Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Música argentina made in USA

Desde el CCK y la Usina del Arte se convoca a músicos locales que viven en el exterior para que traigan sus obras y proyectos; este fin de semana, Emilio Solla y Pablo Aslan

SEGUIR
LA NACION
Viernes 17 de marzo de 2017
Emilio Solla y Pablo Aslan
Emilio Solla y Pablo Aslan. Foto: Fabián Marelli
0

El contrabajista Pablo Aslan y el pianista Emilio Solla forman parte de esa camada de músicos argentinos que viven en el exterior y que son convocados para interpretar sus trabajos en nuestro país. La Sinfónica Nacional, con sus renovados aires y ciclos, tiene la posibilidad de llamar a artistas con largas estadas en Europa y los Estados Unidos, como Daniel Binelli, Marcelo Nisinman y Gerardo Jerez Le Cam, para que traigan sus composiciones, o a Facundo Agudín para que, con bastante frecuencia, venga a dirigir. Este año se da la coincidencia de dos que viven en Brooklyn, Estados Unidos. Emilio Solla trae dos obras propias para interpretar con trío de jazz y la Sinfónica Nacional, hoy, a las 20, en el CCK. Pablo Aslan fue convocado por la Usina del Arte para un rarísimo proyecto sobre Osvaldo Pugliese (mañana, a las 20, y el viernes que viene, a las 20.30, en la Usina del Arte) en la línea de otros que allí se encargaron, como Cuchi Leguizamón por Guillermo Klein y Mariano Mores por Diego Schissi.

La mayor coincidencia que Aslan y Solla tienen (además de vivir en el mismo barrio durante la última década) es que son amigos y colegas porque tanto en este caso como en muchos otros cada uno participa en los proyectos del otro. Zafaron de la tormenta de nieve que azota a Nueva York, pero no del caos del tránsito porteño. Aslan lleva 37 años radicado en los Estados Unidos, está casado con una norteamericana y tiene tres hijos estadounidenses e hinchas de River ("lo normal", dice mientras levanta el brazo para llamar a la moza y pedir el segundo café con leche).

Solla lleva 20 años fuera del país. Pasó los primeros diez en Barcelona y desde hace una década se autodesafía en la agitada vida musical neoyorquina. "Un día, cuando sentí que ya había hecho lo que quería, pensé que si lo que me divierte, lo que me hace estudiar, es un lugar donde el agua me pasa el cuello, ¿por qué no Nueva York? Y hacia ahí fui", dice.

"Y yo me fui en el 80 de acá -recuerda Aslan-. Como era muy amigo de Andrés Calamaro, siempre me pregunto qué habría hecho de haberme quedado. ¿Me habría ido para el lado del tango o habría sido el bajista de Andrés?" Con Emilio tienen la misma afinidad: "Somos del mismo palo, tenemos los mismos ideales", dice. Este nuevo punto de encuentro se da porque lograron que coincidiera el estreno latinoamericano con orquesta de las obras de Solla -el malambo Ñandú y Astoriana, uno de los tres movimientos de una suite que el pianista dedicó a Ástor Piazzolla- y las obras de Pugliese que Aslan interpretará con un combo armado especialmente. Además de Aslan en contrabajo participan Ramiro Gallo (violín), Solla (piano), Juan "Pollo" Raffo (teclados), Fernando Martínez (batería) y Hernán Ambrogi (electrónica).

Sí, leyeron bien. Electrónica. "Dividí el programa en tres partes: clásicos («Negracha», «La yumba» y «Malandraca»), que son obras fundamentales que abren el camino al piazzollismo; luego otras tres para mi método, el tango jazz, donde tomo melodía, acordes, algún concepto que puede ser de orquestación, ritmo o tempo, para luego abrir a los solos de los músicos. A ellos les pedí que se empapen de Pugliese, no de Aslan. Yo me puse a releer biografías para entender más a Pugliese. La convocatoria de Adrián Iaies (director de la Usina del Arte) fue para que eligiera entre distintos compositores. Pugliese es del que más cerca estoy. Y la tercera parte tiene que ver con algo que hago, en el sótano de mi casa, más cercano al hip hop que a la electrónica."

¿Cuánto tiene que ver con el tango electrónico? "Sólo que está armado en una computadora. Pero nada más. No lo asocio al tango electrónico. El problema es que no me sale decir hip hop tango. Es más cercano a lo que hacía J. Dilla. Decidí mover estas fichas más rápido de lo que había pensado."

Emilio describe las obras que va a presentar en el CCK esta noche. "El malambo estaba escrito para piano solo. Astoriana es parte de la suite piazzolliana que escribí en 1999 a pedido del Festival de Jazz de Barcelona y que grabé en 2001. La volví a grabar en 2015, con noneto. Esta versión es con un tango-jazz trío, como le decimos nosotros, acompañado por la orquesta. Mucho tiempo de trabajo llevó."

Mucho tiempo de escritura para media hora de música que se toca en vivo no muchas veces. Es lo que suele suceder en estos casos. "Lo que tiene de bueno este ciclo de la Sinfónica es que no compartimos el programa con Mozart, sino con música elegida especialmente para esta ocasión. Y estamos contentos de trabajar con Gustavo Fontana, el director. Lo principal es que el director entienda la obra."

Para aprovechar la visita, Emilio presentará su último disco, TribuTango, que está producido por Aslan y editado por su sello Avantango. "Yo vengo más del folklore y de lo piazzolliano, no del tango tradicional, por eso Pablo es un poco mi mentor en esto. Cada uno toma del otro lo que le sirve. Es natural que él sea bajista de mis proyectos y yo pianista de los suyos. Cambiamos puestos de general a soldado en un mismo día. Musicalmente tenemos un lazo muy bueno. Hacemos lo que nos gusta. Este disco es un homenaje a los músicos que desdeñé. Todo lo que pasó antes de Piazzolla. Un día me llamaron para hacer un trabajo de tango tradicional para una milonga-concierto. Y como yo primero digo sí y después estudio, fui a buscar a Pablo para pedirle auxilio. Y me propuse hacerlo bien. Pablo me hizo escuchar cosas de gente que conocía pero en la que no había profundizado. De eso resultó este disco [publicado por Avantango], y de tocar todos los domingos durante tres años."

Avantango es el nombre del grupo de tango contemporáneo que Aslan creó hace un par de décadas en los Estados Unidos. Y ahora es también el del sello independiente que lleva adelante. "A Emilio me lo quería ganar para mi iglesia, la del tango -dice Aslan-. Cuando llegué a Nueva York los músicos argentinos que vivían allá tocaban música brasileña o cubana. A mí ya me había picado el bicho del tango. El sello es la otra faceta de mi trabajo, la de productor. Sé hacer discos y distribuirlos y me doy cuenta de que estamos todos desamparados y sin un peso, hay un lugar para que la gente que graba tango se identifique. Nos ayudamos mutuamente."

Emilio Solla

Estrena obras con la Sinfónica Nacional

Hoy, a las 20

CCK, Sarmiento 151.

Gratis

Pablo Aslan

Revisita la obra de Pugliese

Mañana, a las 20.

Usina del Arte, Caffarena 1

Gratis

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas