Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reseña: La argentina fumigada, de Fernanda Sández

Un tema candente al acecho

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 19 de marzo de 2017
0

En algunos lugares es una batalla abierta; en otros, un rencor sordo que divide a familias y amigos; en otros, una agonía perpleja. La discusión sobre el impacto de los agroquímicos en el campo argentino avanza en cada pueblo. Si el boom de la actividad agrícola, con la soja transgénica a la cabeza, trajo prosperidad, también despierta alarma.

Aumento de cáncer, abortos, malformaciones, enfermedades autoinmunes: de la preocupación de los vecinos a las cifras estadísticas, los indicios se acumulan y el Estado no alcanza a articular una respuesta cabal. La Argentina fumigada. Agroquímicos, enfermedad y alimentos en un país envenenado, de Fernanda Sández, es una crónica informadísima y conmovedora que rinde cuenta de la otra cara de los récords de producción: el incremento explosivo del uso de plaguicidas y la pregunta, ineludible, sobre los costos humanos y ambientales.

"Yo era chica y no había ni la soja ni tanta cosa así. Ahora no hay nada: no hay lechuzas, no hay mariposas." Habla una vecina de Monte Maíz, localidad cordobesa en el ojo de la tormenta. Perdió a su hija, que murió de cáncer. Sus palabras parecen un eco de Primavera silenciosa, de Rachel Carson, pero no está claro que esta madre haya leído la primera gran denuncia sobre los pesticidas, publicada en 1962. Parecen, más bien, dictadas por su trayectoria vital y la lucidez que a veces trae el dolor. Y motivadas por una realidad que insiste en repetirse: la verdadera toxicidad de cada nueva generación de pesticidas resulta siempre "descubierta" tardíamente, luego de cierto tiempo de uso y sólo con el aumento de las víctimas.

Foto: LA NACION

Esos momentos reveladores abundan en el libro de Sández, que recorrió el terreno, asistió a jornadas educativas y a congresos de médicos movilizados, habló con decenas de afectados, con intendentes, con expertos, on y off the record. La periodista pone el cuerpo, se pregunta, se conmueve, se indigna.

De esos recorridos surge la potencia narrativa del libro, la sensación de presencia, de estar ahí. Sández es una cronista extraordinaria: retrata a sus entrevistados en un gesto, describe el clima de una casa con unas pocas, certeras, pinceladas. Y del sinnúmero de documentos técnicos que analiza surge la evidencia de un sistema regulatorio, nacional e internacional, que más que tranquilidad despierta pánico.

El principio de que la dosis hace al veneno, que está detrás del sistema de aprobación, hace agua al considerar que hay sustancias sintéticas que actúan como hormonas y que, por lo tanto, pueden tener efecto en dosis mínimas. Otra inconsistencia es que el mismo principio, que está detrás de la noción de "dosis letal aguda", deja fuera de foco los efectos de la exposición, crónica y combinada, a varios tóxicos. Una tercera es que, con la excusa del secreto industrial y el argumento de su presunto carácter inerte, no se hacen estudios sobre otras sustancias presentes en las formulaciones comerciales, como los surfactantes, diseñados para que los tóxicos penetren mejor en las plantas.

También preocupa que en la Argentina sean recientes y precarios los sistemas para monitorear la compra de agroquímicos y la disposición final de los envases. O que las normas de seguridad para aplicadores estén muy lejos de ser costumbre. O que cueste tanto poner límites a las zonas fumigadas, con el riesgo muy palpable de que los tóxicos lleguen a las casas.

"Malmenorismo", apoda Sández los esfuerzos argumentativos en favor de los "nuevos" agroquímicos, presuntamente menos tóxicos que los viejos. Y como "todismo", la premisa pretendidamente exculpatoria de que "todo hace mal". Sus héroes son los vecinos movilizados, los expertos que trabajan para documentar los daños, los pocos jueces que trazan fronteras firmes a las fumigaciones.

Granero o supermercado del mundo, la Argentina se merece una toma de conciencia y una respuesta urgente en favor de quienes están más expuestos a los riesgos de la agricultura industrial.

LA ARGENTINA FUMIGADA Por Fernanda Sández

Planeta. 454 págs., $ 450

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas