Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cayó un punto el desempleo y llegó a 7,6%

Advierten que hubo menos gente que buscó trabajo en 2016

Viernes 17 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

La Argentina terminó 2016 con 1,5 millones de personas desocupadas y 4,3 millones con problemas de empleo. Según los datos del mercado laboral difundidos ayer por el Indec, el desempleo cerró el cuarto trimestre del año pasado en 7,6%. Es una caída de casi un punto en la tasa de desocupación respecto del tercer trimestre de 2016, cuando marcó 8,5%. Sin embargo, el retroceso se explica principalmente porque menos gente buscó trabajo y por factores estacionales.

Para los analistas, el número demuestra que no existe una crisis de desempleo en el país, pero sí un mercado laboral estancado.

La primera pista sobre el empleo en el país la ofreció ayer el jefe del bloque de Diputados, Luciano Laspina, en su cuenta de Twitter. Allí publicó el dato de 7,6% y luego, ante las críticas, lo borró. Pero ya toda la tuitósfera lo había capturado.

Sólo un momento más tarde, el Indec confirmó ese número para los 31 aglomerados urbanos que releva la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Es por eso que para el organismo estadístico las personas desocupadas fueron 937.000 y aquellas con problemas de empleo, 2,7 millones. Con los números proyectados a nivel nacional se arriba a 1,5 millones y a los 4,3 millones ya mencionados. De esa cantidad de desocupados, casi 967.000 están en la provincia de Buenos Aires. La ciudad con más desocupados relativos fue Mar del Plata (10,6%) y, con menos, Viedma (0,8%).

Foto: LA NACION

De acuerdo a los datos oficiales y a las consultas de LA NACION entre especialistas, el descenso de la desocupación se debió en parte a la estacionalidad (comparado con el tercer trimestre en una serie histórica, el cuarto siempre muestra una baja) y al "efecto desaliento" (personas que dejan de buscar trabajo). Sin embargo, entre el tercer y cuarto trimestre -si se proyecta el dato- hubo casi 30.000 ocupados menos. Si esto se cruza con los datos que ofrece la AFIP sobre trabajadores privados registrados, puede estimarse que las nuevas personas sin empleo trabajaban en el sector informal, ya que en los últimos meses el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) muestra una muy tibia recuperación del trabajo formal privado.

La tasa de actividad (aquellos que buscan activamente empleo) cayó desde el 46% del tercer trimestre al 45,3% de fin de año. Se trata de 150.000 "desalentados" que, con un mercado laboral estancado, dejaron de buscar un trabajo. En el mismo período hubo 130.000 desocupados menos, lo que indica que la caída de la tasa de actividad fue prácticamente la responsable de la baja de la desocupación. "El empleo cae un poco pero se mantiene constante", afirmó Jorge Colina, economista de Idesa. "Esto era habitual y esperable. Los segundos ingresos de los hogares, cónyuges y jóvenes generalmente, se retiran de la búsqueda a fines de año y vuelven a buscar en marzo", agregó. El problema de desaliento se arrastra desde 2013.

Ayer algún analista afirmaba que si en vez de comparar con el tercer trimestre se compara con el segundo, los ocupados subían en 120.000. No obstante, la estacionalidad también impacta allí: generalmente hay más trabajo en los segundos semestres que en los primeros. El problema de la estacionalidad no puede vencerse este año porque el Indec cambió la metodología con la llegada de la nueva gestión luego del desmantelamiento kirchnerista de la EPH por nueve años. El primer dato que dio es el del segundo trimestre de 2016, que fue 9,3 por ciento.

"No hay nada para festejar", afirmó Daniel Schteingart, investigador del Instituto Estadístico de los Trabajadores, dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (IET-UMET). "La baja del desempleo no fue por creación de empleo. En todo caso, fue por la baja de la tasa de actividad, que cayó del 46% al 45,3%. En otros términos, personas que no tenían trabajo y lo buscaban dejaron de buscar", advirtió.

"Estuvimos mirando cinco años de series para atrás y hay un factor estacional grande, de casi un 70% en los cuartos trimestres que explican la caída", indicó Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA. "Después hay un efecto desaliento. La buena noticia es que no hay una crisis de empleo. La caída de ocupados no es significativa. Lo que sí existe es un estancamiento", dijo.

"Los cambios son fuertes en las tasas de actividad, mientras que las tasas de empleo se mantienen bastante estables, por lo que los cambios en desempleo son básicamente por cambios en condición de actividad", ratificó Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL, que señaló que la mayoría de las regiones no tienen cambios estadísticos significativos.

Bour afirmó que las tasas de empleo crecieron en la región pampeana, en particular, en Santa Fe, Rosario, Río Cuarto, Villa Constitución y en Mar del Plata. Cae levemente, en cambio, en Córdoba. Por otro lado, hay fuertes descensos de la tasa de actividad (aquellos que dejaron de buscar empleo) en San Juan, lo que hace que en en la región de Cuyo caiga el empleo (aunque Mendoza es estable). Por otro lado, se observa un descenso del empleo en el nordeste (Formosa y Chaco), mientras se mantiene estable o hay leves alzas en el noroeste (Salta y Tucumán). "En la Ciudad de Buenos Aires hay estabilidad en el empleo, pero cae fuerte la tasa de actividad, y, por lo tanto, se derrumba la tasa de desempleo a 5,7%", indicó el experto.

La AFIP, con otro panorama

Los datos de la AFIP, que no ofrecen la realidad sobre el sector informal de la economía, muestran sin embargo un dato relativamente alentador si se quiere ver la película y no la foto. Desde mediados del año pasado hay creación neta de empleo privado registrado: julio (3718 trabajadores más que un més atrás), agosto (+13.715), septiembre (+5280), octubre (+20.594), noviembre (+23.441) y diciembre (+4854). Sin embargo, si se observa 2016 completo, esa tendencia, no salvó el año: hubo casi 44.000 trabajadores menos que en 2015. No obstante, si se mira el empleo total (que suma al empleo público, autónomos, monotributistas, de casas particulares) en un año hubo 80.000 trabajadores más.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas