Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cazadores furtivos mataron a un yaguareté en un parque provincial de Misiones

Los hombres lograron ingresar a la reserva y acabaron con la vida de este animal en peligro de extinción

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 06 de marzo de 2017 • 20:20
Se estima que el número de yaguaretés en el país no supera los 200 ejemplares
Se estima que el número de yaguaretés en el país no supera los 200 ejemplares. Foto: LA NACION
0

POSADAS. La provincia de Misiones está indignada por la muerte de un yaguareté, animal en peligro de extinción, en el Parque Provincial Uruguaí, cuando cazadores furtivos entraron en la reserva para acabar con la vida de "Guacurarí", como llamaban al animal los biólogos de Puerto Iguazú que lo monitoreaban.

"Que esta triste noticia nos movilice para exigir un cambio profundo en las políticas de conservación y áreas protegidas. Su muerte es la consecuencia del abandono de las reservas donde se intenta mantener el ecosistema nativo, las cuales carecen de recursos humanos y materiales para cumplir con sus objetivos. Que su muerte sirva para que la sociedad se informe y que las autoridades reviertan esta triste realidad," manifestó Diego Almada, integrante de la Fundación Conservación Argentina.

El yaguareté es un carnívoro félido, único de las cuatro especies actuales de este género que se encuentra en América. Su distribución actual en la Argentina abarca a las regiones Noroeste y Noreste. Habita especialmente sectores boscosos, húmedos. Es solitario, posee notable fuerza en sus colmilllos y ataca a su presa directamente a la cabeza. Le gusta mucho nadar y frecuentemente lo hace cerca de los saltos que se despeñan en el río Iguazú.

Se estima que su número en el país no supera los 200, por lo que la matanza que acostumbran a realizar cazadores clandestinos, muchos de los cuales ingresan desde países limítrofes para llevarse sus pieles, amenaza fuertemente su supervivencia. Ahora el turno fue para Guacurarí, especialmente cuidado por expertos en biología animal.

Hace poco, un yagureté junto con un venado -ambos misioneros- fueron trasladados a la nueva reserva correntina del Iverá, bajo el cuidado de los guardaparques que trabajan en este humedal donde viven centenares de animales. Fueron tierras adquiridas por el millonario y filántropo estadounidense Douglas Tomkpins, fallecido trágicamente en otra reserva de su propiedad ubicada en la Patagonia andina.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas