Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Angela Gheorghiu no cantará en el Colón

Iba a abrir la temporada, pero decidió no actuar y lo anunció en un áspero posteo de Facebook

Jueves 09 de marzo de 2017
0
Gheorghiu sería la estrella de Adriana Lecouvreur
Gheorghiu sería la estrella de Adriana Lecouvreur.

A poco menos de una semana de la versión de Adriana Lecouvreur que abrirá la temporada lírica del Colón, la soprano rumana Angela Gheorghiu, estrella de esa producción que ya había llegado al país, anunció ayer que no actuará en la ópera de Francesco Cilea por "violaciones contractuales" y por "la imposibilidad del teatro" para cumplir con sus requerimientos.

En lugar de hablar por medio de sus representantes, la diva sorprendió a las autoridades del Colón y al público con un áspero y terminante comunicado que dio a conocer en su perfil de Facebook. "Me siento profundamente decepcionada por la falta de profesionalismo y la descortesía que me encontré estos días en Buenos Aires -se lee en el posteo de Gheorghiu-. Viajé (fue un viaje muy largo) con esta incertidumbre y con la esperanza de que todo se solucionara cuando estuviera en la Argentina. Llegué hace una semana y nada mejoró. Ni siquiera podía asistir a los ensayos sin un contrato válido firmado. Sólo sentí más decepción. Hubo comportamiento poco profesional y falta de respeto. Incluso traté de tener una conversación con la directora general del Teatro Colón, María Victoria Alcaraz, pero, asombrosamente, se me negó esa posibilidad. Es una situación muy embarazosa y desagradable para mí."

Las autoridades del Colón optaron por no polemizar con la Gheorghiu y se limitaron a emitir un comunicado protocolar en el que se anuncia su reemplazo en el papel de Adriana por la argentina Virginia Tola. Incidentalmente, tampoco será de la partida, tal como se había anunciado al principio, el director Francesco Iván Ciampa y estará en su lugar Mario Perusso.

Según pudo saber LA NACION, Enrique Arturo Diemecke, director de programación y producción artística, intentó reunirse tres veces con Gheorghiu, pero no logró que ella lo recibiera. Por lo demás, es cierto que la soprano no intervino en ningún ensayo, no llegó a una prueba de vestuario y, más aún, ni siquiera pisó el teatro.

Es muy posible que, ante una deserción de esta magnitud y en el principio mismo de la temporada, existan culpas compartidas. No es un secreto que las divas suelen ser indómitas y que eso se traduce en cancelaciones. Pero parte de la pericia y de la responsabilidad de un teatro consiste en conocer el modo de tratarlas y de bajar los niveles de tensión. En este sentido, las diferencias contractuales parecen haber sido simplemente el hilo más delgado por donde se cortó la relación entre la sala y la artista.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5