Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

RT, la cadena de noticias rusa que es más comparada con la KGB que con la BBC

En EE.UU. y Europa la acusan de socavar a los gobiernos democráticos occidentales

Viernes 10 de marzo de 2017
SEGUIR
The New York Times

LONDRES.- Los estudios de televisión y la redacción que tiene en Londres la cadena RT, también conocida como Russia Today, son ultramodernos y espaciosos, con espectaculares vistas sobre el Támesis y el London Eye desde un piso 16. Y el jefe de la sede de Londres, Nikolai A. Bogachijin, bromea diciendo: "Desde acá vemos el MI5 y estamos cerca del MI6", en referencia a las agencias de inteligencia interior y exterior británicas.

Era una ironía de Bogachijin contra las acusaciones de los gobiernos occidentales, que dicen que RT es un agente político del Kremlin y una herramienta utilizada directamente por el presidente Vladimir Putin para socavar las democracias de Occidente, interferir en las elecciones de Estados Unidos e intentar hacer lo mismo en Holanda, Francia y Alemania, donde se celebrarán elecciones durante este año.

Pero Occidente no está para ironías. Por más que Rusia insista con que RT no es nada más que otra red de noticias global como la BBC o France24, más allá de "ofrecer una visión alternativa" a la de los medios de comunicación dominados por Occidente, muchos países occidentales consideran a RT como el núcleo hábilmente producido de una amplia y encubierta campaña de desinformación tendiente a sembrar dudas en las instituciones democráticas y desestabilizar a Occidente.

RT captó la atención de Occidente en enero, cuando el gobierno de Obama y los servicios de inteligencia norteamericanos consideraron "con un alto grado de certeza" que Putin había ordenado una campaña para "socavar la fe de la opinión pública en el proceso democrático norteamericano", desacreditar a Hillary Clinton con el hackeo de las cuentas de e-mails internas del Partido Demócrata y dar apoyo a Trump, que ya como candidato había dicho que quería mejorar las relaciones con Rusia.

Mirar el canal RT puede dar vértigo. La noticia cruda y dura se mezcla con gráficos de excelente factura y entrevistas a toda clase de gente, conocida y desconocida, de izquierda y de derecha. Entre ellos, los favoritos son Julian Assange, responsable de los WikiLeaks; Noam Chomsky, crítico liberal de las políticas occidentales; voces raras como la de la actriz Pamela Anderson, y personajes estrafalarios que piensan que Washington es origen y causa de todos los males del mundo.

Pero si hay un rasgo unificador en el discurso de RT es su profundo escepticismo por la visión que Occidente y Estados Unidos ofrecen del mundo, y una defensa cerrada de Rusia y Putin.

Los analistas difieren drásticamente sobre la influencia de RT. Al señalar su minúsculo rating, muchos aconsejan no sobreestimar sus efectos. Pero hacer foco en los niveles de rating tal vez sea un error, según Peter Pomerantsev, que hace tres años escribió un libro sobre el uso de la televisión como propaganda en Rusia. "Acá lo que importa no es el rating -dice-. Estas son campañas de influencia financiera, política y mediática."

RT y Sputnik impulsan esas campañas generando "carne podrida" que luego usarán miles de otros propagadores de noticias falsas y sirviendo como medio de difusión de material hackeado que pueda servir al interés ruso, según Ben Nimmo, que estudia la cadena RT para el Consejo Atlántico.

Bogachijin y Anna Belkina, jefa de comunicaciones de RT en Moscú, insisten que es absurdo conectar los esfuerzos de RT por ofrecer "una visión alternativa" con fenómenos de noticias falsas y propaganda en las redes sociales.

"Están histéricos con RT", dijo Belkina. "RT es el chivo expiatorio de todo." También negó de plano toda insinuación de que RT busque entrometerse en las elecciones democráticas de ningún país. "Somos extremadamente rigurosos: chequeamos todo."

Para RT y sus telespectadores, el canal es una refrescante alternativa ante lo que consideran el elitismo y neoliberalismo complaciente de Occidente, y representa, según las recientes palabras de Sergei Lavrov, canciller ruso, "un nuevo orden mundial post Occidental".

Afshin Rattansi, que tres veces por semana conduce un talk show llamado Going Underground, llegó a RT en 2013, tras trabajar en la BBC, la CNN, Bloomberg, Al-Jazeera y Press TV de Irán. "A diferencia de la BBC y CNN, en RT jamás me dijeron lo que tenía que decir", asegura Rattansi. Hubo dos presentadores de noticias que renunciaron por presiones para adoptar la línea del Kremlin.

Michael McFaul, profesor de la Universidad de Stanford y ex embajador norteamericano en Rusia, coincide en que RT no debe ser subestimada tan ligeramente. "En algunos países hay mucha demanda de una visión alternativa, un apetito, y nosotros, arrogantes norteamericanos, no deberíamos creer que no tiene importancia."

Una red pensada para el exterior

Aparición

Ya desde su fundación, en 2005, la cadena RT no fue pensada para el público ruso, sino para el exterior. Por eso comenzó en inglés y luego se extendió al árabe, al alemán y al español.

Amplios contenidos

Sus contenidos incluyen noticias mundiales y programas sobre Rusia, con la idea de dar una "visión alternativa" a la de los medios occidentales.

Críticas

EE.UU. la acusó de lanzar una campaña contra la candidata demócrata Hillary Clinton.

Traducción de Jaime Arrambide

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.