Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La reubicación de los puestos callejeros alienta a la demanda

La mudanza de los manteros comenzó a reconfigurar el espacio comercial de las zonas afectadas; cómo respondió el mercado en Caballito y en la avenida Avellaneda

Lunes 13 de marzo de 2017
0

En abril del año pasado, tras un fuerte enfrentamiento policial, los manteros que se apostaban sobre la avenida Avellaneda fueron desplazados, al igual que había ocurrido meses atrás en el barrio de Caballito y los puestos ilegales emplazados sobre la avenida Rivadavia.

Como contrapartida, el Gobierno porteño les ofreció mudarse hacia un galpón de Once en el que se conformó un paseo comercial. De esta manera, se les aseguró la continuidad de su trabajo, siempre y cuando se censaran y cumplan con las normativas que regulan la actividad comercial.

Lo mismo ocurrió en enero de este año, cuando tras cuatro días de enfrentamientos y negociaciones, los comerciantes informales de Once accedieron al traslado de sus puestos a dos galpones ubicados en las inmediaciones de la plaza Miserere. También fueron convocados a una capacitación de 60 días para organizar sus negocios y se les ofreció un subsidio por dos meses de $ 11.700, pagado por Came para poder cumplir con los pasos para legalizar su actividad.

Liniers, un foto afectado fuertemente por los manteros
Liniers, un foto afectado fuertemente por los manteros. Foto: Santiago Filipuzzi

Estas medidas comenzaron, de a poco, a reconfigurar el espacio público y comercial. "Si se mantiene la medida lógicamente se va a poder caminar más tranquilo en estas zonas, de forma más segura, las calles van a estar más limpias y los locales mejorarán su imagen al vender más. Además habrá competencia para instalarse en los comercios desocupados. Eso generará un aumento directo en la demanda", resalta Ramos.

Para Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades, comienza a haber un mercado inmobiliario en esas zonas. Como consecuencia remarca que subirán las tasas de ocupación y las rentas se estabilizarán al crecer las ventas.

Sin embargo, este es un escenario que parece que aún llevará algo de tiempo. Los corredores de la ciudad de Buenos Aires registraron en promedio una baja del 9,3 por ciento en el precio promedio de los alquileres de locales, según indica el último informe de la consultora Colliers que indica que en un año cayó de US$ 54,2/ m2 a US$ 49,2/m2, habiendo tocado su piso desde 2010. "El efecto de haber tenido durante tantos años a los manteros instalados en Retiro, Once, Flores y Liniers -donde aún siguen redicados- hicieron que decaiga el valor de los locales", indica Ramos. "Distinto fue el caso de la peatonal Florida y de Caballito, que son focos comerciales muy consolidados y con alta demanda por parte de las primeras marcas. Además, la instalación de los manteros fue menos invasiva; afectó las ventas obviamente pero no igual que las otras zonas ya que son dos lugares donde el poder adquisitivo del transeúnte es mayor y por ende estaban más controlados".

En el segundo semestre del 2016 se pudo ver una disparidad en los valores de alquiler entre las distintas arterias comerciales. En la actualidad, el corredor de Acoyte y Rivadavia es el más caro de la capital federal. Allí los valores de alquiler mensual promedian US$ 63,1 /m2, un 5 por ciento más que lo que se debe pagar en la peatonal Florida que hasta hace un tiempo era la zona más cara. Allí el alquiler promedio es de US$ 60,1/m2. Es por ello que Caballito resultó ser un modelo exitoso en cuanto a la recuperación del comercio tradicional. "Hay una recomposición de la zona comercial una vez que fueron corridos los puestos callejeros" indica Migliorisi. "Lo importante es que ahora los manteros pasan a ser comerciantes", dice con respecto al empadronamiento y regulación de esta actividad. Paradójicamente la avenida Avellaneda tiene en la actualidad más locales desocupados que cuando estaban los manteros, según indica la Cámara Argentina de Comercio (CAC). Al relevar el bimestre julio-agosto del año pasado el número de comercios que se encuentran desocupados creció un 150 por ciento si se lo compara con el mismo período de 2015. Algunos comerciantes sostienen que cuando estaban los manteros era mayor el tránsito de compradores en dicha zona.La reubicación de los puestos callejeros alienta a la demanda

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas