Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los "trapitos" empiezan a ser penados con tareas comunitarias

Se trata de la primera acción directa y masiva contra los cuidacoches porteños; comenzó a aplicarse en la zona norte, donde existen varios focos de conflicto

Miércoles 15 de marzo de 2017
0
En el norte de la ciudad, las inmediaciones de River lideran el ranking de denuncias
En el norte de la ciudad, las inmediaciones de River lideran el ranking de denuncias. Foto: Fabián Marelli

La justicia porteña empieza a encontrar otros caminos para penar la actividad de los cuidacoches en la vía pública, especialmente cuando actúan en eventos masivos como partidos de fútbol o recitales, mientras la definición sobre si se regula o se prohíbe su presencia en las calles continúa en una zona gris. Después de un año de acumular actas policiales y denuncias de vecinos, varios "trapitos" reincidentes fueron instados a realizar trabajos comunitarios en hospitales o iglesias, mediante probation, para evitar llegar a un juicio contravencional.

Es un proceso inédito en la Capital; se trata de la primera acción directa y masiva contra los cuidacoches, resultado de un trabajo que comenzó a realizar en enero de 2016 la Unidad Fiscal Norte, una de las cinco unidades que componen la Fiscalía de la Ciudad. Desde ese momento hasta hoy, el organismo recopiló 3218 denuncias e inició 1045 casos. Entre ellos, 154 correspondientes a personas con hasta 50 reincidencias en la misma zona; es decir, después de labrárseles un acta, volvían a pedir dinero en la vía pública.

La embestida puede significar un importante paso para desactivar las organizaciones que operan detrás de las personas.

El artículo 79 del Código Contravencional sanciona a las personas que exigen retribución económica por cuidar vehículos en la vía pública sin contar con autorización. Para comprobar la extorsión -el pedido de dinero a cambio de la promesa de vigilancia-, es necesario demostrarlo con testigos y, sobre todo, que el damnificado lo denuncie. En este laberinto se traban muchas de las situaciones que habitualmente se ven en la calle porque la denuncia no se realiza.

Pero la fiscal a cargo de la Unidad de Investigaciones Complejas de la Fiscalía Norte, Cecilia Amil Martin, halló en el artículo 83 del Código Contravencional el elemento necesario para iniciar las causas. Éste se refiere al uso indebido del espacio público y sanciona a "quien realiza u organiza actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público". De esta forma se iniciaron 83 investigaciones; en 19 de ellas se resolvió la suspensión del juicio a prueba (probation), seis tienen solicitud de requerimiento de juicio y 45 corresponden a imputados con orden de paradero vigente (personas que no son halladas en sus domicilios cuando la policía pretende notificarlas de su situación judicial).

"Todo el mundo sabe que hay trapitos, pero es muy difícil probarlo porque el damnificado no suele hacer la denuncia por temor", explicó a LA NACION la fiscal Amil Martin. "Nuestra postura es que si un individuo está siempre en la misma esquina haciendo ademanes como cuidacoches se puede considerar que está realizando una actividad lucrativa", agregó.

La Unidad Fiscal Norte tiene jurisdicción en los barrios de Belgrano, Núñez, Coghlan, Saavedra, Villa Urquiza, Villa Pueyrredón, Villa Ortúzar, Parque Chas, Chacarita y parte de Palermo. Es una zona con varios focos de conflicto: River, el Hipódromo de Palermo, Las Cañitas y Palermo Hollywood. De las 3218 actas contravencionales y denuncias efectuadas desde enero del año pasado, 1615 corresponden a hechos en la zona del estadio de Núñez.

En inmediaciones del Monumental, los eventos que más denuncias sumaron fueron dos partidos frente a Boca (156 y 118), el recital de Guns n' Roses (108), la final entre San Lorenzo y Lanús (105) y el encuentro de River y Trujillanos por la Copa Libertadores (100). El resto de las denuncias correspondieron, en mayor parte, al Hipódromo y al Campo de Polo (798), Palermo Hollywood (423) y Belgrano (149).

Con todas las denuncias se confeccionaron una base de datos y un mapa del delito para establecer los movimientos de los cuidacoches. La repetición de actas contravencionales de un mismo individuo permitió solicitar requerimiento de elevación a juicio o probation, de acuerdo con lo que cada defensa solicitaba, al amparo del artículo 83. "No es fácil que los abogados accedan a las probations, pero si está demostrada la reincidencia, lo hacen. Si se trata como un solo caso, no hay avance", dijo la fiscal. Entre los casos reincidentes hay un cuidacoches al que se le labraron 50 actas contravencionales y otros cuatro que acumulan más de 30 cada uno.

Además de las actas contravencionales realizadas por la policía, también son importantes las denuncias de los vecinos, que desde enero de 2016 suman 75 (Belgrano a la cabeza, con 32). En esos casos, la Unidad de Investigaciones Complejas organizó ruedas de reconocimiento, pedidos del soporte fílmico de las cámaras del Centro de Monitoreo Urbano y entrevistas con testigos de cada zona.

Las tareas comunitarias se extienden por tres meses en los sitios convenidos y la suspensión del juicio será efectiva si el imputado cumple con los requerimientos de la probation. Esta metodología podría trasladarse a las otras cuatro Unidades Fiscales de la ciudad. En la Norte, las probations asoman como la punta del ovillo para desentrañar las organizaciones detrás de las personas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas