Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Carlos Delfino: "Me conocían como el que jugó en la Generación Dorada, pero ahora soy el que firmó con Boca"

Después de 18 años volverá a jugar en la Liga Nacional y es toda una sensación en el básquetbol argentino; el alero pretende demostrar que está recuperado de su lesión en el pie y pretende sacar al equipo xeneize del último lugar de la tabla de la Liga Nacional

Lunes 06 de marzo de 2017 • 22:53
SEGUIR
LA NACION
0
Carlos Delfino
Carlos Delfino. Foto: DyN

En esta historia hay demasiados elementos que la transforman en un relato casi de ficción. Un equipo poderoso atraviesa un momento delicado, contrata a una súper estrella que tras recuperarse de una lesión quiere demostrar que está vigente y juntos van en busca del reverdecer deportivo. Podría tranquilamente tratarse de un libreto de alguna película estadounidense, pero no. Boca y Carlos Delfino son los protagonistas de una historia real. Los xeneizes están últimos en la Liga Nacional y salieron al mercado a buscar a una de las piezas más talentosa que dio la Generación Dorada y que desde hace más de tres años lucha contra una dolencia en su pie derecho para volver a jugar al básquetbol.

Se alinearon los planetas y todo resultó perfecto para las dos partes. Boca tiene una figura de nivel internacional y Delfino encontró un lugar para probarse y durante 18 partidos (son los que quedan de competencia) intentará colaborar para que el conjunto de la Ribera mantenga la categoría. Y para completar la escena, podrá compatir equipo con su hermano Lucio. "En algún momento tenía que volver a jugar. Todas las veces que me operé fue para volver a jugar al básquetbol. Iba a llegar, si no era acá, iba a ser en otro lugar. Quería volver a sentir esas cosas. Pasaron los Juegos Olímpicos y me dieron ganas de seguir jugando. Después de los Juegos tuve que hacerme una limpieza en el pie, volví a entrenarme y llegamos a un punto con los doctores que dijimos 'bueno ahora hay que aumentar la exigencia, hay que volver a jugar'. Ya estoy listo para el contacto", dijo Delfino. Y continuó: "La verdad que estar jugando acá, obedece a que me tira mucho lo emotivo. Tener gente que conozco y estar cerca de mi casa, fue determinante en mi decisión. Además, toda la parte médica de Boca es muy buena, sabía quién me iba a atender, sabía qué estaban haciendo con la lesión de mi hermano (Lucio). Esas cosas me ayudaron a decidirme por venir acá. Después de todo lo que viví necesitaba estar en un lugar donde me siento seguro".

Delfino en su segunda práctica en Boca

Este martes podría debutar ante Ferro, en Caballito. Es grande la expectación, es demasiado lo que representa un jugador que en la NBA pasó por Detroit, Toronto, Milwaukee y Houston, por eso sabe que se concentrarán las miradas cuando pise el campo de juego. "Siento que puedo dar una mano. Sé muy bien todo lo que me tocó vivir. Lo tomo con la mayor seriedad y no subestimo nada. Voy a tener que trabajar mucho para estar a la altura. Dudo que juegue y tenga un nivel altísimo. Voy a hacer la mejor tarea posible, desde el estudio afuera de la cancha, para que la adaptación sea lo más rápido posible. Quiero estar bien dentro de la cancha"; explicó Lancha, que si no juega esta noche, se especula con que podría hacerlo el jueves próximo ante La Unión de Formosa, en la Bombonerita.

No es fácil la empresa en la que se embarcó Delfino, porque asumió el riesgo de firmar con en un equipo que atraviesa su peor momento deportivo y que no puede salir del último lugar de la tabla. Sin embargo, el alero que ganó la medalla de oro en Atenas y de bronce en Pekín, con la selección argentina, explicó: "Hay muchos que me dicen ¿Dónde te metiste? ¿Para qué te metiste? Alguna vez firmé en Rusia [Khimki] y no sabía quién era el técnico ni con quién iba a jugar. Ahora tengo otra edad y miro otras cosas. Si estoy acá es porque pienso que se puede salir del mal momento. Pero no va a ser fácil, porque la Liga es muy dura, la situación es compleja, pero vamos a tratar de ayudar. Con la llegada de Gary (Forbes), que lo conozco de una pretemporada que hicimos juntos cuando yo estaba en Houston Rockets, me parece que podemos mejorar y que le va a venir bien al equipo".

Más allá del mal momento de Boca, conoce Delfino de la amplificación del club de la Ribera, por eso se animó a contar una situación particular desde que se anunció su contratación: "Lo que genera Boca es muy grande. Siempre dije que soy hincha de Unión de Santa Fe, pero toda mi familia es entrerriana y el 90% es bostera y mi abuelo era recontra bostero. Y me pasa que había gente que me veía como el que jugó en la NBA o me conocía como el que jugó en la Generación Dorada, pero ahora soy el que firmó con Boca. Así te das cuenta que estás en un lugar distinto".

Calienta motores con la camiseta número 10

Nunca eludió nada, siempre fue directo en su mensaje y a los 34 años, tampoco Delfino escapa a temas que para otros podrían ser complejos. Por eso cuando le consultaron acerca de las declaraciones del presidente, Daniel Angelici, en las que dijo que el básquetbol en Boca debía ser amateur y que destinar 20.000.000 de pesos es una pérdida, el flamante alero explicó: "Vengo de un club de fútbol como es Unión, que están luchando para reinsertar el básquetbol y busca ascender. El básquetbol es más a pulmón. Quizá la marca Boca pueda ayudar a cambiar la realidad. Yo era chico y recuerdo que en Boca había jugadores de la selección argentina, y jugaba Ale Montecchia, el Colo [Wolkowyski] y extranjeros que eran muy buenos. Ojalá que con mi llegada primero se pueda cambiar la situación actual y después proyectar a futuro para hacer cosas más importantes".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas