Scott Beardsley: "Un líder es tan bueno como la gente que lo rodea"

Para el decano de la escuela de negocios Darden, hacer un MBA es clave para la propia carrera y para potenciar a los demás

Sofía Terrile
PARA LA NACION
Miércoles 08 de marzo de 2017

Más allá del surgimiento de nuevos programas de educación en negocios, lo cierto es que los MBA continúan reinando entre aquellos que quieren ascender en la carrera corporativa. Con más de 13.000 instituciones que ofrecen un programa de este tipo en todo el mundo, la competencia por aparecer en los rankings es cada vez más feroz. Scott Beardsley es decano de una de las instituciones que están en el top tres entres las nombradas por The Economist: Darden, la Escuela de Negocios de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos .

El académico segura que la importancia de la educación en negocios en un mundo incierto crece porque permite aumentar las opciones de carrera "en un escenario donde muchos trabajos del mañana aún no fueron creados". Además, afirma que desarrolla habilidades de pensamiento crítico y de liderazgo que son "valiosas en cualquier contexto" y que el futuro de los que encabecen proyectos pasará más por el lado soft: saber cómo potenciar a los demás. "Un líder sólo es tan bueno como la gente que lo rodea", reflexiona.

-¿De qué manera la tecnología está cambiando la educación en negocios?

-De muchas formas. En Darden tuvimos alrededor de 1,5 millones de personas que tomaron cursos online. Uno de los cambios son las oportunidades asincrónicas de aprendizaje, o sincrónicas, con un profesor que enseña en línea, pero en vivo. Alrededor del 25% de las clases del MBA ejecutivo se dan así. Otro ejemplo es el uso del big data. Incluimos en nuestro programa herramientas de análisis de datos y de lenguaje de programación básicos. No hace falta ser ingeniero ni matemático para bajar sets de datos y organizarlos. Esto es una parte de cualquier educación en negocios: aprender a usar las máquinas. Si no, las máquinas nos controlarán a nosotros.

-¿Qué les recomendaría a aquellos que quieran aplicar a una escuela de negocios?

-Primero, que sean ambiciosos, porque la escuela de negocios es un gran creador de opciones que permite pasar de allí a cualquier lado. Lo segundo, tener buenas notas y estar listos para estudiar mucho, porque el programa no es fácil. Además, les diría que hagan algo más que estudiar: que tengan una pasión que los haga interesantes. Buscamos personas de diferentes contextos de vida, así que les diría que sean auténticos.

-¿Y a aquellos expertos que dicen que los MBA no son tan valorados como antes porque se multiplicó la oferta?

-No todos los MBA son iguales. Con el advenimiento de la tecnología, las buenas escuelas de negocios van a volverse más fuertes y las que no sean tan buenas van a estar bajo mucha presión. Habrá un fuerte cambio. Algunas escuelas no van a continuar ofreciendo un MBA, sino otras especialidades. La tecnología permitirá a las escuelas volverse más globales: creo que las mejores van a seguir siendo relevantes por mucho tiempo, porque hay una necesidad dramática de liderazgo y de buen talento.

-¿En qué sentido las escuelas se volverán más globales?

-Para ponerlo en números: hay 13.000 instituciones que ofrecen estudios en negocios y 777 de ellas, de 32 países, están validadas por la Association to Advance Collegiate Schools of Business [Aacsb, una asociación que acredita escuelas de negocios], pero no creo que sea el mismo número en el futuro, porque el poder de los rankings y la tecnología cambiarán mucho.

-The Economist publicó que los líderes podían mejorar su salario en un 79% cuando terminan sus MBA. ¿Cree que es así?

-En muchos casos la gente mejora su salario por mucho más. Depende de lo que estuviera haciendo antes, algunos ven un gran aumento y mucha gente no. Pero no creo que la única manera de medir el éxito sea el salario. Varias personas van a trabajar por más de 40 años después de hacer su MBA y esto se irá extendiendo. Como resultado, el valor de una educación en negocios tiene que ser evaluado a través de la carrera, porque te prepara para los trabajos que vienen después y da habilidades para eso.

-Un 75% de los argentinos que se van a hacer un MBA al exterior no vuelven al país. ¿Cuál es la importancia de desarrollar una carrera en el extranjero una vez finalizado el programa?

-Si la economía argentina mejora, pienso que muchos van a volver. Los estudiantes de nuestra escuela salen preparados para trabajar en muchos lugares del mundo, porque adquieren una experiencia global. Cualquier persona se beneficia de trabajar en otro país: es difícil ser un líder global si no te vas de tu país y eso es una buena razón para buscar una carrera en una escuela de negocios del exterior. Podés contribuir más a tu país si tenés experiencia de otros países.

-¿Cómo imagina el MBA del futuro?

-Creo que se verá que el MBA se volverá parte de una experiencia de aprendizaje de por vida. Es decir, los cursos terminarán, pero las mejores instituciones mantendrán una relación continua con sus estudiantes mientras necesiten actualizar sus habilidades, porque el mundo está evolucionando muy rápido.

-¿Y en cuanto a los contenidos?

-El análisis de datos se va a volver más y más importante dentro del programa y los MBA serán todavía más globales, con más conexión entre instituciones y más asociaciones con otro tipo de organizaciones. Además, habrá una proliferación en certificados, credenciales y grados de especialidad en negocios que no serán el MBA (aunque seguirá siendo la educación líder). Habrá variaciones que se dictarán a través de un aprendizaje "mezclado", con tecnología y experiencial.

Ver comentarios
Ir a la nota original