Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Expectativa y ansiedad: la moneda se dio vuelta

PARA LA NACION
SEGUIR
Diego Sehinkman
Domingo 19 de marzo de 2017
0

Al asumir, Macri recibió dos atributos simbólicos: el bastón de mando -el poder- y otro objeto imaginario: una moneda que le entregó la ciudadanía con dos caras, una reluciente y positiva -la expectativa- y otra menos brillante y agradable: la ansiedad. Expectativa y ansiedad son dos caras emocionales de la misma moneda. Durante el primer año el presidente consiguió balancear la ecuación y prevaleció la ilusión de cambio. Sin embargo, algo pasó en el verano y la moneda giró. Hoy se registran en parte de la sociedad tres emociones emparentadas: ansiedad, malestar y la prima mayor de ambos, la bronca.

¿Por qué cambió el humor social? Cuatro razones. 1) Los gremios que a fin de año brindaban en Olivos con Macri ya organizaron el primer paro. La expectativa mutó en bronca cuando el gobierno no se puso firme frente a los empresarios que se habían comprometido a no despedir y lo hicieron igual. 2) AC-DC. ¿Antes de Cristo y después? No. Antes del correo y después. Mauricio no fue hijo de un carpintero sino de un contratista, pero muchos lo crucificaron cuando empezaron los conflictos de intereses (Cristo resucitó, Mauricio está tratando, dicen las encuestas). 3) La economía carretea pero no despega (debe sumarse que la oposición avala los indicadores del Indec sobre pobreza porque aumentó, pero descalifica los números oficiales que muestran un repunte de la economía porque son favorables al gobierno). 4) El año electoral. Hay dos peronismos: el FPV, que canta "vamos a volver" en público, y el peronismo "no FPV", que aún lo canta en privado. Ambos, el policía bueno y el policía malo, empezaron el cacheo de gobernabilidad.

Mientras, el gobierno patea hormigueros complicados. Plantea a diversos sectores empresariales que deben reconvertirse. "Ustedes fabrican productos que China puede hacer mejor y más baratos. Tienen que reinventarse. Podemos ayudarlos con unos cursos." Los empresarios salen de la reunión y corren, aterrados, a los brazos de los sindicatos. Y juntos van a la marcha. Y después al paro. ¿Puede un gobierno no peronista, al que le cuesta hacer pie, plantear la reconversión de la estructura productiva argentina? Debería poder. Tiene todo el derecho. Pero esta semana el presidente admitió que "la economía no arrancó para mucha gente". Lo saben los baqueanos: para patear hormigueros se recomienda, en principio, no estar descalzo.

La que se calzó los borceguíes es la gobernadora Vidal. Pateó la matriz gremial educativa de la provincia y desafía a la reina (al servidor de la reina) dividiendo a la colonia. La pelea de fondo no es sólo por la vuelta a clases. Está en juego otra vuelta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas