Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aumenta la alícuota de un impuesto al juego

Las apuestas pasarán de tributar 0,75% a 0,95%; alivio en la industria por la reglamentación

SEGUIR
LA NACION
Viernes 17 de marzo de 2017
0

El Gobierno oficializó su "apuesta" y decidió aumentar la alícuota del nuevo impuesto al juego, un gravamen previsto por el Congreso como paliativo por la menor recaudación de Ganancias. La letra de la ley estipulaba que la alícuota aplicable era de 0,75% sobre el valor de la apuesta, pero tenía una cláusula gatillo, que le permitía al Poder Ejecutivo modificar ese número. Finalmente el tributo será de 0,95% sobre la suma original arriesgada en las máquinas tragamonedas.

A pesar de que repudió en duros términos el incremento, ayer la industria lúdica pudo sentir cierto alivio cuando conoció la letra chica de la reglamentación. Es que la ley dejaba un gris a la hora de considerar la base imponible del gravamen. Era posible considerar la alícuota sobre el monto de la apuesta inicial (cash in), o sobre el monto de la apuesta original más el juego virtual (coin in), que contempla las veces que el jugador reinvierte su premio.

Tras algunas conversaciones entre emisarios de la AFIP y empresarios del juego, el decreto estipuló que la alícuota se aplique sólo "sobre la suma original arriesgada, sin considerar las sucesivas ganancias que se generen a lo largo del ciclo del juego". Determinó, sin embargo, que el impuesto suba del 0,75% al 0,95%, un 26% más.

"Por suerte primó la racionalidad, podría haber sido una catástrofe que lleve al quebranto a la industria", manifestaban ayer voceros del empresariado lúdico en diálogo con LA NACION. La Cámara Argentina de Salas de Casinos y Bingos, no obstante, exhibió su desencanto en su postura oficial, al manifestar que "los esfuerzos del Gobierno deberían estar orientados a luchar contra el juego ilegal y no continuar gravando al juego legal".

En tándem con los gremios del juego, desde los bingos y casinos advierten que podría haber despidos en el sector. "Generará una caída de la actividad", manifiestan.

El nuevo impuesto específico sobre apuestas es el primer gravamen nacional aplicado al juego. En el decreto, firmado ayer por Mauricio Macri; el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el Gobierno explicitó que se busca "la redistribución de la carga tributaria, generando recursos de carácter genuino necesarios para el financiamiento de las erogaciones públicas".

En el mundo de las apuestas se estima que de 100 pesos apostados $ 95 se devuelven en premios y quedan $ 5 en las salas de apuestas. Sobre ese monto (el net win) los casinos y bingos pagan entre el 30 y el 35% de canon (dependiendo de la jurisdicción) y entre un 12 y un 15% de Ingresos Brutos. Aun así, se trata de un negocio multimillonario.

A partir de hoy, ante una apuesta de $ 100, $ 0,95 irán directo al nuevo impuesto que se abonará cada 15 días, a partir de una declaración jurada que deberán elaborar los bingos y casinos. La AFIP, de todos modos, puede monitorear en tiempo real las ganancias de los slots.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas