaria presidencial que denunció haber visto bolsos con dinero negro, y, más tarde, Mariana Larroque, la hermana de Andrés "Cuervo" Larroque.

El derrotero epistolar, según el presidente

Cristina Kirchner
Cristina Kirchner.

Recibió 37.010 cartas en 2015, su último año en el poder. De ellas, el 4% fue al archivo y el resto, procesado. La mayoría de los reclamos fueron derivados a Desarrollo Social y a la Anses.

Mauricio Macri
Mauricio Macri.

En su primer año de gestión recibió 24.789 cartas, de las cuales descartó el 16% por no tener un reclamo específico. La mayoría de los pedidos fueron remitidos al Ministerio de Hacienda.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas