Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fiesta del último primer día, la nueva tendencia que preocupa a los padres

Se trata de una fiesta el domingo anterior al inicio de clases, en donde los adolescentes se juntan a celebrar y van a clases sin dormir

Lunes 06 de marzo de 2017 • 13:43
SEGUIR
LA NACION
0
Fiesta del último primer día, la nueva tendencia que preocupa a los padres
Fiesta del último primer día, la nueva tendencia que preocupa a los padres. Foto: Shutterstock

Al momento de terminar una etapa siempre nos enfrentamos con dos situaciones; por un lado nos encontramos con el cierre de lo conocido y por otro, estamos delante de un nuevo comienzo y nuevos desafíos. Finalizar el colegio secundario no se ve excluido de esta dualidad: mientras que el final de la etapa escolar implica dejar atrás una rutina diaria que los acompañó gran parte de su vida, también se trata de empezar a tomar nuevas responsabilidades y decidir qué estudiar o empezar a trabajar. Es ahí en donde la fiesta del "Último primer día", conocida como UPD, toma sentido: los adolescentes argentinos festejan el inicio de lo que va a significar su último año escolar, es decir, el inicio del cierre de una de las etapas más significativas de la vida.

La previa del UPD se realiza el domingo anterior al inicio de clases, los chicos alquilan un salón en donde celebran con música y alcohol, y alargan el festejo hasta la hora de entrar al colegio para ir sin haber dormido. Una vez allí, la mayoría de las instituciones, llaman a los padres de los alumnos que no están en condiciones de cursar y les piden que los retiren.

Sin embargo este ritual de pasaje a la adultez, abre muchísimos debates y pone sobre la mesa cuestiones de consumo de alcohol en menores, toma responsabilidades y los riesgos que este tipo de fiestas pueden tener. "Mi hija vino y me contó que los chicos estaban organizando una previa para el día anterior al comienzo de clases. Le pregunté de qué se trataba y llamé al salón porque quería asegurarme de que tuviese todas las medidas de seguridad. Cuando le empecé a consultar a la señora que me atendió, ella no tenía idea de nada. Su respuesta final fue que me recomendaba que no la mande", nos cuenta una mamá y agregó "Yo conversé el tema muchísimo con mi hija y entendió que mi preocupación es por su integridad física. No quiero que haga todo a mis espaldas, pero tampoco exponerla a situaciones que puedan dañarla porque no se trata solo del consumo de alcohol y qué les puede pasar dentro del salón, también es lo que les puede pasar en el camino al colegio".

Fiesta del último primer día, la nueva tendencia que preocupa a los padres
Fiesta del último primer día, la nueva tendencia que preocupa a los padres. Foto: Shutterstock

¿Cómo lo manejan los padres?

Es en este punto donde la discusión toma también otras directrices: cómo los padres logran hacer frente a esta situación y lo hablan con sus hijos; cuál es el rol institucional de los colegios y la responsabilidad que asumen los salones en donde se organizan estas fiestas. "El adolescente siempre trasgredió las normas porque de eso se trata esta etapa" nos dice Carolina Veneroso, Licenciada en Psicología y docente, quien agrega "Pero estamos en un momento en donde existe una enorme ruptura del concepto de norma, partiendo desde las instituciones y llevándolo a todos los planos de la vida en donde todos parecen estar buscando el vacío legal para moverse. Hoy los adolescentes se encuentran en la situación de no tener referentes y pasan de una zona de confort (la niñez, en donde los padres los acompañan en todos momento) a una zona de pánico total, en la cual se ven obligados a moverse como adultos. Pero en el medio, deberían existir zonas de aprendizaje en donde los padres no deben sentarse a hablar de igual a igual sino deben ser aquellos referentes que el adolescente necesita, vehiculizar la norma desde el ejemplo y la palabra. Los padres deben saber que hay transgresiones por la edad pero entendiendo que esa persona es un adulto en formación que necesita referentes". Por último Veneroso dice "Además tenemos que preguntarnos por qué un chico de 16, 17 años quiere empezar el año así ¿Por qué la idea es "empecemos ya rotos"? Entonces nos encontramos con la transgresión por la transgresión misma".

Sin duda lo más preocupante de toda esta situación no es solo el consumo de alcohol entre los adolescentes (el cual, según el Ministerio de Salud, creció en los últimos 10 años más del 100 por ciento entre los adolescentes) sino también a qué se ven expuestos, la falta de contención desde las instituciones y las pocas medidas de seguridad de los establecimientos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas