Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La figura de Gago reinventa a Barrios y condiciona el futuro de Sebastián Pérez

El nuevo capitán de Boca es el centro de la escena, dentro y fuera de la cancha; los volantes colombianos, destinados al banco

Lunes 13 de marzo de 2017
0
Por juego y experiencia, Gago se erigió como el único referente de peso en el Boca 2017
Por juego y experiencia, Gago se erigió como el único referente de peso en el Boca 2017. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri

Fernando Gago es el centro de la escena en Boca. Con la partida de Carlos Tevez a China, el volante se convirtió en el futbolista emblema, en el nuevo líder de la entidad de la Ribera. Y apenas unas horas después de sellar con su firma y con sonrisas una prolongada mesa de negociaciones para extender su vínculo con el club que lo vio nacer hasta junio de 2020, el nuevo capitán del equipo volvió a exhibir, esta vez ante Banfield, un muy buen nivel. El mismo que viene demostrando desde que en noviembre pasado regresó a la actividad, tras haberse recuperado de la segunda rotura del tendón de Aquiles izquierdo. Con él en cancha, el líder del torneo ganó cinco partidos consecutivos.

Pero así como cada indicación y cada contacto del Nº 5 con el balón provoca sonrisas y gestos de alivio en el rostro de los Barros Schelotto, a la vez genera incertidumbre en aquellos integrantes del plantel que se ubican en el mismo sector del campo de juego.

La renovación de Gago trae, al mismo tiempo, desilusiones con aroma colombiano. La referencia, claro está, es para Sebastián Pérez y Wilmar Barrios. Se prevé que los mediocampistas cafeteros tendrán un semestre tan inactivo como el último, además de estar a la sombra del mediocampo de memoria, del que también forman parte Pablo Pérez y Rodrigo Bentancur, otros dos inamovibles.

Conscientes de esta situación, y con la intención de darle minutos a ambos, los Mellizos probaron con Gago de Nº 8, en un amistoso reciente ante Colón. El intento duró sólo 45 minutos. Aunque a pesar del experimento, Guillermo siempre dijo que la posición tradicional de Gago es de Nº 5 “porque fue jugando ahí donde consiguió que lo vendieran al Real Madrid”, la incomodidad radica en no poder contar con la alternativa de liberarlo. Así, la conexión de su exquisito pie con la línea de ataque continuará muy larga.

En este contexto, no sería extraño que el vigente campeón de la Copa Libertadores con Atlético Nacional, de Medellín, empiece a escuchar ofertas de cara al próximo mercado de pases, teniendo en cuenta que perdió terreno en la consideración de los entrenadores. Para colmo, anteayer ingresó a dos minutos del final y se fue expulsado.

La situación de Barrios es totalmente contraria. Sucede que los colombianos parecen formar parte de una de las tantas competencias que existen entre los hombres de los Mellizos: cuando uno asciende en la consideración, el otro baja. Y en esta pretemporada el cuerpo técnico notó un crecimiento notable del ex hombre del Deportes Tolima, lo que deriva en que se convierta en una opción muy valorada una vez que finalice el torneo, cuando Rodrigo Bentancur emigre, casi con seguridad, rumbo a Europa. Todo indica que Barrios se adelantó en la carrera por rellenar ese hueco que podría quedar vacante en junio.

En la posición en la que Gago no supo resolver situaciones, el volante de 23 años mostró un gran despliegue físico, y capacidad para adaptarse a varias posiciones en un solo partido. Anteayer, frente a Banfield, fue el que desbordó como Nº 7 para enviarle el centro a Benedetto en la jugada del 2 a 0. Hace un mes, en el amistoso ante Aldosivi, se lo vio por momentos de interno, en otros de extremo izquierdo y también suelto por el medio, Siempre con mucha decisión para ingresar al área contraria y definir sin timidez.

Que Barrios se gane un lugar sería un premio al esfuerzo. Cuando llegó, en julio del año pasado, Guillermo y Gustavo pensaron en cederlo a préstamo. No lo hicieron, pero tampoco le dieron oportunidades. Ahora, los Mellizos encontraron en el fondo de su plantel a un jugador muy útil, que será una opción más que interesante en el futuro mediato.

Alternativas que se derrumbaron con el tiempo

Si hay algo afianzado en el Boca de los Mellizos, es el medio campo: Pablo Pérez, Fernando Gago y Rodrigo Bentancur son intocables. Sin embargo, esa consolidación hizo que otros volantes perdieran terreno. En el último tiempo, el mundo Boca tuvo dos nombres muy queridos: Cristian Erbes y Andrés Cubas. Ambos terminaron lejos de la Ribera por gustos futbolísticos de los Barros Schelotto. Pichi rescindió contrato y se fue al Veracruz, de México, mientras que Cubas volverá en julio del Pescara, de Italia, pero no tendrá lugar.?El cuerpo técnico vio necesario incorporar en ese puesto, pero la ecuación no cambió. Fernando Zuqui arribó tras un buen crecimiento en Godoy Cruz, como patrón de la pelota parada. Y, tras un gran comienzo entre los titulares, lo “inventaron” de extremo derecho y perdió terreno: sólo fue titular en 8 partidos, en los que apenas en tres completó los 90m.?Sebastián Pérez llegó como campeón de la Libertadores con Atlético Nacional, pero nunca logró asentarse pese a la aceptación del hincha, gracias a un despliegue similar al de Gago: 534 minutos en 14 partidos. Sólo fue titular en 5. Wilmar Barrios tendrá más chances a mediados de 2017, pero hasta aquí es el volante con menos minutos: 458 en 9 partidos (cinco desde el inicio).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas